Pasar al contenido principal

Microsoft sumerge un centro de datos en el fondo del mar para mejorar la eficiencia energética

El equipo del proyecto Natick de Microsoft en un muelle en las islas Orcadas, Escocia. De izquierda a derecha: Mike Shepperd, Sam Ogden, Spencer Fowers, Eric Peterson y Ben Cutler.
El equipo del proyecto Natick de Microsoft en un muelle en las islas Orcadas, Escocia. De izquierda a derecha: Mike Shepperd, Sam Ogden, Spencer Fowers, Eric Peterson y Ben Cutler. Scott Eklund/Red Box Pictures

Microsoft ha anunciado que ha sumergido un centro de datos en el océano Atlántico, cerca de las islas Orcadas (Escocia), con el que pretende demostrar que los servidores de datos en la nube funcionen mejor más cerca de la población y que pueden ser sostenibles.

El prototipo de la empresa, del tamaño de un contenedor de barco, está almacenando y procesando datos bajo el mar para dar servicio en la nube a las ciudades costeras.

La investigación se enmarca en el proyecto Natick de Microsoft y busca, según ha asegurado la empresa, "investigar la fabricación y el funcionamiento de unidades de centros de datos sostenibles desde el punto de vista medioambiental". 

La idea es acercar los centros de datos a las poblaciones. Más de la mitad de la población mundial vive a unos 190 kilómetros del mar, aseguran desde Microsoft, por lo que sumergir los servidores los acercará a los usuarios y les proveerá de una mayor velocidad.

También se busca que estos centros sean energéticamente autosuficientes, de manera que puedan colocarse en cualquier lugar del océano y den servicios en la nube a regiones con suministros de electricidad poco fiables.

¿Cómo? Utilizando la energía mareomotriz: por eso, en el caso del servidor ubicado en Escocia, se ha colocado junto al European Marine Energy Centre, que experimenta con dicha energía renovable.

Por ahora, la estación solo necesita menos de un cuarto de megavatio de potencia cuando opera a máxima capacidad.

"Es como un conjunto de demandas muy loco (...) Y Natick está intentando conseguirlas", ha bromeado Peter Lee, vicepresidente de Microsoft AI and Reserach (la parte de Microsoft de investigación e inteligencia artificial).

Microsoft ya sumergió un prototipo parecido en las aguas de California, más pequeño y que solo se probó durante 105 días. Esta nueva versión está diseñada para funcionar sin mantenimiento durante unos cinco años y ha sido construida a tamaño real.

Estos centros de datos son importantes porque son la parte física del internet en la nube, cada vez más utilizado en todo el mundo para guardar archivos de forma segura y acceder a documentos desde distintos dispositivos, entre otros usos. Y la demanda de estos centros está creciendo a medida que se usan cada vez más estos servicios en la nube.

Así, el principal reto de esta fase del proyecto es investigar si el concepto es práctico a nivel logístico, medioambiental y económico.

"Sabemos que si ponemos algo aquí y sobrevive, podremos hacerlo en cualquier sitio que queramos", ha declarado Ben Cutler, uno de los directores del proyecto.

El proyecto Natick lleva años investigando los servidores industriales y sostenibles que puedan colocarse fácilmente y que puedan operar desde el fondo del mar gastando lo mínimo posible. En concreto, el centro de datos que ha sido sumergido en las islas Orcadas cuenta con 864 servidores, y está a 35 metros de profundidad.

Echa un vistazo a los detalles del proyecto Natick de Microsoft:

A un empleado de Microsoft se le ocurrió por primera vez la idea de crear un centro de datos submarino en un informe, y la división de inteligencia artificial e investigación de la empresa se hizo cargo del proyecto en 2014. Los centros de datos son la columna vertebral de internet ya que se trata de los lugares donde se almacenan ingentes cantidades de información

El verdadero objetivo del proyecto Natick es demostrar la capacidad de crear centros de datos a escala en cualquier parte del mundo en un plazo de 90 días

La mayoría de los centros de datos pueden tardar en construirse entre uno y dos años, pero a medida que el mundo está cada vez más conectado a Internet, sería bastante útil acelerar este proceso.

La compañía construyó primero un prototipo de prueba el año pasado que sumergió bajo las tranquilas aguas de California. Funcionó durante 105 días: fue bautizado como Leona Philpot, por el personaje del juego de Microsoft Xbox "Halo"

Después de comprobar que Leona Philpot era totalmente impermeable, Microsoft ha decidido llevar un centro de datos a las Orcadas, unas islas situadas frente a la costa de Escocia. Funcionará durante los próximos cinco años.

En cierta medida, Microsoft eligió esa ubicación porque las islas Orcadas son un centro de investigación sobre energías renovables.

Microsoft se ha asociado con una empresa francesa, Naval Group, para construir su nuevo centro de datos submarino

Naval Group tiene experiencia en la construcción de submarino, y ha adaptado un proceso de intercambio de calor normalmente utilizado para enfriar los buques submarinos con el objetivo de refrigerar los 12 racks de servidores del centro de datos.

Una coraza externa protege a los 864 servidores y a toda la infraestructura de refrigeración. El centro de datos se ensambló en Francia y luego enviado a Escocia para su puesta en marcha

La estructura mide más de 12 metros de largo. Eso suena grande, pero en realidad es un centro mucho más pequeño que la mayoría de centros de datos, que pueden llegar a albergar más de 80.000 servidores

En este peculiar centro de datos se pueden almacenar, por ejemplo, 5 millones de películas

Cuando llegó la hora de sumergirlo, el centro de datos se conectó a una base y fue remolcado hasta el mar

Una vez en posición y parcialmente sumergido, un vehículo conectó el centro de datos a su cableado de alimentación de manera remota a través de un cable de fibra óptica conectado con las islas Orcadas. Y entonces, se encendió

Aquí puedes ver cómo se sumerge completamente en el agua

A continuación el centro de datos tuvo que sumergirse 35 metros hasta el fondo del mar, intentando que no se produjera ninguna fuga. Ese proceso implicó 10 cabestrantes, una grúa, una barcaza y un vehículo operado por control remoto

El equipo de Microsoft vigilará el centro de datos a lo largo del próximo año, controlando el consumo de energía, los niveles de humedad interna, el sonido y los niveles de temperatura

Se trata de un proyecto de investigación, por lo que los centros de datos submarinos quizás no se conviertan en lo habitual

Echa un vistazo al vídeo de Microsoft sobre el proyecto Natick

Con información complementaria de Shona Gosh.

Y además