Pasar al contenido principal

Merkel respalda crear un fondo europeo contra el coronavirus después de que el BCE advierta de que la eurozona se hundirá un 15% si los líderes de la UE no actúan a tiempo

La canciller alemana, Angela Merkel, en una rueda de prensa tras el Consejo Europeo
La canciller alemana, Angela Merkel Reuters
  • La reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE de este jueves no han llegado a un acuerdo cuál será el valor total del fondo europeo de recuperación del coronavirus ni sobre cómo se repartirá su financiación. 
  • Italia, España y Francia defienden que se haga a través de transferencias o subvenciones a fondo perdido y Países Bajos, Austria y Suecia apostando por repartirlo mediante préstamos. El Gobierno alemán no se ha decantado claramente por ninguna de ambas posturas, según el primer ministro portugués António Costa. 
  • Angela Merkel ha respaldado crear un fondo comunitario y ha pedido una mayor contribución a los socios comunitarios para dotarlo tras las advertencias de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, que ha exigido tomar medidas cuanto antes para evitar que el PIB de la eurozona se desplome entre un 9% y un 15%.
  • Los líderes de la UE volverán a reunirse el 6 de mayo para estudiar la propuesta de la Comisión Europea sobre ese fondo de recuperación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Este jueves, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han vuelto a reunirse por videoconferencia para intentar acordar una respuesta conjunta ante el coronavirus. Sin embargo, como empieza a ser habitual en Bruselas, solo han sido capaces de llegar a consensos preliminares debido a la fractura entre los países del sur y del norte de Europa, que defienden enfoques irreconciliables sobre cómo afrontar el impacto de la pandemia.

De este modo, el Consejo Europeo se ha cerrado con 2 conclusiones fundamentales: se ha aprobado la decisión del Eurogrupo de hace 2 semanas de movilizar 500.000 millones de euros para mitigar los efectos del coronavirus y se ha llegado a un acuerdo de mínimos, como avanzó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre la puesta en marcha de un fondo europeo de recuperación vinculado al próximo presupuesto europeo, que estará en vigor entre 2021 y 2027.

Leer más: España e Italia se plantan ante la Unión Europea y piden un plan económico más ambicioso

En concreto, no ha habido acuerdo sobre cuál será el valor total de ese fondo de recuperación, que podría oscilar entre un billón de euros, como aseguró este jueves la canciller alemana Angela Merkel, y los 1,5 billones que propone el plan de recuperación que ha presentado el Gobierno español a los líderes comunitarios. 

Sin embargo, el gran punto de discordia sigue siendo cómo se repartirá su financiación, con Italia, España y Francia defendiendo que se haga a través de transferencias o subvenciones a fondo perdido y Países Bajos, Austria, Dinamarca y Suecia apostando por repartirlo mediante préstamos. Mientras, Alemania, supuestamente alineada con el norte de Europa, no se ha decantado claramente por ninguna de ambas posturas, según el primer ministro portugués António Costa.

Costa ha reconocido en una rueda de prensa tras la cumbre de líderes de la UE que "una gran mayoría defiende que el fondo de recuperación debe financiar a través de subvenciones, algunos estados miembros han admitido que puede haber una combinación equilibrada entre subvenciones y préstamos y una pequeña minoría ha defendido que el apoyo debe ceñirse a la modalidad de préstamos". 

Pese a que los países del sur de Europa han retirado la mutualización de la deuda y la emisión de coronabonos de sus propuestas para paliar el impacto de la pandemia, los líderes de Países Bajos y Austria se han mostrado inflexibles respecto a la entrega de préstamos a los países afectados. El primer ministro holandés Mark Rutte ha criticado además que se pidan 1,5 billones de euros para la reconstrucción, asegurando que no entiende "para qué hace falta tanto dinero".

Sin embargo, el mensaje de Merkel a la salida de la cumbre europea refleja un distanciamiento respecto a Ámsterdam. Así, la canciller alemana respaldó la creación de un fondo de recuperación del impacto económico del coronavirus que esté vinculado al presupuesto de la UE para el periodo 2021-2027 y pidió una mayor contribución a los socios comunitarios para dotarlo.

El cambio de tono de Merkel podría deberse al avance de las negociaciones en el seno de la UE. Sin embargo, han sido las advertencias de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, las que han pesado en la canciller alemana y los demás líderes europeos, según Bloomberg, que señala que el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, afirmó ante sus homólogos comunitarios que "es necesario evitar los errores del pasado" y poner en marcha una respuesta inmediata.

Leer más: España ya ha comprometido más de un 11% de su PIB en los planes de estímulo para paliar la crisis del coronavirus: así se compara por países la factura fiscal de la pandemia

Lagarde había exigido a los líderes europeos que tomasen medidas cuanto antes ante el impacto de la pandemia, advirtiendo de que, "si se toman medidas escasas cuando ya sea tarde", el PIB de la eurozona podría llegar a desplomarse entre un 9% y un 15%. Por este motivo, el BCE podría estar preparando un incremento en el volumen de las operaciones de emergencia de compra de bonos, según el medio financiero.

En cualquier caso, ahora es la Comisión Europea la que debe elaborar una propuesta sobre el fondo de recuperación del coronavirus en la próxima semana para poder presentársela a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en su próxima reunión por videoconferencia, prevista para el 6 de marzo. El norte y el sur de Europa tienen hasta esa fecha para decidir entre subvenciones o préstamos si quieren alejarse del escenario de hundimiento sobre el que ha advertido Lagarde.

Y además