Pasar al contenido principal

Los minipisos están desapareciendo en una de las ciudades más caras del mundo y esto podría ser un aviso a navegantes

Buyers in Hong Kong are increasingly turning away from microapartments as a solution to the city's housing-affordability crisis.
Kin Cheung/AP
  • Los minipisos se hicieron extraordinariamente populares en Hong Kong en 2014, pero la reciente bajada de precios de la vivienda podría marcar su decadencia.
  • Pese a que Hong Kong sigue siendo una de las ciudades más caras del mundo, los compradores comienzan a poder permitirse pisos de 55 a 65 metros cuadrados en lugar de infraviviendas.
  • La muerte de los minipisos en Hong Kong podría anticipar una tendencia en las ciudades más caras de EE.UU., como Nueva York y San Francisco.
  • En España, la demanda continua en Madrid o Barcelona mantiene al alza los precios de estudios de menos de 30 metros cuadrados, sótanos y bajos, en algunos casos sin cédula de habitabilidad.

Al intentar comprar una casa en Hong Kong, Andy Knight y Michelle Tennant se encontraron con un trato que les resultó conocido: gastarse una cantidad exagerada de dinero en unos pocos metros cuadrados adicionales o conformarse con un apartamento de 25 metros cuadrados.

Escogieron la última opción, equipando su nuevo hogar con una televisión que se esconde en la pared, un muro giratorio y una bañera que se convierte en dormitorio o sala de estar.

"El diseño se dirige a un mercado de nicho", aseguró Tennant a la CNN, y añadió, "pero me sorprende que no haya calado más".

Según datos publicados el mes pasado por South China Morning Post, los minipisos han dejado recientemente de estar de moda en Hong Kong. La investigación de este periódico desveló que un tercio de los minipisos de esta ciudad, es decir, las viviendas de menos de 18 metros cuadrados, que se construyeron en 2016 permanecían sin vender a finales del año pasado.

Leer más: Cuánto debes ahorrar cada mes para pagar la entrada de una vivienda antes de los 35

En Hong Kong y otras ciudades, la muerte de los minipisos podría acabar con un fenómeno que es popular entre los promotores inmobiliarios y los jóvenes compradores de vivienda.

Andy Knight reveals hidden storage compartments in his Hong Kong microapartment.
Kin Cheung/AP

Pero hay una sencilla explicación para su decadencia.

En 2014, el precio medio de la vivienda en Hong Kong alcanzó niveles históricos, superando los 16.000 euros por metro cuadrado. En torno a esas fechas, los promotores empezaron a ser conscientes de la demanda que generaban los apartamentos pequeños y baratos y que permitían que la gente pudiese permanecer en la ciudad. En los cuatro años siguientes, cada vez más habitantes estuvieron dispuestos a sacrificar espacio a cambio de menores costes de vivienda.

Todo cambió en 2018, cuando Hong Kong propuso un impuesto a las viviendas nuevas sin comprador. Como los promotores han intentado huir en masa de estas propiedades vacías, han tenido que hacerlo vendiéndolas a precios más baratos. De pronto, más personas en Hong Kong se pueden permitir una casa más grande.

"Es un riesgo enorme construir minipisos, porque en cuanto el mercado mejora, la demanda abandona este tipo de propiedades", según asegura Alvin Cheung, director asociado de Prudential Brokerage al South China Morning Post.

James Law, a Hong Kong architect, had the idea to build microapartments inside giant concrete drainage pipes.
Vincent Yu/AP

La demanda de minipisos no se ha recuperado en Hong Kong, a pesar de que se la sigue considerando la ciudad más cara del mundo para expatriados y una de las 5 ciudades más caras en términos de coste de la vida.

Los expertos inmobiliarios han estimado que los compradores en Hong Kong prefieren ahora viviendas de entre 55 y 65 metros cuadrados. Además, prevén que los precios de los minipisos podrían caer un 30% en 2019, un retroceso mucho mayor del 10% al 20% que se prevé para el conjunto del mercado de vivienda de la ciudad.

Leer más: La vuelta al mundo en minipisos: así se vive en viviendas reducidas

Esta caída de la demanda podría anticipar una tendencia en las ciudades caras como Nueva York o San Francisco, donde los minipisos suelen ser ligeramente más espaciosos.

Respecto a accesibilidad de la vivienda, es decir, el coste de la vida respecto a los ingresos medios, Hong Kong es incluso más prohibitivo que los mercados más caros de EE.UU.. Si los minipisos no consiguen sobrevivir allí, podría significar malas noticias para los que invirtieron en infravivienda en otras partes del mundo.

En Madrid y Barcelona, los minipisos siguen al alza

Mientras, en España, los minipisos comienzan a disminuir en número, según revela la última Encuesta Continua de Hogares que publicó el Instituto Nacional de Estadística. Así, las infraviviendas de menos de 30 metros cuadrados pasaron de 31.100 en 2013 a 44.000 en 2015, para volver a situarse en torno a los 31.500 hogares de este tamaño en 2017.

Leer más: 8 cosas que tienes que saber cuando vas a comprar una vivienda en España

Mientras, los hogares entre 30 y 45 metros cuadrados están marcando una clara tendencia a la baja, pero desde niveles más altos, reduciéndose año a año desde 539.000 en 2013 a los 490.000 de 2017. Por distribución geográfica, los pisos más pequeños suelen encontrarse en los barrios más céntricos de las ciudades más grandes, como Madrid, Barcelona o Valencia, entre otras.

La subida asimétrica de precios de la vivienda ha puesto en el mercado todo tipo de infraviviendas y espacios que apenas cumplen los requisitos para obtener la cédula de habitabilidad. Además, sus precios se mantienen en niveles altos pese a que su público objetivo no ha recuperado el poder adquisitivo perdido en la crisis. Si no fuese así, difícilmente pagarían 500 euros al mes por vivir en una caja de zapatos.

Te puede interesar