Mmhmm, la app que quiere acabar con las videollamadas "de gente aburrida, sentadas en salas aburridas, hablando de algo aburrido durante una hora"

Imagen de una videollamada hecha con la tecnología de Mmhmm.
Imagen de una videollamada hecha con la tecnología de Mmhmm.

Mmhmm

  • Mmhmm es una app de videollamadas que quiere revolucionar los formatos de comunicación en el trabajo y la escuela.
  • Su CEO, Phil Libin, cofundador de Evernote, asegura que el teletrabajo exige una adaptación en la forma de comunicarse.
  • Cuando te reunes con alguien en persona, afirma Libin, "tiene que ser relevante". 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cualquiera que haya teletrabajado durante los 2 últimos años puede visualizar la imagen en su cabeza: una persona está sentada delante del ordenador, con los cascos puestos, escuchando una reunión de equipo hecha por videollamada en la que el director explica los objetivos a cumplir en el próximo proyecto.

La persona en cuestión no tiene mucho que aportar en esa hora de escucha, y se limita a usar 2 onomatopeyas para asentir cada cierto tiempo, "ahá, ahá", o "mhm, mhm".

Phil Libin, exfundador de la aplicación de notas Evernote y actual CEO y cofundador de All Turtles, un estudio de producto de diseño, se vio tan sumido en esa tediosa actividad como el resto del mundo durante el primer confinamiento de la pandemia, y se ha decidido a cambiar el paradigma con una app cuyo nombre bebe precisamente de esa mínima de interacción de los usuarios, Mmhmm.

Según Libin, cuando el COVID-19 obligó al mundo a trasladar su vida al vídeo, la gente a cargo de estructurar cómo reproducir la nueva realidad, lo hizo siguiendo un diseño esqueumórfico, una técnica en que un objeto retiene estructuras que eran necesarias en los objetos originales. Y aquí estuvo el primer fallo.

"Se pensó, vale, ¿cómo era la antigua realidad? Y llegaron a la conclusión fue que se funcionaba a través de reuniones, pero una reunión consistía en gente aburrida, sentada en una sala aburrida, hablando de algo aburrido durante una hora", sostiene Libin.

"Como ya no se podía estar en la misma sala aburrida por culpa del COVID-19, se pensó, ¿cómo nos mantenemos lo más fieles posibles en el mundo virtual a esa realidad en la que un grupo de gente aburrida está sentada hablando de algo aburrido durante una hora", prosigue.

Y el resultado a esa pregunta, según el CEO de Mmhhm, derivó en la primera generación de video, en Zoom. Libin, no obstante, asegura que el futuro del vídeo no va a seguir para nada este modelo.

A ojos de Libin, va a depender de empresas como Mmhmm inventar un nuevo formato de videollamada que revolucione esta nueva realidad pospandémica, en la que el teletrabajo ha llegado para quedarse, y la forma en que lo plantean "no busca hacer las videoconferencias mejores", sino cambiarlas por completo.

El cofundador y CEO de Mmhmm, Phil Libin.

Mmhmm es a Zoom lo que Twitch a Youtube

Mmhmm es una aplicación de vídeo que puede usarse tanto bajo su propia plataforma como integrada con Zoom, Teams, Webex o Meet para "hacer videollamadas, presentaciones y lanzamientos más atractivos e interactivos".

Gracias a una interfaz dinámica y sencilla, y sin duda gracias al ímpetu de un CEO que ya tiene un amplio recorrido en Silicon Valley, Mmhmm ha obtenido recientemente una financiación de 100 millones de dólares (86 millones de euros) en una serie B liderada por agentes de primer nivel como SoftBank Vision Fund, o Sequoia.

A fecha de septiembre de 2021, la empresa con más de 70 empleados distribuidos en más de 17 países, y esa política "sin oficinas" que Libin implanta en su empresa es la que pretende inculcar al mundo.

Sin oficinas, claro, pero también sin reuniones innecesarias.

"No me importan las conferencias, no estamos intentando mejorar las reuniones en vídeo, ya no nos gustaban cuando eran en persona, así que no queremos coger eso y adaptarlo, ligeramente mejor, a un ordenador, lo que quiero es eliminar las reuniones", afirma Libin.

En opinión del directivo, el mundo ha asumido que el vídeo es una "sustitución pobre" a estar en persona, pero no debería ser así. Para algunas cosas, defiende, el vídeo es mejor que estar en persona.

No estás solo: la sobrecarga de videollamadas durante la pandemia ha sido global, así lo recoge el informe de Microsoft

Phil Libin durante la entrevista realizada en vídeo con Business Insider España.

Dejar la inmediatez para otro momento

Mmhmm plantea la comunicación como un eje de 4 vértices, en persona vs online, y en directo vs grabado.

Bajo este concepto, como ha explicado Libin a Business Insider España, cuando las reuniones en persona y en directo se acabaron, las empresas se dedicaron a llevar este paradigma a la virtualidad, creando este formato tedioso y repudiado por el CEO de la app.

La nueva realidad de modelos híbridos de teletrabajo, no obstante, da la oportunidad de combinar todos los formatos posibles de forma más interactiva, y en ello trabaja Mmhmm.

"Las interacciones en persona son lo más preciado de este mundo, y consideramos que nunca deberías tener una interacción en persona con alguien con quien pasas 2 horas y después piensas, esto ha sido una pérdida de tiempo", explica Libin a Business Insider España.

"¡Eso es una tragedia! Cuando paso eso, es literalmente una tragedia, has destrozado 2 horas del bien más preciado para mucha gente, que nunca van a recuperar", añade.

Para el CEO de la app de videollamadas, "cuando quedas con alguien, debería ser algo especial, habría que tener una gran conversación, compartir buena comida... Tiene que ser relevante".

A veces esas quedadas en persona no pueden darse, y es ahí donde es necesario pasar al costado derecho del eje: en directo pero a través de un formato virtual. Ahí, Mmhmm ofrece filtros y formatos dinámicos entre los que se puede saltar fácilmente, que hacen la conversación más amena. 

La clave, sin embargo, llega cuando se logra que el formato salte a la parte inferior derecha del eje, el que se produce en el punto de encuentro entre el formato online y el grabado.

Mmhmm BI

Para Libin, muchas de las reuniones que se hacen bajo el formato virtual y en directo, "no son un intercambio de información", sino un monólogo.

"Tú y yo no hemos podido viajar para vernos", cuenta Libin a Business Insider España durante la entrevista. "Pero estamos conversando, yo hablo un rato, tú hablas un rato, y así seguimos".

"Pero si piensas lo que hacemos en las reuniones para el trabajo o la escuela [...] una persona está moviendo el ratón mucho, y el resto está está escuchando. Eso no es una conversación, es un sermón", indica Libin.

Cuando eso ocurre, opina el CEO, no debería ser necesario que se usara la comunicación en tiempo real, sino grabada, para que se pueda enviar a la gente y que esta procese el mensaje a su propio ritmo.

Estas empresas han desactivado las notificaciones de Slack y sus empleados no solo son más felices, sino también más productivos

Libin defiende este formato escudándose en que "no todo el mundo tiene que ver un contenido a la misma velocidad", porque eso puede convertirlo en aburrido, ergo, menos efectivo.

Esta idea de trasladar las videoconferencias a un formato asincrónico que no ocupe el espacio de los trabajadores cuando no pueden permitírselo, o no quieran, no se aleja tanto de los boletines semanales que envía cualquier empresa al mail hasta el momento.

Trasladar esta información a un vídeo, por tanto, parece un paso lógico en la dirección en la que están avanzando las tecnologías, donde priman los formatos audiovisuales cortos e interactivos.

"Si solo vas a transferirme información, quiero que lo grabes e igual quiero verlo al doble de velocidad, y poder saltar entre parte y parte", argumenta Libin.

Un enfoque global para el trabajo y la educación

Mmhmm ha ido lanzando actualizaciones paulatinas de sus prestaciones en las últimas semanas, y ahora pretende expandir su alcance lanzando sus servicios, OOO para hacer videollamadas y Mmhmm TV para ver grabaciones, en 12 idiomas, incluyendo el español.

El ámbito de uso de Mmhmm, concede Libin, es el laboral o el educativo, porque es donde "nuestro producto va a darles un beneficio económico significativo", pero el CEO no esconde su ilusión por ver cómo evoluciona el producto.

"Me recuerda mucho a cuando lanzamos Evernote, estábamos intentando dar un nuevo sentido a la productividad permitiendo sincronizar toda la información en distintos dispositivos [...] y lo hicimos posible para todos", recuerda Libin.

"Entonces no sabíamos quiénes eran competidores, quiénes eran socios [...] y nadie sabía exactamente cómo acabaríamos. Aquí es lo mismo, pero creo que somos diferentes al resto porque somos mejores. Nuestro producto es mejor, es más divertido de utilizar... y la forma en que nos diferenciaremos será, continuar siendo mejores".

Para Libin, el "vídeo 2.0" va a ser tan revolucionario como los smartphones, y en esa carrera "quiere ser parte de la conversación que invente este futuro". La revolución, al parecer, será streameada.

Otros artículos interesantes:

Zoom compra por más de 12.400 millones de euros Five9, un proveedor líder de centros de atención al cliente en la nube

Google Meet ya permite que cambies el fondo de la videollamada en el móvil, pero solo si tienes Android

Te recomendamos