Nunca entendí por qué mi tío no me hacía regalos de cumpleaños hasta que me dio 6.000 euros que había ahorrado todos esos años

A la derecha, Danielle con su tío.
A la derecha, Danielle con su tío.

Danielle Cappolla

Danielle Cappolla es una escritora y editora freelance afincada en Nueva Jersey. Es licenciada en inglés por la Universidad de Fordham y tiene un máster en Educación Infantil y Educación Especial. Cuando no está escribiendo, comparte su amor por la lengua inglesa con sus alumnos de primaria. 

Durante la mayor parte de mi infancia, asocié el dinero con la compra inmediata de artículos. El mes que precedía a la Navidad me encontraba sentada, pensativa, frente a un catálogo de Toys "R" Us, marcando mis opciones con un lápiz de colores. Guardaba los dólares para el camión de los helados y cada vez que recibía dinero, mi pensamiento inmediato era cómo lo gastaría. 

¿Dónde estaban mis regalos?

Mi tío me dio una lección de por vida sobre planificación financiera y ahorro. Mientras crecía, no me hacía regalos en los cumpleaños ni en las fiestas. En cambio, para cada una de esas ocasiones, mi tío ponía algo de dinero en una cuenta de ahorros. Cuando fuera mayor, me dijo, me daría acceso al dinero ahorrado. 

De niña, este era un concepto abstracto que me costaba entender. Mi razonamiento era: "bueno, si no puedo ver el regalo, entonces no hay regalo". Pensaba que mi tío se había olvidado de mi cumpleaños, aunque me aseguraba que no lo había hecho. 

Esta conversación se repetiría durante toda mi infancia. En cada evento familiar, mi tío me llevaba aparte y me explicaba que no tenía ningún regalo porque había depositado mi regalo en una cuenta de ahorros. 

Aunque el concepto era difícil de entender, me parecía importante hablar de "temas de adultos", como el dinero y los ahorros. Estas conversaciones empezaron a cobrar calidez y familiaridad con el paso de los años. 

 

Me dio todo cuando tenía 22 años

Cuando vi a mi tío algún tiempo después de mi graduación universitaria, a los 22 años, esperaba tener una de nuestras conversaciones. En cambio, me regaló la libreta de ahorros del dinero que había ahorrado durante esos cumpleaños y navidades. 

Desde el día en que nací, mi tío había reunido más de 6.000 dólares. En lugar de gastar el dinero en regalos que yo disfrutaría en el momento y que luego desecharía, él planeaba mantenerme como un adulto económicamente independiente

Me aconsejó que pusiera el dinero en una cuenta bancaria de la que ahora sería responsable, para que pudiera seguir creciendo. Me animó a que siguiera aumentando la suma, de modo que pudiera utilizar el dinero para pagar la entrada de una vivienda en el futuro. 

Ver la suma real de dinero y la cuenta bancaria que mostraba su historia me ayudó a entender cómo se suman las sumas modestas. Para cada cumpleaños y día festivo, mi tío ponía una suma de dinero en el banco, entre 25 y 100 dólares. Era una prueba tangible de que la paciencia y la constancia con el dinero pueden dar resultados positivos. 

Así he conseguido ahorrar más de 100.000 euros en 6 años para no tener que depender de un sueldo

Desde entonces, he aplicado su lección de ahorro

Desde que recibí la suma de mis regalos de cumpleaños de mi tío, he seguido su consejo y he continuado haciendo crecer el dinero en lugar de gastarlo. Pongo una pequeña cantidad de mi sueldo en mi cuenta de ahorros. 

También tengo un retiro automático de mi sueldo que va a una cuenta de jubilación. Depositando una modesta suma de cada sueldo en el banco, he podido hacer crecer mis ahorros durante la última década en miles de dólares. 

A veces, estos depósitos son de solo 25 dólares, dependiendo de los gastos. Puede ser fácil convencerme de no poner una suma tan pequeña en los ahorros. Después de todo, ¿merece la pena poner esos 25 dólares en el banco cuando ese dinero puede pagar una semana de café en un carrito? 

Pero luego me recuerdo a mí misma que las pequeñas sumas me ayudaron a crear mis ahorros para el "regalo de cumpleaños". Retrasar la gratificación puede dar lugar a mayores beneficios.  

Todavía no tengo la casa de mis sueños, ya que me he dado cuenta de que una casa necesita muebles y electrodomésticos para los que debo seguir ahorrando. Sin embargo, ahora que entiendo que los pequeños ahorros pueden dar grandes resultados con el tiempo, puedo planificar cuidadosamente el crecimiento de ese pago inicial.  

Otros artículos interesantes:

Preahorro, la técnica automática y sencilla para ahorrar más dinero todos los meses

12 trucos de ahorro para protegerte de la inflación

Así he conseguido ahorrar más de 100.000 euros en 6 años para no tener que depender de un sueldo

Te recomendamos