La mitad de la población mundial no tendrá hogar habitable si la temperatura sube más de dos grados

Ola de calor en Brasil

Reuters

  • Un nuevo estudio revela que determinado aumento del calentamiento conduciría a niveles de calor y humedad que excederían los límites de tolerancia humanos.
  • Algunas zonas que excederían la tolerancia humana se sitúan en Pakistán, el valle del río Indo en la India, el este de China y el continente africano. 
  • Ese límite solo se ha superado un puñado de horas en puntos del Sudeste asiático y Oriente medio, causando infartos e insolaciones. 

Si la temperatura sube dos grados a nivel global, zonas del planeta en las que vive la mitad de la población serían inhabitables para la vida humana, según una nueva investigación científica realizada por la Universidad de Pensilvania, y publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. 

El mundo se encamina hacia un clima desconocido: si las temperaturas globales aumentan un grado o más que los niveles actuales, cada año miles de millones de personas estarán expuestas a un calor y una humedad tan extremos que no podrán refrescarse de forma natural, advierten los científicos en un comunicado, lo cual sería devastador para la salud humana.

Los humanos solo pueden soportar ciertas combinaciones de calor y humedad antes de que sus cuerpos comiencen a experimentar problemas de salud relacionados con el calor, como un golpe de calor o un ataque cardíaco. Desde la era preindustrial los termómetros ya han subido un grado, y el Pacto de París fijo el límite en 1,5.

 

Modelando incrementos temperatura global que oscilan entre 1,5 y 4 grados centígrados —considerado el peor de los casos donde el calentamiento comenzaría a acelerarse—, los investigadores quisieron identificar aquellas áreas del planeta donde el calentamiento conduciría a niveles de calor y humedad que excederían los límites humanos.

En total, se llevaron a cabo 462 experimentos distintos para documentar los niveles combinados de calor, humedad y esfuerzo físico que pueden aguantar las personas sin perder el control de la temperatura central de su cuerpo. Con una humedad del 100%, se sitúa en 31 grados el límite de tolerancia climática de una persona sana y joven. El umbral varía si no se cumplen esas condiciones.

También depende del nivel de esfuerzo y de otros factores ambientales, como la velocidad del viento y la radiación solar. Hasta la fecha esos límites únicamente se han superado durante unas pocas horas seguidas en puntos concretos de Oriente Medio y el Sudeste Asiático.

Zonas que superarían la tolerancia humana al calor y a la humedad

Este mapa de la NASA muestra el cambio global en una medida llamada “índice de clima de incendio” (FWI) predicho por el análisis de un estudio para el año 2045 (rojo: mayor clima de incendio extremo; azul: menos).
Este mapa de la NASA muestra el cambio global en una medida llamada “índice de clima de incendio” (FWI) predicho por el análisis de un estudio para el año 2045 (rojo: mayor clima de incendio extremo; azul: menos).

NASA

Las zonas que superarían los límites de tolerancia humana si la temperatura global sube más de dos grados con respecto a niveles preindustriales acogen a la mitad de la población del planeta. Estas experimentarían olas de calor de alta humedad.

Afectaría a los 2.200 millones de residentes de Pakistán y el valle del río Indo en la India, los 1.00 millones de personas que viven en el este de China y los 800 millones de residentes del África subsahariana. En muchos de estos lugares hay peores condiciones sanitarias y falta de acceso a sistemas como el aire acondicionado. 

Con modelos más pesimistas, una mayor cantidad del planeta se vería afectada: si el mercurio sube tres grados, también se verían afectadas la costa este y el centro de los Estados Unidos, desde Florida hasta Nueva York y desde Houston a Chicago. América del Sur y Australia también experimentarían un calor extremo.

En Al Hudaydah (Yemen), una ciudad portuaria de más de 700.000 habitantes en el Mar Rojo, superaría los límites de tolerancia humanos durante 300 días al año si el planeta se calienta 4 grados centígrados.

De todos modos, esta clase de modelos no suele tener en cuenta los peores y más inusuales fenómenos meteorológicos. "Son buenos para predecir tendencias, pero no predicen eventos específicos como la ola de calor de 2021 en Oregón que mató a más de 700 personas o que Londres alcanzó los 40 grados el verano pasado", destaca Daniel Vecellio, bioclimatólogo y autor principal. 

Entre las terribles consecuencias de estas proyecciones están el enorme éxodo climático o el fallo en las cosechas y el aumento de la inseguridad alimentaria. También un alto índice de muertes: por encima de los umbrales de temperatura y calor, puede producirse provocar agotamiento por calor, insolación y tensión en el sistema cardiovascular que puede desembocar en un infarto. 

Determinados grupos de la población, como los adultos mayores, experimentan más estrés por calor y bastan niveles más bajos para provocar las mismas consecuencias devastadoras. De hecho, el calor ya es el fenómeno climático que mata a la mayoría de las personas en los Estados Unidos.

Eso sí, el peor estrés por calor se producirá en las zonas que no son ricas y en las que se espera un rapidísimo crecimiento demográfico en las próximas décadas.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.