Pasar al contenido principal

Michel Barnier: la transición del Brexit debe terminar en diciembre de 2020

El negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier
El negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, el miércoles en Bruselas. Sky News
  • El negociador jefe de la Unión Europea asegura que Reino Unido abandonará la Unión Europea de forma definitiva antes del 31 de diciembre de 2020. 
  • Esto significaría que el periodo de transición, que comienza el 1 de abril de 2021, no durará más de 21 meses.
  • La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, pedía en cambio una transición de "alrededor" de dos años.
  • Según Barnier, Reino Unido deberá seguir cumpliendo con todas las normas y leyes de la Unión Europea durante el tiempo de transición.

El negociador jefe para el Brexit de la Unión Europea, Michel Barnier, asegura que la UE no permitirá que el acuerdo de transición se extienda más allá del 31 de diciembre de 2020 para poder ajustarse al calendario económico de la Unión.

Reino Unido quedaría por tanto totalmente fuera de la UE el primero de enero de 2021.

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ya había dicho en otras ocasiones que su intención era lograr un acuerdo de transición de "alrededor" de dos años desde la fecha de salida formal –finales de marzo de 2019– a fin de garantizar una salida sin contratiempos.

Sin embargo, y según la retransmisión de Sky News de la declaración de Barnier en Bruselas, el negociador jefe asegura que el periodo de transición "debe ser corto y o de una duración limitada". Y añade: "En Florencia, Teresa May se refirió a un máximo de dos años. Nuestra posición, la posición de la Comisión Europea, es que el periodo podría llegar hasta el 31 de diciembre de 2020, porque esa es la duración actual del marco financiero plurianual".

Barnier reiteró que la Comisión espera que durante ese tiempo Reino Unido respete y cumpla con todas las leyes, normas y reglamentos de la UE, incluidas la libertad de circulación, el mercado único y la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. "Durante este periodo de transición, el Reino Unido mantendrá todas las ventajas, todos los beneficios, pero también todas las obligaciones del mercado único, de la unión aduanera y de las políticas comunes", explicó.

Asimismo, el negociador jefe presentó cinco compromisos con los que se espera que Reino Unido esté de acuerdo:

  • Reino Unido debe respetar la integridad del mercado único. La transición abarcará todos los sectores económicos del mercado único e incluirá las cuatro libertades (circulación de mercancías, personas, capitales y servicios).
  • Reino Unido seguirá cumpliendo plenamente con la unión aduanera.
  • Cualquier nueva norma o regulación adoptada por la UE durante el periodo de transición afectará también a Reino Unido, que sigue sujeto a la jurisdicción del Tribunal de Justicia europeo.
  • Todas las políticas de la UE seguirán siendo efectivas para Reino Unido.
  • La autonomía de la UE para la toma de decisiones se mantiene.

Reino Unido seguirá siendo por tanto un estado miembro efectivo de la UE en todos los aspectos al menos durante dos años después de marzo de 2019, fecha oficial de la desconexión.

Tanto los equipos negociadores de la UE como del Reino Unido coinciden en que este tipo de transición, a menudo denominada acuerdo de statu quo, es la mejor opción para las empresas de todo el continente ya que no les obligará a tener que a adaptarse a ningún cambio importante.

Durante este tiempo, sin embargo, Reino Unido perderá su representación en el Parlamento Europeo y tampoco tendrá voz en la elaboración de leyes y reglamentos de la UE.

El profesor y director del think tank UK In A Changing EU, Anand Menon, aseguró el miércoles pasado frente a la comisión del Parlamento de Reino Unido para el Brexit que una transición de este tipo dejará a Gran Bretaña con "todos los deberes pero ninguno de los derechos" de la pertenencia a la UE.

Barnier tumba las esperanzas de May sobre un acuerdo especial de libre comercio

El negociador jefe de la UE añadió que la política de la premier británica de retirar a Reino Unido tanto del mercado único como de la unión aduanera aleja la posibilidad de un futuro acuerdo comercial entre la Unión y Reino Unido similar a los que existen con otros países europeos. Según Barnier, el acuerdo de libre comercio que se negocie con Reino Unido deberás ser "en la misma línea" que los existente con Corea del Sur, Japón y Canadá.

Diagrama de la relación entre la Unión Europea y Reino Unido tras el Brexit
Un gráfico de la Comisión Europea muestra la posible relación entre la Unión Europea y Reino Unido tras el 'brexit' European Commission

El acuerdo de la UE con Canadá, conocido como CETA, tardó siete años en firmarse pero no incluye el sector servicios, el mismo que supone alrededor del 80% de la economía británica.

"Existen por supuesto diferencias entre cada uno de los modelos de cooperación y comercio", explicó Banier. "Cada uno de estos modelos de acuerdo comerciales está hecho a la medida y es específico de los países con los que firmamos". No obstante, añade, "la lógica y el enfoque que sustentan estos acuerdos es la misma. Esa será la situación con Reino Unido a tenor de su propia posición".

Barnier advierte a Reino Unido que "no hay forma" de que la UE permita una transición y un acuerdo comercial "a la carta".

"No mezclaremos los diferentes escenarios para crear uno específico a medida de Reino Unido. Uno que, por ejemplo, combine las ventajas del modelo noruego, que pertenece al mercado único, con los requisitos más simples del acuerdo canadiense", explicó Barnier a la revista Prospect. "De ninguna manera. Tienen que enfrentarse a las consecuencias de su decisión".

Te puede interesar