La pastilla 'milagro' contra la alopecia sí existe según cada vez dermatólogos, pero probablemente nunca la puedas comprar

alopecia, calvicie, pelo

La alopecia puede deberse a muchas causas, desde la genética al envejecimiento o a afecciones autoinmunes. Si bien se tiende a vincular a hombres, también se da en mujeres: en torno a un 20% de la población femenina de entre 30 y 40 años padece alopecia androgénica, de origen hormonal y a veces hereditario.

La perdida de cabello que provoca las temidas calvas puede convertirse en un problema difícil de solucionar y que influye directamente en la autoestima de quién lo sufre. Eso explica la amplia variedad de productos que prometen la regeneración del pelo pero en realidad no funcionan.

“Hay una variedad interminable de remedios inútiles para el crecimiento del cabello”, a menudo con un “coste significativo”, señala enThe New York Times el doctor Brett King, dermatólogo de la Facultad de Medicina de Yale. Pero “debido a que la gente está desesperada siguen abundando”.

Sin embargo, según su opinión y la de muchos otros especialistas, existe un tratamiento barato capaz de restaurar el cabello en muchos pacientes que apenas cuesta céntimos al día.

Se trata del minoxidil, un antiguo y conocido fármaco para el tratamiento de la caída del cabello que se vende normalmente para aplicarse como espuma o líquido en el cuero cabelludo. Para que sea más eficaz, dicen los especialistas, se prescribe en píldoras de muy baja dosis.

Sin embargo, no se trata de un tratamiento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) y tampoco se comercializa ningún fármaco de ese estilo en España.

Así que, según explica The New York Times, lo que ofrecen los dermatólogos es un "uso fuera de indicación", una práctica común dentro del mundo de la dermatología en Estados Unidos.

Diseñado para la hipertensión, el medicamento ha mostrado capacidad para hacer crecer el cabello

Curiosamente, el minoxidil se utiliza de forma oral desde la década de los 80 como vasodilatador para el tratamiento de la hipertensión arterial. Al observarse que parte de los pacientes desarrollaban engrosamiento del pelo (hipertricosis) como efecto secundario, se formuló la versión tópica para combatir la alopecia androgénica.

Así, el minoxidil tópico es el ingrediente activo de Rogaine, una loción que se frota sobre el cuero cabelludo, que sí cuenta con la aprobación para este uso. 

No obstante, los dermatólogos afirman que la espuma no es muy eficaz para algunos pacientes. El principio activo debe llegar al cuero cabelludo en sí y el pelo interfiere. Además tiende a ensuciar el cabello, lo que hace que no se suela mantener a largo plazo, deteniendo los resultados.

¿Qué es la alopecia? Causas, síntomas y tipos de calvicie, y qué se puede hacer contra la pérdida de pelo

Por ello, un grupo creciente de dermatólogos ofrece en Estados Unidos pastillas de minoxidil en dosis bajas para lograr la recuperación capilar en muchos de sus pacientes con alopecia.

“La popularidad [de este uso] está empezando a aumentar”, señala al medio Crystal Aguh, dermatóloga de la Facultad de Medicina Johns Hopkins. “En los congresos, compartimos nuestras historias de éxito cada vez con más frecuencia”. 

Según la especialista, el paciente ideal para este medicamento no es calvo por completo, sino aquel que ha perdido suficiente cabello para que se perciban los cambios.

Ningún fármaco actualmente comercializado ofrece la dosis ideal para pacientes con alopecia

Rodney Sinclair, profesor de dermatología de la Universidad de Melbourne (Australia) fue el primero en dar con este uso, mientras trataba a una paciente con alopecia que desarrolló una erupción alérgica en el cuero cabelludo por el medicamento en loción. 

Para continuar con el tratamiento, Sinclair probó a cortar las pastillas de minoxidil en cuartos. La dosis hizo que le creciera el pelo, pero no afectó a su presión arterial. Posteriormente, redujo la cantidad hasta llegar a dosis efectivas de una cuadragésima parte de una pastilla. Después empezó a recetar el fármaco de manera rutinaria.

En una reunión de expertos en 2015, Sinclair informó que las dosis bajas de minoxidil provocaron el crecimiento del cabello en 100 mujeres. Los resultados fueron publicados en 2017, remarcando la necesidad de estudios rigurosos para comprobar los efectos. Pero eso no ha ocurrido a pesar de que afirma haber tratado a más de 10.000 pacientes con esta fórmula hasta el momento.

 

En España, el medicamento está comercializado asimismo para el tratamiento de la hipertensión arterial grave, bajo el nombre de Lonitén ® en comprimidos de 10 mg. Por lo que el minoxidil oral para alopecia es igualmente un “uso fuera de indicación”, evidencia el dermatólogo Sergio Vaño. 

Lo que quiere decir que "no existe ningún fármaco actualmente comercializado con la dosis ideal para pacientes con alopecia", explica el también cirujano capilar, que ha participado en varias investigaciones sobre la seguridad y efectividad de este tratamiento.

Para ello debería darse la aprobación del uso de las pastillas para la caída del cabello, algo que según los dermatólogos podría no suceder. “El minoxidil oral cuesta unos centavos al día”, comenta King al medio. “No hay ninguna motivación para gastar decenas de millones de dólares para probarlo en un ensayo clínico. En realidad, ese estudio no se va a hacer nunca”.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.