Pasar al contenido principal

Millones de productos electrónicos fabricados en China son vulnerables debido a un fallo de seguridad en el protocolo de comunicación

Xi Jinping, presidente de China
Xi Jinping, presidente de China. Reuters
  • Dos millones de dispositivos electrónicos (incluyendo cámaras de videovigilancia, cámaras web, timbres digitales y monitores para bebés) presentan una importante vulnerabilidad de seguridad que abre las puertas al espionaje estatal.
  • El culpable parece ser una compañía de software china llamada Shenzen Yunni Tech y su software 'peer-to-peer' (P2P) con el que se comunican estos dispositivos.

Un total de dos millones de dispositivos electrónicos (incluyendo cámaras de videovigilancia, cámaras web, timbres digitales y monitores para bebés) presentan una importante vulnerabilidad de seguridad que los convierte en una puerta trasera para el espionaje chino.

Así lo aseguran varios informes de ciberseguridad, en los cuales se advierte que este agujero de seguridad podría ser explotado no sólo por las autoridades del Gigante Asiático, sino por cualquier otro actor malintencionado.

De todos modos, las referencias a China no son baladíes. Y es que lo único que tienen en común todos estos dispositivos vulnerables (de los que 140.000 se están comercializando en Estados Unidos y otros mercados occidentales) es su lugar de fabricación: China.

Leer más: Solo una de cada diez empresas invierte lo suficiente en ciberseguridad pese a que el 31% ni siquiera ha sido capaz de detectar un ciberataque

El culpable parece ser una compañía de software china llamada Shenzen Yunni Tech. Según ha contado el experto en ciberseguridad Paul Marrapese a FOX News, el software 'peer-to-peer' (P2P) de estos dispositivos es muy fácilmente vulnerable a la piratería, aunque se desconoce si este fallo ha sido deliberado o un simple descuido de dimensiones garrafales.

Así pues, los dispositivos se basan en la tecnología P2P para permitir que los ordenadores o cualquier otro objeto inteligente de cualquier parte del mundo se conecten entre sí directamente a través de Internet. Mediante este protocolo, por ejemplo, la cámara de vigilancia puede enviar las imágenes que capta a su PC, pero también reenviárselas mediante una puerta trasera a ciberdelincuentes o el gobierno de un país enemigo.

Las recomendaciones de los expertos pasan por actualizar la versión del software de cada dispositivo a la última versión y tomar precauciones lógicas en el uso de los mismos. Sin embargo, parece que la preocupación por las puertas traseras que China puede estar instalando en muchos de los productos que fabrica no van a quedarse en este puntual episodio....