Pasar al contenido principal

Los mercados envían a Estados Unidos su alerta de recesión más temida hasta el momento porque se ha invertido la curva de tipos más vigilada

The US gets its biggest recession warning yet as the most closely watched part of the yield curve inverts
Reuters / Brendan McDermid
  • El diferencial entre los rendimientos de los bonos estadounidenses a dos y diez años ha caído por debajo de cero por primera vez desde 2007. La relación entre estos dos tipos de deuda es la más vigilada de la llamada curva de tipos, y se ha invertido antes de cada una de las últimas siete recesiones.
  • El miércoles, los tipos a 30 años también alcanzaron un mínimo histórico, lo que demuestra que los inversores buscan refugio en el extremo más largo de la curva.
  • Las ventas minoristas y la producción industrial decepcionantes de China se combinaron con una contracción económica alemana para enturbiar las perspectivas de crecimiento global.
  • A los inversores les preocupa que la Reserva Federal no realice movimientos lo suficientemente contundentes para hacer frente a diez años de expansión. 

El diferencial entre los rendimientos de los bonos estadounidenses a dos y diez años ha caído por debajo de cero por primera vez desde 2007. La relación entre estos dos tipos de deuda es la más vigilada de la llamada curva de tipos, y se ha invertido antes de cada una de las últimas siete recesiones.

La inversión lleva mucho tiempo gestándose, ya que la curva se ha ido aplanando durante meses. El diferencial ha visto cómo se forjaba el empuje final hacia territorio negativo el miércoles, ya que las ventas minoristas y la producción industrial decepcionantes de China se combinaron con una contracción económica alemana para enturbiar las perspectivas de crecimiento global.

"Hemos estado en una tormenta perfecta para el mercado de tasas recientemente", ha asegurado Charlie Ripley, estratega de inversiones senior de Allianz Investment Management, en una entrevista a Markets Insider. "Definitivamente, esta ha sido una señal fuerte de recesión, por lo que la gente está observando lo que ocurre muy de cerca".

Un descenso en el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años ha ayudado a que se produzca esta inversión en la curva. El interés de los bonos a diez años del EE.UU. otros 10 puntos básicos hasta marcar un 1,60%, su nivel más bajo desde mediados de 2016, ha tenido que ver con lo ocurrido. Esto se produce debido a que los inversores están acumulando bonos gubernamentales de alta calidad a más largo plazo en medio de crecientes preocupaciones económicas.

Mientras tanto, los intereses de los bonos de EE.UU. dos años cayeron siete puntos básicos y se sitúan cerca de sus niveles más bajos desde finales de 2017.

La curva de tipos es una señal de recesión que los analistas siguen habitualmente porque ofrece una visión de cómo los inversores están equilibrando las inversiones a corto plazo frente a las inversiones a largo plazo, y qué tipo de entorno de tipos esperan ver.

Muchos analistas, incluidos los de la Reserva Federal de Nueva York, también utilizan el diferencial entre los bonos del Tesoro a 3 y 10 años como señal de recesión. Ese diferencial de la curva de tipos se invirtió en marzo, mientras que el indicador de probabilidad de recesión de la Reserva Federal de Nueva York fue del 31% el mes pasado, una de las lecturas más altas desde la Gran Recesión.

Ripley asegura que una de las razones por las que se ha producido este movimiento es la preocupación existente en el mercados respecto a que la Reserva Federal se mueva demasiado lentamente para mantener la economía a flote al final de una expansión que ha durado más de una década. Incluso después de que la Fed ofreciera el primer recorte de tipos desde la Gran Recesión en julio, los mercados entraron en pánico porque el recorte de un cuarto de punto no era suficiente.

Leer más: La economía alemana acaba de caer 'solo' un 0,1%, pero eso supone la mayor señal de alerta ante una posible inminente recesión en toda Europa

También hay signos de angustia en otras partes de la curva de tipos: en general, los intereses se han ido aplanando a medida que el pánico empezaba a cundir entre los inversores. El miércoles, los tipos a 30 años también alcanzaron un mínimo histórico, lo que demuestra que los inversores buscan refugio en el extremo más largo de la curva. Este sentimiento también contribuyó a la caída del bono a 10 años.

Se espera que continúe el rally que están viviendo los bonos hasta que los inversores vean noticias positivas sobre la guerra comercial, que ha sido una de las grandes preocupaciones que está detrás de las decisiones del mercado por miedo a que se produzca una desaceleración de la economía global. La curva de dos y 10 años evitó por poco invertirse el martes después de que la administración Trump asegurara que retrasaría los aranceles sobre algunos bienes importados de China hasta diciembre, un anuncio que alivió temporalmente los nervios.

"Habrá mucha volatilidad en la curva de rendimiento en los próximos meses", dijo Leslie Falconio, estratega senior de UBS Global Wealth Management en una entrevista a Markets Insider.

Y además