Pasar al contenido principal

Esta compañía farmacéutica ha sobrevivido 350 años: su presidenta en España nos explica cómo ha conseguido adaptarse a los cambios

Marieta Jiménez, presidenta de Merck España
Marieta Jiménez, presidenta de Merck España Merck
  • La primera farmacia, que fue origen del grupo, se fundó en 1668 en Darmstadt, Alemania. La multinacional está presente en 66 mercados y obtuvo unos beneficios de 3.374 millones de euros en 2018. 
  • La compañía se divide en tres líneas de negocio: Healthcare, Life Science y Performance Materials
  • Merck impulsa desde 2018 el clúster ClosinGap para medir el impacto de la brecha de género

El recorrido de una empresa va desde su nacimiento, el posterior crecimiento y consolidación hasta el declive final. El deseo de cualquier empresario que se embarca en esa aventura es que su compañía perviva durante años y no tener que vivir la fase de declive.

Algo parecido debió pensar Friedrich Jacob Merck, cuando recibió la licencia para comprar su propia farmacia en la localidad alemana de Darmstadt, que tenía el nombre de Farmacia del Ángel. Aquello sucedió en el año 1668, tras lo que Merck ha sobrevivido a toda clase de guerras y crisis.

Desde entonces, lo que nació siendo una farmacia se ha ido transformando hasta ser una empresa cuyos principales atributos son la "innovación y la curiosidad". Su presidenta en España, Marieta Jiménez, tiene claro que ese es el valor predominante en esta empresa.

“La curiosidad ha sido nuestro lema, y también el hacerse preguntas y buscar áreas donde podamos aportar cosas nuevas”, destaca Jiménez. “Desde el principio ha tenido un claro foco en la innovación y en el desarrollo de la investigación”, explica Jiménez a Business Insider.

No obstante, ha habido más razones para que su negocio se haya consolidado durante estos años. Entre ellas, Jiménez también identifica con la capacidad para asumir riesgos y expandirse: “Empezamos en un pueblo muy pequeño de Alemania como una farmacia y hoy estamos en 66 países”, señala. 

Leer más: Estas son las 21 empresas que más invierten en innovación en todo el mundo

Su negocio se encuentra asentado tanto en Europa como al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos y Canadá donde opera bajo el nombre de EMD. De ese modo, Merck tiene ya muy poco que ver con la Farmacia del Ángel de Darmstadt.

Además de su expansión internacional, la multinacional ha aumentado sus líneas de negocio. 

De esta forma, la empresa cuenta en la actualidad con tres divisiones. La primera es Healthcare, la que refiere al segmento puramente farmacéutico, de desarrollo de medicamentos y soluciones terapéuticas. La segunda es Life Science, que desarrolla herramientas y productos para la investigación; mientras que la tercera se denomina Performance Materials. Esta última investiga tecnología para la vida cotidiana, como son las pantallas de los móviles.

Las cuentas de multinacional también ejemplifican este crecimiento. En 2018, la multinacional obtuvo unos beneficios de 3.374 millones de euros, lo que representa un aumento del 29,5% frente al año anterior. 

En este último ejercicio, la cifra de negocio de la farmacéutica subió un 2,2% hasta los 14.517 millones de euros. Por áreas de actividad, la salud fue la que registró los mayores mayores ingresos con 6.245 millones de euros; seguida por la división de biología con 5.881,5 millones de euros y 2.405 millones de euros procedentes de la división de materiales.

Un clúster para analizar el reto de la igualdad en el mercado laboral 

"Desde Merck hemos impulsado el clúster ClosinGap, colaborando con empresas muy significativas de este país" apunta Jiménez refiriéndose a una inciativa para analizar el impacto que tiene para la economía y la sociedad que las mujeres no tengan las mismas oportunidades en el mercado laboral español. “Por no ser capaces de aprovechar el talento femenino estamos dejando de generar crecimiento económico”, señala la presidenta.

En este caso, no hay mejor estrategia que predicar con el ejemplo. En Merck España el 54% de la plantilla está compuesta por mujeres. Si se considera la dirección, la igualdad es patente, ya que las mujeres representan el 48% del comité ejecutivo.

Desde su punto de vista, el sector privado también tiene la “responsabilidad” de facilitar que se llegue a las cifras de igualdad “en las que deberíamos estar”, sentencia.

Y además