Pasar al contenido principal

El Pentágono advierte a los militares de que los tests de ADN amenazan su seguridad y su carrera

23andme: pruebas de ADN en casa
Un kit de ADN de 23andme Reuters
  • El Pentágono ha aconsejado a los militares que eviten el uso de kits de ADN caseros. 
  • Un portavoz ha explicado al New York Times que les preocupa que los militares descubran marcadores que indicen un posible obstáculo para cumplir con el servicio militar. 
  • En el Pentágono también están preocupados por la seguridad de los datos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Pentágono ha aconsejado a los militares que eviten el uso de kits de ADN caseros debido a la preocupación por "las consecuencias de seguridad no deseadas", según ha adelantado Yahoo Newsque ha obtenido una copia de la comunicación interna. 

La advertencia no especifica cuáles son los riesgos a los que se refiere, pero un portavoz del Pentágono ha explicado al New York Times que les preocupa "el descubrimiento involuntario de marcadores que puedan afectar a la preparación podría afectar a la carrera de un miembro del servicio".

Es decir, si un militar descubriese con estas pruebas que tiene posibilidades de desarrollar algún problema que lo incapacitara para el servicio militar, podría afectar a su carrera. 

Leer más: El boom del negocio de la genética en China: pruebas de ADN para comprobar si tu bebé acabará convirtiéndose en un genio

La ley de Estados Unidos prohíbe a las aseguradoras y empleadores usar la información genética para tomar decisiones sobre los consumidores, pero no se aplica para los militares. 

Las empresas de pruebas de ADN, cada vez más populares, aseguran que no comparten los datos con terceros sin consentimiento de los usuarios, pero el Pentágono también tiene sus reservas en cuánto a la seguridad y la anonimización de los datos personales. 

El Pentágono no desaconseja que los militares se realicen pruebas de ADN, pero recomiendan no hacerlas con kits caseros, sino con profesionales de la salud. 

Y además