Pasar al contenido principal

La moda tras el coronavirus: las marcas tendrán menos liquidez y capacidad de compra este invierno y el sector no se recuperará hasta 2021

Personas hacen cola en una tienda en Viena.

REUTERS/Leonhard Foeger

  • La moda levanta la cabeza tras los meses de parón económico y trata de dar salida al stock a través de las rebajas para conseguir liquidez y hueco en los almacenes.
  • Las marcas tendrán menos fondos y una menor capacidad de compra este invierno. Al sector de la moda le costará año y medio recuperarse de la crisis del coronavirus.
  • Pero el pulso de la industria se toma en otros aspectos: desde la gran cantidad de despidos anunciados por Nike a la quiebra de Victoria's Secret o de la histórica Brooks Brothers pasando por la paralización de la producción de Chanel, Hermès o Rolex
  • El canal online duplica sus cifras de facturación tras el confinamiento. Así lo constatan Mango o Tendam, grupo dueño de marcas como Cortefiel, mientras que Desigual sufre las consecuencias de la caída del turismo.
  • El presidente de Moda España, Ángel Asensio, pone de relieve que puede ser el momento de apostar por una moda más sostenible y de producción nacional.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La moda trata de recuperar el aliento tras el parón económico. El comercio, acostumbrado a pensar que un día cerrado es un día irrecuperable en términos de ventas, levanta la cabeza tras el efecto de la demanda embalsada del pasado junio. Un mes en el que experimentó un repunte de las ventas que compensó, en parte, todo lo que los consumidores no compraron durante el confinamiento, explica el presidente de Moda España, Ángel Asensio, en una entrevista con Business Insider.

Las rebajas y promociones agresivas han tratado de dar salida a un stock “que hay que intentar sacar como sea porque necesitas liquidez y hueco en los almacenes para las próximas temporadas”, indica Asensio. “Ya no sólo es que se haya vendido menos que el año pasado sino que se ha vendido con menos margen por las promociones”.

El mes de julio contrajo su facturación respecto al pasado año por unos descuentos mucho mayores. Todo ello redundará en que “las tiendas tendrán menos liquidez y menos capacidad de compra este invierno. Y, si sobró mercancía en las tiendas, se guardará para la primavera-verano de 2021. Nos costará año y medio recuperarnos”, analiza el presidente de Moda España.

A lo que se refiere es que si las marcas de moda venden menos esta temporada, facturarán menos y, por tanto, tendrán menos caja para poder comprar para el siguiente invierno. “Calculamos que el sector se verá afectado con entre un 10% y un 20% menos de ventas este invierno”, estima Asensio. 

Leer más: Las estrategias del 'delivery' para reforzar su red logística y satisfacer la creciente demanda online: de los estrechos márgenes de Glovo a la ciudad mapeada de Greever o las estaciones de entrega de Paack

Hace unos días, la patronal del sector textil, Acotex, apuntaba que las rebajas no han podido mitigar esa caída de las ventas que viene arrastrando el sector durante todo el año. Las ventas de moda cayeron un 22,5% en términos interanuales y parece que las rebajas no consiguen dar salida al stock acumulado.

Sin embargo, en este cómputo cabe tener en cuenta el canal online, resalta Rosa Pilar López, directora del sector textil de la consultora Kantar. “Según nuestros datos, las ventas en el mes de junio cayeron un 18% y, en julio ,un 8%”, dice la experta en una entrevista con Business Insider.  Lo que pone de relieve López es que el canal online duplica sus cifras de facturación tras el confinamiento: “Cuando se abren las tiendas, el online sigue creciendo a ritmos importantes. El consumidor ha accedido a una nueva forma de comprar y se ha quedado”.

Las cadenas de moda se apoyan en el online 

La compra a través de internet crece y lo hacen también el número de compradores y el gasto medio. Así, la experta de Kantar tiene claro que las marcas de moda deberán desarrollar su tienda online y mejorar el trato al cliente en una tienda que visitará con menos frecuencia. “La cadena tiene que intentar que, cuando el consumidor vaya al local físico, se lleve el máximo número de prendas posible”, apunta López. “Es más necesario que nunca tener un buen equipo y dar un buen servicio al consumidor”.

“Convivirán la tienda física y la online. Y el online copará entre un 20% y 30% de las ventas y un 70% serán las ventas presenciales”, estima Asensio. En este sentido, precisamente el grupo dueño de Cortefiel o Women'secret, Tendam, ratifica el considerable aumento del online y que “es una tendencia que continuará en este segundo trimestre, en el que calculamos que se mantenga entre el 30% y el 40% por encima del año anterior”, dice Ignacio Sierra Armas, director general corporativo de Tendam, en una entrevista con Business Insider.

Leer más: Así cambiará el retail, según un exdirectivo de Inditex: tiendas híbridas que se adaptarán a la demanda real de cada zona y actuarán como puntos de distribución del online

Como parte de su propuesta por apuntalar el online, Inditex anunció que cerrará hasta 1.200 tiendas y, de hecho, ya ha empezado por los aeropuertos. Pero el pulso del sector se toma en otros aspectos: desde la gran cantidad de despidos anunciados por Nike a la quiebra de Victoria's Secret o de la histórica Brooks Brothers pasando por la paralización de la producción de Chanel, Hermès o Rolex. Pero, lo que para unos es una crisis, para otros es una oportunidad y el gigante estadounidense Gap, por ejemplo, anunció recientemente que abrirá su primera tienda en España el próximo septiembre. 

El presidente de Moda España cree que esta coyuntura puede llevar a una situación desigual. “Para algunos, esta situación puede ser la puntilla o puede acentuar una necesidad de reestructuración que arrastraba desde antes”, dice Asensio. “Mientras, otros pueden aprovechar para acelerar los planes de expansión”. 

Tendam, el grupo dueño de marcas como Cortefiel o Springfield, estima cerrar el segundo trimestre fiscal —comprendido entre junio y agosto— con una caída en las ventas de entre el 18% y el 25% respecto al mismo periodo del año pasado. "Estas previsiones son válidas si no nos enfrentamos a nuevas situaciones de limitación a la movilidad o confinamiento en los mercados en los que operamos”, matiza el director general corporativo. 

La estrategia del grupo, se apoya en tres pilares: "Impulsando el canal online y la venta telefónica; poner a disposición de los clientes una oferta de producto atractiva, con un punto de diseño y moda al mismo tiempo que cómoda, más sostenible y duradera, algo que los clientes demandan mucho en estos momentos; y con una política de contención de gastos”, explica.

Leer más:Los 100 días que han cambiado Inditex: así ha dirigido Pablo Isla el gigante mundial de la moda durante la tormenta económica provocada por el coronavirus

A otras marcas, sin embargo, les pasa factura la caída del turismo. Un ejemplo es Desigual. Tal como indica López, su sede en la Barceloneta acusa la falta de turistas. Mientras, Mango se desmarca de la estrategia de cierre de tiendas de Inditex para potenciar el online, apuntan fuentes de la compañía a Business Insider.

Fuentes de la empresa catalana apuntan al online como uno de los principales motores de sus ventas, un canal que fue clave durante las semanas de confinamiento, con subidas de hasta el 50%. La empresa contrajo sus ingresos en torno 10% por el coronavirus en sus principales mercados, pero prevé cerrar el año por encima de 2019 al calor del online

El presidente de Moda España subraya que puede ser el momento de apostar por una moda más sostenible y de producción nacional. Se refiere Asensio a que la moda es la segunda industria más contaminante del mundo, después de la petrolera, y lo es por el fast fashion. Así, apela a apostar por la calidad y no por la cantidad y aprovechar la oportunidad para relocalizar, reindustrializar y generar empleo y riqueza nacional.

“Hay una parte que se puede hacer: apostar por recuperar el empleo, el tejido manufacturero y los ciclos de producción más cortos porque, ante tanta incertidumbre, se sabe menos qué se va a llevar y se necesita más margen de maniobra”, señala. “Lo ideal sería una combinación de producción nacional e internacional al 50%. Un punto medio para mantener la competitividad”.

Y además