Pasar al contenido principal

El liderazgo de Moderna en la carrera por la vacuna del coronavirus está menguando: así han recuperado terreno los gigantes farmacéuticos como Pfizer

Moderna
David L. Ryan/The Boston Globe via Getty Images

  • Los competidores están alcanzando a Moderna, que durante meses ha liderado la carrera por una vacuna contra el coronavirus.
  • El gigante farmacéutico neoyorquino Pfizer publicó el miércoles los primeros resultados en humanos de su candidata a la vacuna.
  • Pfizer está usando la misma tecnología de vacunas, llamada ARN mensajero, que Moderna.
  • Pfizer, una farmacéutica de 190.000 millones de dólares, también está planeando iniciar este mes ensayos de eficacia en fase avanzada, el mismo calendario de desarrollo que Moderna. 
  • El mercado de valores pareció reflejar estas dinámicas cambiantes el miércoles. Pfizer y su socio alemán BioNTech vieron aumentar el precio de sus acciones en un 5% y un 7% respectivamente, mientras que las acciones de Moderna bajaron un 6%.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Durante los primeros meses del brote de coronavirus, Moderna no tuvo rival. 

Desde el comienzo de la carrera para desarrollar una vacuna, la biotecnológica de Massachusetts fue líder. El 23 de enero, anunció sus planes para crear una vacuna junto con los investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos. 

Moderna fue la primera compañía en comenzar a probar una vacuna experimental en humanos en marzo y la primera en detallar los resultados en humanos un par de meses después. Cimentó su posición de vanguardia construyendo una vacuna en un tiempo récord, usando una tecnología no probada pero prometedora llamada ARN mensajero.

Los inversores empujaron sus acciones a niveles récord. A pesar de que Moderna no tiene medicamentos o vacunas aprobadas por el gobierno federal, se disparó hasta una valoración de 23.000 millones de dólares, y sus acciones se han triplicado desde el comienzo del año.

Leer más: Qué pasa si no se encuentra una vacuna o un tratamiento eficaz contra el COVID-19: todos los escenarios posibles del desenlace de la pandemia

Pero el paisaje ha cambiado dramáticamente a los seis meses del brote. Hay unas 150 vacunas en desarrollo contra el coronavirus, con 17 candidatos en pruebas en humanos, según la Organización Mundial de la Salud. Y Moderna no está sola con su plataforma genética. Otros cuatro programas que ya están en pruebas en humanos también están usando vacunas de ARNm.

El miércoles, Pfizer demostró lo intensa que se ha vuelto la carrera por una vacuna, publicando los primeros resultados en humanos de su propia vacuna candidata.

El gigante farmacéutico neoyorquino anunció sus planes de investigación la misma semana en que Moderna empezó a administrar dosis a los primeros voluntarios en marzo. Pero con los recursos de un gigante farmacéutico de 190.000 millones de dólares, Pfizer ha alcanzado a Moderna.

El mercado de valores parecía reflejar estas dinámicas cambiantes el miércoles. Pfizer y BioNTech vieron aumentar el precio de sus acciones en un 4% y un 2,4% respectivamente, mientras que las acciones de Moderna bajaron un 5%.

Leer más: Laura Soucek, la investigadora que se lanzó a emprender para acabar con el cáncer: "Hay muchos tratamientos que aspiran a cronificar el cáncer, pero yo quiero erradicarlo"

Pfizer y Moderna tienen plazos de desarrollo igualmente rápidos para las vacunas que utilizan la misma tecnología

Una paciente recibe una vacuna de una paciente de Moderna
AP Photo/Ted S. Warren

Pfizer se ha aliado con BioNTech, una biotecnológica alemana especializada en ARNm, para desarrollar una vacuna que utiliza la misma tecnología que la de Moderna.

Los plazos para los dos programas de vacunas son ahora básicamente los mismos. Tanto Pfizer como Moderna esperan comenzar las pruebas de la etapa final este mes, lo que implica probar las vacunas en miles de voluntarios para ver si funcionan. Si lo hacen, las compañías han dicho que sus vacunas podrían estar listas en otoño para uso de emergencia en cantidades limitadas.

En cierto sentido, Pfizer está por delante de la biotecnológica. Moderna dio una breve descripción de sus datos en mayo, lo que colocó a la compañía en el blanco de las críticas por haberlos publicado a través de "un comunicado de prensa". Mientras que el CEO Stéphane Bancel dijo que los datos serían publicados pronto por el NIH, eso aún no ha sucedido.

El lanzamiento de Pfizer fue acompañado por un artículo científico, aunque una versión que aún no ha sido revisada por otros científicos o publicada en una revista.

Leer más: La ciencia apuesta por probar una vacuna que lleva décadas en el mercado para luchar contra el COVID-19: "Hay una reserva de millones de dosis y es muy barata de fabricar"

Dados los limitados datos revelados, la vacuna de Pfizer podría ser "más potente" que la candidata a la vacuna de Moderna, dice el analista de SVB Leerink, Geoffrey Porges, en una nota del miércoles a los inversores. Asegura que era difícil sacar conclusiones aún, dada la naturaleza preliminar de los primeros datos. 

El analista de Jefferies Michael Yee también dice que los resultados de Pfizer "son consistentes y al menos tan buenos (o más altos)" que la descripción de Moderna.

Ahora mismo no es nada seguro que ninguna de las dos vacunas funcione. Estas pruebas de la etapa inicial están diseñadas para medir si las vacunas son seguras para que las personas las reciban y si generan una respuesta del sistema inmunológico del cuerpo. Las vacunas requieren ensayos masivos para determinar si pueden prevenir infecciones o enfermedades.

Para estar seguros, los ejecutivos de las compañías en la carrera por las vacunas han enfatizado que se necesitará más de una vacuna. Se espera que cualquier esfuerzo que culmine con éxito se enfrente una demanda global que superará la oferta.

AstraZeneca, otro gigante farmacéutico que empequeñece a Moderna, también está trabajando en una vacuna y espera tener una lista en otoño para su uso de emergencia. 

Leer más: La otra cara del desarrollo de la vacuna contra el coronavirus: qué sucederá con la patente y cómo puede España garantizar su acceso a toda la población

¿Podría haber un nuevo líder en el sprint de la vacuna? 

El próximo desafío al que se enfrentan Pfizer y Moderna es inscribir hasta 30.000 personas en ensayos clínicos masivos a partir de este mes.

Para registrar rápidamente a tantos voluntarios, las compañías necesitarán trabajar con docenas, si no cientos, de sitios de prueba alrededor del mundo.

En ese espacio, Pfizer parece tener una ventaja. Como uno de los mayores fabricantes de vacunas, llevar a cabo la logística de un gran ensayo global no es nada nuevo para Pfizer. En una reunión con los inversores, la jefa de investigación y desarrollo de vacunas de Pfizer, Kathrin Jansen, estimó que podría llevar tan solo cuatro semanas para inscribir a todos los voluntarios que se necesitan para la última etapa del ensayo.

Moderna, por otro lado, se está adentrando en aguas inexploradas. Desde su fundación en 2010, la compañía aún no ha llevado ningún medicamento hasta un estudio de fase tres.

De hecho, la compañía ha sido penalizada en Bolsa después de que STAT News revelase que la compañía iba a posponer la siguiente fase de su ensayo. 

Ambas compañías están trabajando con el gobierno de Estados Unidos como parte de la Operación Warp Speed, una iniciativa para tener 300 millones de dosis de una vacuna segura y efectiva para enero. Aún no está claro cuánto apoyo brindará este programa a los ensayos de la fase final. 

Y además