El miedo a China se esconde detrás de la entusiasta amistad de India con Putin

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, condecora al primer ministro de la India, Narendra Modi, con la Orden de San Andrés.
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, condecora al primer ministro de la India, Narendra Modi, con la Orden de San Andrés.

REUTERS/Evgenia Novozhenina

  • El primer ministro indio, Narendra Modi, se encuentra en Rusia para visitar a su presidente, Vladímir Putin.
  • Es una visita que corre el riesgo de molestar a Estados Unidos, aliado de India.
  • Modi espera que su relación con Putin le ayude a contrarrestar el poder de China.

Cuando el primer ministro indio llegó a Moscú este martes, saludó al famoso y frío presidente ruso, Vladímir Putin, con un exuberante abrazo de oso.

Fue un gesto que probablemente irrite a Estados Unidos, el aliado geopolítico más importante de India, que ha presionado a Nueva Delhi para que relaje sus vínculos con Rusia tras la invasión de Ucrania por Putin.

Pero el temor del primer ministro Narendra Modi a China —un aliado ruso clave— significa que está dispuesto a arriesgarse a la furia estadounidense para mantener cerca a Putin.

"Nueva Delhi ve a Moscú como un importante parachoques en su relación debido a los fuertes lazos de Moscú con Pekín", señala Sarang Shidore, analista del Quincy Institute, a Business Insider.

"A Rusia no le interesa que China e India estén enfrentadas, por lo que podría, hasta cierto punto, actuar como agente de contención".

India ignora las presiones de Estados Unidos para cortar lazos con Rusia

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética fue uno de los aliados más importantes de India, y el Kremlin proporcionó apoyo militar durante los enfrentamientos de India con Pakistán.

Desde entonces han mantenido una relación estrecha, pero ahora se está poniendo a prueba de nuevo a raíz de la guerra de Ucrania.

Estados Unidos ha intentado persuadir a India para que participe en su campaña para aislar a Rusia por la invasión de Ucrania, hasta ahora con poco éxito.

"Rusia es uno de los socios estratégicos más antiguos de India, y Nueva Delhi quiere mantener esta relación independientemente del aislamiento diplomático de Rusia tras la guerra en Ucrania", explica a BI Rahul Bhatia, analista de Eurasia Group.

India ha aumentado sus importaciones de productos rusos, como petróleo y fertilizantes, a precios reducidos tras las sanciones impuestas a Rusia por Estados Unidos.

Sigue comprando armamento ruso: se cree que alrededor del 70% de sus sistemas de armamento son de fabricación rusa, y su ejército depende del Kremlin para piezas de repuesto y actualizaciones.

"Adoptar una posición de línea dura contra Rusia podría tener ramificaciones tanto económicas como de seguridad para India", afirma Richard Rossow, analista del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

 

Aumenta la amenaza de China a India

La amenaza del líder chino Xi Jinping es otro factor clave en la determinación de Modi de ignorar la presión estadounidense y mantener buenos lazos con Putin.

El poder regional de China está creciendo y amenaza a India, la otra gran potencia económica de Asia.

En 2020, una larga disputa fronteriza provocó enfrentamientos mortales entre tropas indias y chinas. China ha reforzado su presencia en el océano Índico y ambos países se disputan su influencia en la región.

China ha estrechado lazos con Rusia tras la invasión de Ucrania, con la esperanza de que una victoria rusa dañe el poder de Estados Unidos y aumente su propio poder mundial. Y es precisamente esta amistad la que Modi quiere romper.

"Existe una posibilidad real de que surjan conflictos en el futuro, e India preferiría evitar que Rusia exporte armamento militar avanzado a China", explica Rossow.

Algunos analistas indios creen que China representa una mayor amenaza para Rusia que la OTAN a largo plazo y que la India puede explotar esas diferencias.

"La 'alianza' Rusia-China puede ser coyuntural, y es posible que los conflictos históricos entre ambas, como el de su larguísima frontera y el de los recursos naturales subdesarrollados del este de Rusia, reaparezcan y desencadenen nuevas tensiones", señala Morrow.

Pero por el momento, la nueva asociación"sin límites" de Rusia preocupa a Modi, que probablemente espera un rápido final de la guerra de Ucrania. Si mantiene buenas relaciones con Putin, espera poder contener las consecuencias.

"La guerra no beneficia en absoluto a sus intereses. La guerra también abre la puerta a legitimar las violaciones de la integridad territorial y pone en peligro un principio que Nueva Delhi ha respaldado firmemente", sentencia Shidore.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.