Pasar al contenido principal

Microsoft deja de fabricar el adaptador USB de Kinect para Xbox One X y Xbox One S

Xbox Kinect
Xbox

Microsoft sigue dando pasos para el adiós definitivo de Kinect. Tras anunciar hace unos meses que dejaba de producir el periférico, ahora la compañía americana ha anunciado que deja de fabricar el adaptador USB que permitía enchufar Kinect a Xbox One S y Xbox One X

Esta información la hemos conocido después de que Polygon haya contactado con Microsoft y desde Redmond le hayan confirmado la decisión de dejar de fabricar el adaptador USB para Kinect. De esta forma, parece que el periférico ha muerto definitivamente y eso que hace sólo unos meses había una pequeña esperanza cuando Microsoft regaló el periférico a los usuarios que renovaban su Xbox One original por la Xbox One S.

Después de una cuidadosa consideración, hemos decidido finalizar la producción del adaptador de Kinect para Xbox para centrar nuestra atención en lanzar nuevos accesorios para Xbox One y Windows 10”.

El adaptador USB de Kinect se lanzó al mercado con la llegada de Xbox One S y así poder utilizar el dispositivo en la consola slim y posteriormente con Xbox One X, la consola más potente con 4K y HDR. Aunque Microsoft ha decidido no fabricar el adaptador y es difícil encontrarlo en las tiendas, el mercado de segunda mano se está haciendo de oro con el adaptador USB de Kinect con precios desorbitados.

Kinect salió al mercado en noviembre de 2010 con la intención de ofrecer una nueva forma de jugar a los usuarios de Xbox 360 y, posteriormente, Xbox One. Sin embargo, nunca gozó de gran popularidad entre los jugadores, a pesar de sus críticas positivas. En octubre de 2017 se anunció que se dejaba de fabricar y el cese de fabricación de su adaptador USB parece el final definitivo.

Te puede interesar