Pasar al contenido principal

Darse de baja como autónomo en verano: todas las ventajas y desventajas

Darse de baja como autónomo en verano
Peter Chernaev /Getty Images
  • Ahorrarse las cuotas a la Seguridad Social, la ventaja de no figurar en el RETA en julio y/o agosto.
  • Al no constar oficialmente como empleado por cuenta propia, emitir factura se convierte en ilegal, con lo que desaparecen los ingresos.
  • El profesional tampoco podrá desgravarse los gastos habituales (alquiler, luz, agua, Internet, etc.), que, además, tendrá que pagar.
  • La realidad más común en el colectivo de trabajadores con negocio propio es que las vacaciones brillen por su ausencia o sean cortas.

No es ningún secreto que el mundo del autónomo es sacrificado. De entrada, recibe presión de diversos frentes al tener contacto directo con proveedores y clientes.

Además, el trabajador por cuenta propia suele enfrentarse a una férrea competencia que implica vivir pendiente de las cuentas.

Leer más: Autónomo o empresa: ¿Cómo elegir el modelo que mejor encaja para ti como emprendedor?

Así que cualquier oportunidad para ahorrar o recortar gastos puede ser bienvenida. Pero, ¿merece la pena darse de baja como autónomo en verano? Como todo en la vida, depende de qué es lo que busques conseguir con ello.

Analicemos los pros y los contras de esta posibilidad para determinar si es así o no.

Ventajas de darse de baja como autónomo en verano

Reducir gastos, que siempre está entre ceja y ceja del empleado por cuenta propia, es el punto a favor de darse de baja en la época estival. El ahorro en este caso se produciría al no abonar la cuota de autónomos, que, con carácter general, se sitúa en el entorno de los 280 euros. Por cierto, aquí puedes descubrir cómo quedan las cotizaciones de los autónomos en 2019.

Respecto a la faceta personal, también es preciso destacar que el profesional que dejase de figurar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) tendría vacaciones, lo cual -contar con ese periodo de descanso- no resulta tan común en el mundo de la actividad por cuenta propia.

Inconvenientes de darse de baja como autónomo en verano

A diferencia de los funcionarios o de los asalariados -excluyendo los bonus o las comisiones, que sí son variables-, el autónomo se encuentra encerrado en el 'tanto trabaja, tanto cobra'. Entendiendo que debe vender o facturar para lograr ingresos. En otras palabras, si para en su actividad, no entra dinero. Ello supone que muchos profesionales no sólo eviten plantearse dejar de pagar las cuotas a la Seguridad Social en verano, sino que ni se planteen cogerse vacaciones.

A ello hay que añadir que, sin estar dado de alta como autónomo, resulta ilegal emitir factura, con lo que si te borras del RETA -aunque sea de forma temporal-, te aseguras de que tus ingresos serán iguales a cero.

Leer mas: Asalariados, funcionarios o autónomos: quién trabaja más horas

No ocurre lo mismo con los gastos, que en muchas actividades van a seguir produciéndose. "Si se trata de un autónomo con un negocio abierto al público, el ahorro por darse de baja en agosto o en el conjunto de la temporada estival sería inexistente o muy pequeño", explica Antonio Ruiz, técnico contable en Asser Asesores.

Darse de baja en verano teniendo la tarifa plana de autónomos

"En general, no soy partidario de esta opción, lo que es seguro es que no les compensa a aquellos que se estén beneficiando de la cuota reducida de 60 euros", añade el experto. Máxime cuando hay algunas comunidades autónomas en las que la tarifa plana dura el doble, así como teniendo presente que no es posible acceder de nuevo a ella hasta que no hayan transcurrido dos años desde la última baja.

Imposibilidad de desgravar los gastos

"Puede que el profesional, al no tener actividad, deje de comprar mercancías y no pague las cuotas a la Seguridad Social, logrando así un cierto ahorro, pero no hay que olvidar que también pierde la posibilidad de desgravarse los gastos habituales: alquiler, luz, agua, Internet, etc.", agrega Antonio Ruiz.

"A pesar de que para algunos negocios pequeños la cuota de autónomos supone un esfuerzo importante -los consabidos 280 euros-, es mejor soportar ese pago. Compensa porque puedes generar ingresos y deducirte los pagos del día a día", concluye el técnico contable de Asser Asesores.

Leer más: 28 vías de financiación para tu empresa que probablemente desconozcas

Con todo, aunque hay una variedad tremenda entre los empleados por cuenta propia —entre ellos, los autónomos económicamente dependientes—, el consejo de los especialistas es que, a pesar del cierto ahorro que pueda lograrse respecto a la Seguridad Social, no merece la pena ni conviene darse de baja como autónomo en verano.

Las vacaciones del autónomo, un anhelo

Finalmente, tampoco hay que desdeñar que la posibilidad de darse de baja como autónomo en verano resulta igualmente difícil de sostener porque las vacaciones en sí mismas son una quimera para gran parte de este colectivo. No en vano, lo más común para una persona que tiene negocio propio es contar con una semana de asueto, quizá dos, con un ojo pendiente del móvil, el ordenador portátil u otro dispositivo similar.

Y además