Esta inversora de 24 años no cree en el capitalismo, pero trabaja en una firma de capital riesgo: "Mi trabajo es que los ricos sean más ricos"

inversora

Peak Capital

En su biografía de Twitter reza: Madeline Lawrence, "joven e ingenua, haciendo a hombres ricos más ricos aún". Y, efectivamente, de forma resumida, ese es el trabajo de esta inversora.

"Por supuesto puedo contar una bonita historia sobre lo bueno y significativo que es hacer lo que hago ?dice con una sonrisa? pero no puedo ignorar el hecho de que hay un aspecto problemático en todo esto". El problema, para esta joven, es que el capital riesgo siempre hace más ricos a los que ya lo son.

A sus 24 años, Lawrence forma parte de la generación Z, una generación recién llegada al mercado laboral que ya ha dado lugar a varios empresarios, pero que sigue estando poco representada en el sector. Un campo en el que los jóvenes inversores también marcan de algún modo la diferencia. 

Entonces, ¿qué mueve a una joven que no se siente cómoda con los mecanismos clásicos del capitalismo a trabajar con capital riesgo?

Por encima de todo, le mueve el deseo de hacer realidad los sueños de los fundadores cuya visión de futuro le convencen. "Mi trabajo consiste en escuchar lo que la gente desea", comenta.

Pero también está el otro lado, el que menos le gusta: "Nuestro modelo de negocio es convertir montones de dinero en montones de dinero más grandes", reconoce. 

Esto es así para la mayoría de las empresas del sector. "Una buena parte de ese dinero viene de hombres ricos con traje y va a hombres con traje que pronto serán ricos", añade. Por eso es crítica con lo que hace y espera que el capital riesgo sea más accesible a otros perfiles.

De no saber nada a ser jefa de departamento

Lawrence confiesa que cuando entró en el negocio no sabía absolutamente nada. Recuerda que un día, estando en el equipo de riesgo de una aceleradora, estaba sentada en una reunión, y los fundadores e inversores hablaba en términos que no comprendía. Tanto fue así que tuvo que buscar en Google "¿Qué es el capital riesgo?". Entonces empezó a leer y leer y a partir de ahí, se enganchó a este mundo.

La joven es una ciudadana del mundo, medio italiana, medio americana. Vivió mucho tiempo en Barcelona y luego se trasladó a Ámsterdam. Allí estudió derecho sin querer ejercer como abogada. Fundó su propio fondo poco después de entrar en el sector del capital riesgo. 

Desde que Lawrence empezó a trabajar para Peak Capital, un fondo de riesgo holandés, se ha convertido en jefa del departamento de la oficina de Berlín. 

"En nuestro fondo están representadas las 3 generaciones actuales de trabajadores. Nuestro socio de mayor edad tiene 50 años, los demás tienen alrededor de 40. Con 24 años, soy la más joven del equipo". A veces, juega la carta de la edad, porque hay problemas que puede entender mejor como parte de la generación Z. "Lo sé porque soy el grupo objetivo", deja claro.

 

El dogma del jersey para perros

Cuando Madeline Lawrence mira a las startups, siempre sigue ciertas pautas. Lo que le ayuda normalmente es un patrón de pensamiento que podría llamarse el "dogma del jersey de perro". "Es un término para todo el equipo", explica. "Tenemos el concepto de una empresa de ropa para perros", aclara. 

Esa startup no sería un caso de inversión para ellos. "Los perros no necesitan un jersey. Sí, los perros con ropa son súper bonitos y se vende bien. Estas empresas están hechas para ganar dinero. Puedes comprar la empresa y venderla para ganar dinero. Pero eso no resuelve problemas. Yo intento mantenerme alejada de estas empresas".

Con todo, parece que se presenta como inversora de impacto. Sin embargo, al ser señalada así, Lawrence se sacude "¿Qué significa eso?", pregunta, porque no se identifica como tal. Más bien cree que hoy en día todas las empresas son de impacto, y que la designación como tal no es necesaria. 

"Creo que la mayor parte de la inversión de impacto se produce entre los millennials. Ahí veo muchos fundadores intentándolo por segunda vez. La segunda puesta en marcha es siempre más sostenible o impulsada por el impacto. Tal vez sea un patrón: ganan dinero con su primera empresa y entonces tienen sentido comenzar con la segunda".

Con o sin impacto, Lawrence, como todos los inversores, se enfrenta a un mercado difícil, donde hay una cantidad insana de dinero compitiendo por las mejores empresas de nueva creación. 

La joven se queja de que en el sector existe mucho miedo a perderse algo constantemente y no estar siempre en todos los sitios, lo cual dificulta su trabajo y hace que se ponga en duda su criterio. "Los fundadores se preguntan '¿Por qué no hablamos también con estos inversores?' Y otros cuestionan: '¿Por qué no teníamos esta baraja sobre la mesa?'", situaciones que son difíciles de manejar. 

¿Una inversión o una lotería? 5 claves para diferenciar un acierto de una locura al invertir, según un experto

Buscar más allá de tu zona de confort

¿Cuál es su estrategia para ganar en este agitado mercado? "Por supuesto, podrías simplemente comprar en otro sitio", dice. Es mejor sacar el pez más grande de un estanque más pequeño que perseguir a los grandes en el grande", explica.

Esto se traduce en la posibilidad de explorar startups en, por ejemplo, Hamburgo en lugar de en Berlín, donde muchos dirían que hay inversores que colaboran con sus fondos.

"Si solo te nutres de tu propia red, corres el riesgo de dejar fuera a ciertos grupos", explica la joven inversora. "Por eso presto mucha atención a los fundadores que aún no tienen una red". 

Ser el más rápido

Pero, sobre todo, su empresa se centra en velocidad. "Si encontramos un equipo fundador en el que todo está bien, modelo de negocio, antecedentes, carisma... Entonces puede estar seguro de que somos nosotros los que queremos correr". Lo ideal es que solo transcurran 2 semanas entre el primer contacto y la decisión, explica Lawrence.

Y por último, pero no menos importante, el inversor que es diferente también es conveniente, apuesta Lawrence. Porque si invierte, tiene que gustarle los empresarios de alguna manera. Y lo contrario también es cierto: "Yo soy la que hace chistes malos en LinkedIn, eso funciona bastante bien como valor diferencial que proporciona una marca", justifica.

Otros artículos interesantes:

Un joven de 31 años que ha construido una cartera inmobiliaria de 40 inmuebles por valor de 8 millones en 2,5 años comparte los 5 errores que casi todos los nuevos inversores cometen

El valor del fracaso: se arruinó con sus 2 primeras empresas y ahora factura 32 millones de dólares con apenas 30 años

Conclusiones tras entrevistar a 225 millonarios: estos son los 4 tipos de personas ricas y sus hábitos

Te recomendamos