Pasar al contenido principal

La tecnología Mobileye logra detectar potenciales peligros mientras circulas y lo hace con una sola cámara

Mobileye 8 Connect
  • Mobileye 8 consigue mediante una sola cámara alertar al piloto de potenciales peligros mientras circula. 
  • Se puede instalar en cualquier coche y tiene un precio de 850 euros. 
  • Supone una ayuda adicional para que conductores, ciclistas y peatones puedan circular con más seguridad por las ciudades.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tal vez no lo sepas, pero si tu coche integra un sistema de alerta por cambio de carril, de frenado de emergencia automático o es capaz de leer las señales de límite de velocidad, es más que probable que ya estés usando tecnología Mobileye.

Mobileye lleva 20 años desarrollando sus sistemas de visión artificial y aprendizaje automático con los que consigue, mediante una sola cámara instalada en el vehículo, detectar todo lo que está sucediendo delante del vehículo para alertarte de potenciales peligros mientras circulas.

Leer más: Este tractor de 1.016 caballos se ha convertido en el más rápido del mundo tras alcanzar más de 241 kilómetros por hora

Su sistema Mobileye 8 Connect, que hemos podido probar en el marco del Smart City Expo World Congress que se celebra estos días en Barcelona, implementa algunas mejoras interesantes en el ámbito de la seguridad vial y la mejora de las infraestructuras de las ciudades.

Un copiloto alerta en el coche

Mobileye 8 Connect

No es la primera vez te hablamos de Mobileye ya que es una de las principales desarrolladoras globales de sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS). Esta empresa ayuda a mejorar la seguridad de los vehículos incorporando un sistema de alertas en las que, en lugar de utilizar centenares de sensores y radares distribuidos por todo el coche, solo necesita una cámara para reducir drásticamente el número de accidentes en ciudad.

No respetar la distancia de seguridad, circular a una velocidad excesiva o no prestar atención a los giros cerca de un paso de peatones son algunos de los accidentes más habituales en entornos urbanos, por lo que Mobileye supone una ayuda adicional para que conductores, ciclistas y peatones puedan circular con más seguridad por las ciudades.

Mobileye 8 Connect

Mobileye consta de dos componentes principales: el dispositivo Mobileye que integra una cámara y el chip EyeQ que procesa toda la información que capta la cámara generando las alertas en caso de riesgo, y un pequeño display llamado EyeWatch en referencia a su parecido con un reloj, en el que se muestran al conductor los distintos tipos de alerta que requieren su atención.

Ambos dispositivos se instalan en el parabrisas en poco más de una hora, por lo que cualquier vehículo puede instalarlo incluso aunque lleve varios años en circulación y su coste aproximado es de unos 850 euros.

Mediante una serie de algoritmos, el sistema es capaz de detectar de forma inmediata a otros coches que circulen junto al vehículo, ciclistas, peatones, señales de tráfico, marcas en la carretera, etc.

Mobileye 8 Connect

En el momento en el que el vehículo circula demasiado cerca del vehículo que le precede, el EyeWatch empieza a indicar en su pantalla los segundos que te separan de una colisión con el vehículo de delante en caso de frenazo brusco, si en lugar de recuperar la distancia de seguridad la acortas, el display te muestra una alerta de riesgo de colisión y emite un pitido de alerta para avisar del riesgo.

Lo mismo sucede con los peatones o ciclistas, indicando su presencia con un icono visual en el display de EyeWatch cuando se encuentran a una distancia razonablemente segura, pero lanzando una alerta al conductor cuando el riesgo de atropello es inminente.

Mobileye 8 Connect

En este mismo dispositivo se muestran las alertas de cambio de carril involuntario (cuando no se ha señalizado con los intermitentes) y la indicación de límite de velocidad que ha “leído” en la señalización vertical.

Todas estas opciones no están orientadas a detener el vehículo en caso de riesgo de accidente ya que no son medidas de seguridad activas como sucede en los coches que ya integran soluciones de Mobileye, sino que se limitan a alertar al conductor para evitar el accidente.

Mayor seguridad para peatones y ciclistas urbanos

Mobileye 8 Connect

Uno de los temas más recurrentes en los distintos stands de la feria Smart City Expo World Congress es la seguridad vial dentro de la ciudad, un espacio en el que no solo deben convivir coches y transporte público de gran capacidad, sino que durante los últimos años se han ido incorporando otros vehículos más vulnerables como bicicletas y patinetes eléctricos. Todo ello, claro está, sin olvidarnos de los peatones.

Mobileye ya ha comenzado a tomar cartas en el asunto haciendo posible la reducción del número de accidentes ocasionados por los abundantes ángulos muertos con los que los autobuses urbanos deben lidiar a diario y que tantos accidentes ocasionan.

Ante determinados giros, el conductor de un vehículo de grandes dimensiones como un camión, autobús urbano o autocar encuentra distintos ángulos muertos en los que no tiene visibilidad sobre determinadas partes laterales del vehículo, lo cual ha sido el origen de no pocos accidentes con peatones, motoristas, ciclistas y usuarios de patinetes que se han visto arrollados por el vehículo mientras realizaba una maniobra de giro.

Mobileye 8 Connect

Con solo instalar una cámara Mobileye similar a la que se utiliza en el frontal de los vehículos, se ha reducido drásticamente el número de incidencias relacionadas con este tipo de accidentes, mejorando la seguridad y la operatividad de las líneas de transporte público que ya montan estos sistemas y también la circulación en las ciudades reduciendo el número de atascos producidos por este tipo de accidentes.

Algunos autobuses urbanos de las principales ciudades de España ya incorporan este sistema de seguridad que ha pasado a ser obligatorio para vehículos de más de 18 metros, y tras su éxito en la prevención de accidentes, algunos ayuntamientos, como el de Barcelona, estudia implantarlo en el resto de su flota de autobuses urbanos.

Ciudades que se adaptan a las necesidades de movilidad de sus habitantes

Mobileye 8 Connect

La optimización de la movilidad urbana es uno de los objetivos de las ciudades inteligentes. Conseguir que la señalización, el equipamiento urbano y las infraestructuras se ajusten a las necesidades reales de los usuarios.

Para ello se necesitarían un gran número de sensores que “tomaran en pulso” a la ciudad constantemente para determinar cuando hay un mayor volumen de tráfico, si las señales de tráfico no están bien ubicadas o hay árboles que dificulten su visibilidad, si hay suficientes farolas o si es necesario crear o cambiar la ubicación de algún paso de peatones.

¿Y si esa red de sensores ya estuviera montada en los transportes públicos y vehículos privados y la ciudad pudiera aprovecharlos para mejorar su movilidad? Mobileye 8 Connect no solo permite reconocer todos los elementos que detecta en su campo visual, sino que también puede convertir todas esas detecciones en metadatos y subirlos a un servidor donde, mediante Big Data, los gestores de la ciudad pueden segmentar y filtrar la información.

Por poner un ejemplo, basta con que distintos vehículos equipados con tecnología Mobileye pasen por un mismo punto y registren frecuentemente aletas por proximidad de peatones, para que el ayuntamiento pueda detectar esa alerta y ubicar un paso de peatones para mejorar su seguridad, o hacer aceras más anchas para mejorar su movilidad.

Lo mismo sucede con la señalización, ya que el sistema proporcionado por Mobileye permitiría a los ayuntamientos ajustar el tiempo de espera en los semáforos a determinadas horas del día en función del tráfico que se detecte desde los registros de los sistemas de Mobileye.

Mobileye 8 Connect

Este sistema ofrece la base de mapeo urbano que el coche autónomo necesitará para moverse en el futuro ya que en este ámbito no solo importa lo que el coche es capaz de detectar con sus propios sensores, si no qué información adicional aporta la infraestructura de la ciudad a estos coches autónomos.

Por ejemplo, planificar las rutas más rápidas, pero también las más seguras para estos coches autónomos no dependen de los sensores montados a bordo, sino que dependen de la información que la propia ciudad ofrece en tiempo real al vehículo autónomo, permitiendo una movilidad urbana más fluida y sin retenciones ni incidencias.

Y además