Pasar al contenido principal

Unos científicos han descubierto un misterioso bulto en el lado oscuro de la Luna, y es 7 veces más grande que Canarias

The mysterious lunar lump exists below the surface of the lunar South Pole-Aitken Basin (in blues and purples).
  • La Luna puede estar escondiendo un bulto metálico gigante bajo un cráter en la Cuenca de Aitken.
  • La anomalía puede ser el núcleo de un asteroide o trozo planetario, o posiblemente un océano congelado de magma.
  • El misterioso objeto es aproximadamente siete veces más grande que Canarias. Está enterrado a más de 300 kilómetros de profundidad.
  • El cráter no se puede ver porque está en la cara oculta de la Luna, aunque un rover de China está ahora explorando el área.
  • Descubre más historias en Business Insider.

La cara oculta de la Luna esconde un secreto colosal bajo su superficie llena de cráteres. 

Nadie está seguro de lo que es: la descripción más precisa que los investigadores han podido hacer es un "gran exceso de masa".

La anomalía se esconde cientos de kilómetros debajo de un cráter de 2.500 kilómetros de ancho llamada la Cuenca de Aitken, que no podemos ver desde la Tierra. Las ideas de lo que puede ser el misterioso bulto incluyen el núcleo de un asteroide metálico gigante o un océano de magma al rojo vivo que se congela lentamente.

"Imagina tomar un montón de metal cinco veces más grande que la Gran Isla de Hawai y enterrarlo bajo tierra", explica Peter B. James, un geocientífico de la Universidad de Baylor, en un comunicado de prensa. "Esa es aproximadamente la cantidad de masa que hemos detectado". Por tanto, estamos hablando de una masa que es unas siete veces superior a la superficie de Canarias. 

Leer más: Así está preparando la NASA los vehículos que viajarán hasta Marte en 2021

James es uno de los pocos científicos estadounidenses que han anunciado su descubrimiento en un estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters.

La fuerza gravitacional de "lo que sea, de donde quiera que venga", explica James, es tan grande que arrastra el suelo de la cuenca casi un kilómetro.

Un secreto gigante debajo del cráter conservado más antiguo y más grande del sistema solar

A rendering of a lunar rover for China's Chang'e-4 moon mission.
El rover de la misión Chang'e-4. China Aerospace Science and Technology Corporation (CASC)

Se cree que la Cuenca de Aitken es el sitio de una colisión que ocurrió alrededor de 500 millones de años después de que se formara la luna. Se cree que es el cráter intacto más grande y antiguo de cualquier cuerpo planetario dentro del sistema solar.

Lo que formó la cuenca hace casi 4.000 millones de años sigue siendo un misterio, pero el golpe fue tan fuerte que probablemente perforó toda la corteza lunar y arrojó parte del manto lunar -una capa geológica más profunda- a la superficie.

Por estas razones, los geólogos están ansiosos por explorar la cuenca para obtener pistas sobre la formación y composición de la luna. De hecho, China recientemente ha empezado la misión Chang'e 4 y un rover aterrizó dentro de un cráter de aproximadamente 180 kilómetros de ancho llamado Von Kármán para estudiar parte de la cuenca.

Leer más: Este cohete de la NASA 'voló' 300 kilómetros hacia el sol para demostrar la teoría de un científico español

James y sus colegas descubrieron la anomalía debajo de la cuenca al combinar datos de dos misiones de la NASA en la Luna. Uno de ellos es la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter que sigue fotografiando constantemente la superficie lunar y ha dado lugar a mapas de superficie de alta definición.

La otra misión fue el  Laboratorio Interior y de Recuperación de Gravedad (GRAIL por sus siglas en inglés), en el que participaron dos naves espaciales -GRAIL A y GRAIL B- que trabajaron en tándem para detectar variaciones en la fuerza del campo gravitatorio de la Luna. Las variaciones más grandes ayudaron a obtener información sobre el núcleo de la Luna, y las más sutiles revelaron depósitos minerales no vistos, sitios de impacto de asteroides y características del subsuelo.

Leer más: La NASA perdió 700 millones de dólares en misiones fallidas a causa de un aluminio de mala calidad que le coló una empresa con pocos escrúpulos

"Cuando combinamos eso con los datos de topografía lunar del Orbitador de Reconocimiento Lunar, descubrimos la inesperada gran cantidad de masa de cientos de millas por debajo de la Cuenca de Aitken", explica James. "Una de las explicaciones de esta masa extra es que el metal del asteroide que formó este cráter aún está incrustado en el manto de la luna."

Si la masa es un núcleo metálico de un asteroide, no se atascó intacto dentro de la Luna;  las simulaciones del ordenador sugieren que podría haberse extendido en el impacto. Los investigadores creen que esta extensión podrían haber mantenido el metal flotando uno 300 kilómetros por debajo de la corteza; de lo contrario, podría haberse hundido en el núcleo de la Luna, que comienza a unos 500 kilómetros de profundidad.

Otra explicación es que, tras el impacto que formó la cuenca, un enorme océano de magma rico en metales se agrupó dentro de la corteza lunar y se solidificó en una densa losa.

Y además