Pasar al contenido principal

Mezclar ibuprofeno y alcohol contra la resaca: un cóctel explosivo

Mezclar ibuprofeno y alcohol contra la resaca: un cóctel explosivo
  • Mucha gente cree que el ibuprofeno es un buen método contra la resaca, pero los expertos aseguran que esta mezcla puede llegar a ser un cóctel explosivo.
  • Cuando se mezcla el alcohol con los fármacos puede interferir su acción disminuyéndola o intensificándola, aumentando los efectos secundarios del medicamento.
  • Los remedios caseros no funcionan, además no existe un tratamiento farmacológico contra la resaca, ya que todos los medicamentos interaccionan con el alcohol. 

Sangría, mojitos, gintonics, cañas, cubatas... el verano es sinónimo de fiestas, de verbenas y de copas, mucho alcohol, a veces en exceso. Al día siguiente, comienza el arrepentimiento, el repetido mantra del del "no pienso volver a beber nunca más", un autoengaño que forma parte de un rito cíclico que se reanuda tras cada resaca, que siempre parece ser la última y la peor. 

Se ha extendido el uso (y abuso) del ibuprofeno como método paliativo a la resaca, un cóctel que puede llegar a ser explosivo. "Según varios estudios, el alcohol al mezclarse con fármacos puede interferir su acción, disminuyéndola o intensificándola. También puede aumentar los efectos secundarios del medicamento", comenta Randall Valverde, médico de Sanitas.

Qué ocurre en tu cuerpo cuando mezclas ibuprofeno y alcohol

El ibuprofeno potencia los efectos del alcohol y el alcohol los del ibuprofeno, aumentando o disminuyendo su acción. Las intoxicaciones agudas pueden aumentar los estados de confusión, aletargamiento y somnolencia de la droga, así como la disminución de los reflejos. 

Esto se debe a que ambos son procesados por las mismas enzimas, por lo que se metabolizan menos dichas sustancias, provocando un mayor efecto, ya que duran más tiempo en el organismo, comenta el experto.

Leer más: Beber alcohol causa cáncer y daños irreversibles a tu ADN

El alcohol ingresa a nuestro tubo digestivo, pasa a la sangre y se traslada a los diversos lugares donde genera sus efectos, como es el cerebro. Al cabo de un tiempo, se metaboliza en el hígado para después perder su efecto. Los medicamentos atraviesan el mismo proceso. Al ingerirlos, pasan del tubo digestivo a la sangre y, de allí, a los sitios donde tienen su efecto.

La primera interacción se puede dar en el tracto gastrointestinal, donde puede causar hemorragias gastrointestinales o incluso perforaciones y alteraciones en la mucosa gástrica. A los efectos secundarios a nivel fisiológico, se le suman los de percepción, así que si se conduce bajo los efectos de alcohol e ibuprofeno, se puede aumentar el riesgo de sufrir accidentes.

Alternativas al ibuprofeno para la resaca

Los remedios caseros no funcionan, además no existe un tratamiento farmacológico contra la resaca, ya que todos los medicamentos interaccionan con el alcohol. "Aunque sea normal que se escuche o se lea en internet que se puede tomar ibuprofeno para aliviar rápido una resaca. En resumen no se aconseja, bajo ninguna circunstancia la combinación de ibuprofeno con alcohol", asegura Valverde.

El ibuprofeno combinado con esta droga puede interferir en el metabolismo hepático y resultar altamente tóxico. "Se recomienda beber soluciones electrolíticas (como el suero oral) de forma abundante para corregir la deshidratación y la pérdida sales minerales que produce el consumo de alcohol", comenta la doctora Sofía Rodríguez García, de Sanitas.

La mejor arma contra la resaca pasa por beber con moderación, pero si el mal ya está hecho lo que hay que hacer es armarse de paciencia, tomar líquidos y alimentos saludables, descansar y esperar 24 horas hasta que el organismo expulse el alcohol del organismo.

Te puede interesar