MJN, la startup española que ha creado una aplicación que alerta de las crisis epilépticas para mejorar la calidad de vida de los pacientes

David Blánquez, CEO de MJN.

MJN. 

  • La epilepsia es un trastorno neurológico que sufren más de 400.000 personas en España y cuyas crisis de convulsiones pueden llegar a ser muy peligrosas para los pacientes. 
  • La startup catalana MJN ha desarrollado un sistema para alertar a estas personas de que están a punto de sufrir una crisis. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La epilepsia es un trastorno neurológico que sufren más de 400.000 personas en España y cuyas crisis de convulsiones pueden llegar a ser muy peligrosas para los pacientes. 

La startup catalana MJN ha desarrollado un sistema para alertar a estas personas de que están a punto de sufrir una crisis y ya han levantado 3,3 millones de euros desde que comenzaron en 2014 entre ayudas públicas e inversión privada. 

La oferta es un producto sanitario que lanza una señal de aviso cuando el riesgo de crisis de epilepsia es elevado, a la persona afectada y a sus contactos de confianza.

La startup española que, buscando la cura contra un tumor infantil, podría revolucionar las terapias contra el cáncer

A través del canal auditivo, el sensor desarrollado por la compañía registra la actividad eléctrica del cerebro y lanza un aviso al usuario, que tiene además a su disposición un algoritmo personalizado para su caso. 

El origen personal de MJN: la búsqueda de una familia por mejorar la vida de su hija 

El origen de MJN es personal, según explica su CEO, David Blánquez, en una entrevista con Business Insider España. 

"Mi hija sufre epilepsia desde los 2 años", explica Blánquez. La pequeña era farmacorresistente, lo que implicaba que no todas las crisis eran evitadas con la medicación y la familia vivía en constante preocupación. 

"Son un problema. Te puedes caer en el lavabo, en la escalera... Las personas con epilepsia pueden sufrir lesiones muy graves en la cabeza", explica. 

En 2006, la familia experimentó una época especialmente dura, que llevó a Blánquez a buscar soluciones por su cuenta, ya que, asegura, no había nada en el mercado. 

"Intentamos desarrollar algo que pudiera replicar el comportamiento de los perros de asistencia", explica el CEO, refiriéndose a los animales entrenados para alertar a la persona a la que acompañan de que está a punto de sufrir una crisis epiléptica. 

HumanITCare, la startup de inteligencia artificial para gestionar en remoto a los pacientes que ha explotado durante la pandemia

Sin embargo, no se conoce exactamente el compuesto qué los perros huelen y que les permite avisar de la crisis, por lo que tuvieron que descartar esa vía de investigación. 

En 2012, una información en Londres reveló que se podía hacer un registro de la actividad eléctrica del cerebro a través del canal auditivo y fue el impulso que Blánquez necesitaba para poner en marcha la investigación que desembocaría en 2014 en la creación de MJN y a la que el CEO acabaría dedicándose por entero en 2016. 

La importancia de la prevención en la calidad de vida de los pacientes con epilepsia 

Lo fundamental de MJN es la capacidad de alertar a los pacientes y a los cuidadores de que se avecina una crisis. 

"Sobre todo cuando son pequeños, la epilepsia acaba implicando que estás 24 horas pendiente del niño", asegura Bánquez. 

Cuando los pacientes son más mayores, empiezan a notar el impacto que puede tener la enfermedad en su autonomía y eso repercute en su salud mental. 

El miedo a sufrir una crisis hace que algunas personas no desarrollen su día a día de forma normal y eviten encontrarse en determinadas situaciones que podrían ponerles más en peligro en caso de tener un ataque, como conducir un coche o subir unas escaleras. 

Melio, la startup española que revoluciona el diagnóstico con análisis de sangre directos al consumidor

"El 50% de los pacientes de epilepsia sufre estrés y el 30% depresión y ansiedad fruto de estar en ese vilo constante", lamenta Blánquez. 

Por eso, asegura el CEO, su intención es aportar una mayor calidad de vida. 

El producto se empezará a comercializar pronto y Blánquez apunta al mercado internacional 

A partir de 2016, el equipo trabajo en el desarrollo del producto que tenía la categoría de sanitario y quedó terminado dos años después. 

La empresa se sumergió entonces ene el proceso regulatorio y ha validado el producto en un ensayo clínico con pacientes que prueba que su sistema de inteligencia artificial puede alertar de las crisis con una antelación que, de media, ronda los 7 minutos. 

Ese tiempo puede ser precioso para que una persona busque un lugar más seguro en el que situarse, pida ayuda o sea asistido por otra persona. 

"La aplicación del móvil se conecta al dispositivo mediante tecnología bluetooth y está recogiendo datos cada 30 segundos", explica Blánquez. 

6 startups españolas de salud que los fondos tienen en su radar en 2021

Una vez se emite una alerta, el dispositivo no para hasta que recibe confirmación del usuario, y también puede alertar a cuidadores autorizados. 

"Tiene una sensibilidad del 97% y una tasa de falsas alarmas de 0,37%", describe el CEO de la compañía. 

La startup ya tiene todos los permisos necesarios para la comercialización y pronto empezará a vender de forma directa al consumidor. Un test de idoneidad indicará al interesado si el producto es para él y el equipo de MJN se pone en contacto con el paciente para personalizar el algoritmo a sus necesidades. 

"Es difícil que en los cuadros epilépticos haya dos cuadros similares", explica Blánquez, por lo que cada paciente recibe el dispositivo adaptado a sus necesidades. La idea de MJN es revertir el 10% de las ventas en I+D y el 5% de los beneficios en acción social. 

Según la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo, unos 50 millones de personas padecen epilepsia, lo que la convierte en uno de los trastornos neurológicos más comunes.

El CEO de MJN tiene ya la mirada puesta en el mercado internacional y explica que la compañía ya tiene un preacuerdo con Reino Unido y Holanda para comenzar a vender allí y están cerrando otro en Alemania. 

"También hemos iniciado el proceso con la FDA para poder llevarlo a Estados Unidos", señala. 

LEER TAMBIÉN: Laura Soucek, la investigadora que se lanzó a emprender para acabar con el cáncer: "Hay muchos tratamientos que aspiran a cronificar el cáncer, pero yo quiero erradicarlo"

LEER TAMBIÉN: Lorena Sánchez-Felipe, la investigadora española que persigue una vacuna monodosis que proteja contra el coronavirus a largo plazo

LEER TAMBIÉN: Lola Priego, la joven ingeniera española que ha pasado por Amazon, Facebook e Instagram y ahora ha fundado una startup para revolucionar la idea de la medicina

VER AHORA: Así es como los científicos intentan crear 'telarañas sintéticas' en el laboratorio mientras investigan sus aplicaciones en la medicina moderna