Pasar al contenido principal

Mikhail Fridman, el magnate ruso que se ha convertido en el mayor accionista de DIA

Mikhail Fridman.
Mikhail Fridman en las oficinas del fondo Letterone. Letterone

El millonario ruso, Mikhail Fridman, aumenta su participación en DIA y se convierte en el mayor accionista de la cadena de distribución DIA a través de su fondo de inversión Letterone Investments. El fondo comunicó a la CNMV a cierre de mercado del viernes que ampliaba su participación en la cadena de supermercados de un 10% a un 15% y que además había llegado a un pacto colaterizado para incrementar su participación hasta el 15% de la compañía.

¿Quién está detrás de Letterone Investments? La respuesta es Mikhail Fridman, un inversor ruso al que la lista de millonarios de Forbes sitúa en el puesto 75. Además de por su fortuna y por sus inversiones, es conocido porque su nombre apareció en el informe Trump, el documento que hablaba de injerencias rusas en las últimas elecciones estadounidenses. También ha estado relacionado con investigaciones que analizaban supuestos sobornos al entorno del presidente de Vladimir Putin. 

El oligarca ruso no es nuevo en el mercado empresarial español. Su nombre ha estado ligado a la empresa de videojuegos Zed y a las investigaciones posteriores en las que ha estado envuelta la compañía. En 2008, Fridman se asoció con los propietarios de la compañía, los hermanos Pérez Dolset. Sin embargo, la relación se complicó cuando descubrieron que Fridman estaba desviando fondos de la compañía para realizar pagos a un hijo de un ministro ruso cercano a Vladimir Putin. Esto acabo derivando en una investigación en la que llegó a estar involucrado el FBI, según cuenta eldiario.es. La colaboración de los hermanos Pérez Dolset con la justicia habría sido el detonante que hizo que Fridman rompiera relaciones comerciales con Zed y tratara de axfisiar económicamente a la compañía. 

Leer más: Fondos, gestoras y millonarios: estos son los inversores extranjeros que tienen un 45% de la Bolsa

La mala situación económica conllevó a la posterior quiebra de Zed, aunque antes Fridman trató de comprarla a precio de derribo. Esta investigación por los supuestos sobornos y las investigaciones alrededor del empresario ruso acabaron derivando posteriormente en una investigación de la justicia española, que acabó con Javier Pérez Dolset detenido acusado de insolvencia punible y fraude en las subvenciones dentro de una trama en la que habrían desviado parte del dinero de la empresa viendo que era posible una quiebra de la misma. Pero esta es otra historia. 

En el caso del informe Trump, el nombre de Mikhail Fridman aparecía en este controvertido documento que apuntaba injerencias rusas en las últimas elecciones estadounidenses. En este documento elaborado por un exespía, alrededor del cual habrían surgido dudas sobre su autenticidad, aparecía en nombre de Fridman y el de su holding Alfa Capital. Tras publicarse esta información, tres de los hombres de negocios que aparecían en el dossier presentaron demandas por difamación ante la justicia estadounidense. Entre ellos estaba Mikhaul Fridman, Petr Aven y German Khan. 

Los orígenes de la fortuna de Fridman y sus inversiones

Este oligarca, de 53 años, divorciado y con cuatro hijos, debe su fortuna en gran parte a Alfa Group un conglomerado ruso fundado en 1989 bajo el que se engloban compañías que operan sobre todo en Rusia y en países de su órbita. Fridman fundó este holding empresarial junto con German Khan y Alexey Kuzmichev, que conoció en su periodo universitario.

Una de las grandes operaciones con las que lograron su fortuna fue un pelotazo en el negocio petrolero cuando en 2013 los tres socios de Alfa Group vendieron sus acciones en el gigante petrolero TNK-BP. Fridman, que reside en la actualidad en Londres, ha creado además el fondo Letterone para gestionar sus inversiones en compañías extranjeras. Este vehículo de inversión pone el foco en cinco grandes áreas en las que centra sus inversiones: el sector energético, el comercio minorista, la salud, telecomunicaciones y tecnología.

Leer más: Si quieres ahorrar, te contamos cómo hacerlo (y cómo invertir) 

Además de la participación en DIA, el fondo de Fridman ha invertido en empresas tecnológicas como Uber. El fondo invirtió 200 millones de dólares en 2016 en la plataforma de transporte. También participa en la operadora de telecomunicaciones turca, TurcCell, en la tecnológica Vimpel o la operadora de telecomunicaciones estadounidenses Freedom Pop. En el terreno energético, participa en la alemana DEA.

Letterone Investments comunicó en julio de 2017 a la CNMV que había alcanzado una participación del 3% (cifra a partir de la cual los inversores están obligados a comunicar públicamente su posición en las compañías cotizadas). A partir de ese momento, el fondo no ha dejado de aumentar su participación en DIA hasta llegar al 25% que tendrá cuando se cumpla el pacto. A pesar de esto, el fondo ha comunicado que no tiene intención de lanzar una OPA sobre la compañía.

Hecho relevante del aumento de capital en DIA.
Hecho relevante del aumento de capital en DIA. CNMV

La cadena de supermercados DIA

El grupo DIA abrió su primera tienda en 1979 introduciendo en España el concepto de "descuento". A cierre de 2016 (última memoria de la compañía) el grupo contaba con 7.799 establecimientos de los cuales 3.830 eran tiendas propias y 3.969 estaban en régimen de franquicia. El grupo contaba con 44.200 empleados directos. 

Además de  la insignia DIA, el grupo ha creado o comprado otras marcas. Así cuenta con Clarel (para droguerías), El Árbol, DIA maxi o Minipreço. Además de haberse expandido a otros mercados como Brasil o Argentina.

Te puede interesar