Pasar al contenido principal
LOGO KYMCO

Así son los protocolos anti-contaminación en las grandes ciudades y esta es la respuesta de la moto

En colaboración con KYMCO

moto_ciudad_kymco_movilidad
  • Madrid, Barcelona y otras urbes ahondan cada vez más en la limitación de uso del vehículo privado.
  • Las restricciones de circulación incluyen vetos tanto permanentes como los derivados de episodios de alta contaminación.
  • La motocicleta aumenta la posibilidades de estacionamiento.
  • Los scooters, una de las mejores opciones para moverse en las localidades más pobladas.

La movilidad es uno de los grandes caballos de batalla en las ciudades de mayor tamaño. No es un asunto nuevo, puesto que la búsqueda de soluciones lleva años en el debate político, organizativo y ciudadano. De hecho, en algunos núcleos poblacionales son evidentes los cambios en el funcionamiento y hasta en la estructura de los mismos.

Las principales urbes nórdicas y otras europeas fueron pioneras en ese sentido. Tras Oslo, París, Berlín, Copenhague o Londres, a otras como Madrid o Barcelona no les ha quedado más alternativa que seguir caminos similares. Los argumentos son casi siempre los mismos: cuidar de la salud de los ciudadanos y reducir la contaminación para ayudar en el objetivo anterior y lograr otras mejoras, así como facilitar el desenvolvimiento de los peatones, del transporte público y de medios de locomoción alternativos, por ejemplo, las bicicletas eléctricas, las motocicletas o los vehículos ecológicos. Se trata, en definitiva, de hacer las grandes ciudades más habitables y funcionales.

Limitación de uso del vehículo privado en las ciudades

La primera medida más habitual que adoptan las autoridades municipales es incrementar la peatonalización de los cascos urbanos; a continuación, la aprobación de planes de calidad para el aire; y, finalmente, la limitación de uso del vehículo privado en el centro de las ciudades, hasta llegar incluso a su eliminación.

En ese escenario, la moto se presenta como una alternativa no sólo en movilidad pura y dura -ya que el margen que permite es obviamente mayor que el del coche tanto en desplazamientos como en aparcamiento- sino también en cuanto a las restricciones municipales de circulación en las grandes ciudades, que son menores para estos vehículos a dos ruedas. En este sentido, una moto urbana te permitirá entrar en la ciudad cuando los coches no puedan.

Protocolos de acceso a las grandes ciudades españolas: Madrid, Barcelona, etc.

De todas formas, para que te sitúes Madrid, Barcelona, Sevilla, Gijón, Valencia, Zaragoza, Valladolid o Murcia, entre otras, son urbes que cuentan con protocolos para escenarios de alta contaminación. Otras se unirán a éstas progresivamente. Sin embargo, pocas los han puesto en práctica por el momento. De hecho, las limitaciones de tráfico para el vehículo privado se han dado hasta ahora, sobre todo, en Barcelona y Madrid.

Las restricciones que impone Madrid Central

La gran Área de Prioridad Residencial (APR), más conocida como Madrid Central, incluye la calle Alberto Aguilera, la glorieta de Ruiz Jiménez, la calle Carranza, la glorieta de Bilbao, la calle Sagasta, la plaza de Alonso Martínez, la calle Génova, la plaza de Colón, el paseo de Recoletos, la plaza de Cibeles, el paseo del Prado, la plaza de Cánovas del Castillo, el paseo del Prado, la plaza del Emperador Carlos V, la ronda de Atocha, la ronda de Valencia, la glorieta de Embajadores, la ronda de Toledo, la glorieta de la Puerta de Toledo, la ronda de Segovia, la cuesta de la Vega, la calle Mayor, la calle Bailén, la plaza de España, la calle Princesa y la calle Serrano Jover.

A esas vías no pueden acceder los vehículos sin distintivo ecológico, es decir, los automóviles diésel anteriores a 2006 o los gasolina fabricados de forma previa al 2000. Sólo están autorizados si están empadronados, son invitados -hasta 2020- o poseen una plaza de aparcamiento privado. Esos vehículos tendrán prohibida la circulación por el conjunto del término municipal a partir de 2025. También tienen libre acceso las personas con movilidad reducida y las motos y los coches eléctricos e híbridos.

En cuanto a los vehículos con etiqueta B o C, pueden circular por Madrid Central si estacionan en un garaje privado o en uno público por tiempo ilimitado o estar invitado por un empadronado. 

Kymco en ciudad

¿Cómo afectan las limitaciones de circulación a las motos?

Lo expresado hasta el momento para los coches es algo más laxo para las motocicletas. Si estás empadronado, de nuevo, no hay limitaciones. Si no eres residente, y tienes una moto con etiqueta B o C, puedes entrar en Madrid Central de 7:00 a 22:00 horas. Fuera de ese horario, debe ser para aparcar en una plaza privada, en un aparcamiento de uso público o en reserva de estacionamiento no dotacional.

Eso sí, salvo las motos que se destinen a prestar servicios de mensajería y reparto, que puede acceder hasta las 23:59 horas. Los ciclomotores, por su parte, quedan fuera de las limitaciones.

¿Quién no puede circular en Barcelona?

Los vehículos afectados en la Ciudad Condal son los mismos que en Madrid: turismos de gasolina que ya circulaban antes del año 2006 y los diésel matriculados de manera previa al ejercicio de 2000. Esos vehículos -los más contaminantes- no podrán circular por ciertas zonas céntricas de Barcelona los días laborables de lunes a viernes, de las 7.00 a las 20.00 horas, a partir del 1 de enero de 2020. Cinco años después, tendrán el paso vetado al conjunto de los municipios que integran el área metropolitana en horarios pendientes de determinar.

La Zona de Bajas Emisiones del ámbito Rondas de Barcelona incluye el término municipal excepto el barrio de Vallvidrera-el Tibidabo-les Planes, la Zona Franca Industrial y algunos ámbitos de Sant Adrià de Besòs, L'Hospitalet de Llobregat, Esplugues de Llobregat y Cornellà de Llobregat.

Cuándo no está permitido circular en Madrid y Barcelona

Además de las restricciones de carácter permanente, existen ciertos episodios de contaminación en los que la circulación se encuentra igualmente limitada. El criterio depende, básicamente, de dos factores: el dióxido de nitrógeno (NO2) y la previsión meteorológica.

Episodios de contaminación en Madrid

En Madrid hay establecidos cinco escenarios en función de la gravedad de la tesitura. En lo que se refiere a la circulación, en el primero sólo se contempla la reducción de la velocidad. En los demás, queda como sigue.

Escenario dos:

  • Prohibición de la circulación en el interior de la M30 y por ella a los vehículos a motor, incluidos ciclomotores, que no tengan distintivo ambiental de la DGT.
  • Prohibición del estacionamiento en las plazas y horario del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) a los vehículos a motor que carezcan de distintivo ambiental y a los clasificados C o B.

Escenario tres:

  • Prohibición de la circulación en todo el término municipal a los vehículos a motor, incluidos ciclomotores, que no tengan distintivo ambiental de la DGT.
  • En cuanto al estacionamiento, igual que en el caso anterior.

Escenario cuatro:

  • A las dos medidas del nivel precedente, se une la prohibición de la circulación en el interior de la M30 y por ella también a los clasificados como B.

Escenario cinco:

  • La prohibición de circular se extiende a todo el término municipal también para los clasificados C o B, así como se añade la limitación para aparcar a los clasificados como ECO.

Episodios de contaminación en Barcelona

En cada escenario declarado por la Generalitat de Catalunya, el Ayuntamiento pone en marcha el protocolo municipal de actuaciones, que prevé una serie de medidas adaptadas a cada caso. En este caso son dos escenarios, siendo el primero de aviso preventivo y que no afecta al sistema de circulación habitual. En la segunda, en la fase episodio, se incrementa el coste en el aparcamiento regulado y sólo se permite la circulación a los vehículos menos contaminantes dentro de la Zona de Bajas Emisiones del ámbito Rondas de Barcelona.

Las motos y los episodios de contaminación

En el caso de Madrid las motocicletas quedan incluidas en las restricciones que se imponen a los vehículos a motor, ya explicadas. En Barcelona, desde el 1 de diciembre de 2018 las motos y ciclomotores sin etiqueta ambiental no pueden circular en episodios de contaminación por NO2. Se trata de los vehículos ligeros anteriores a Euro 2, matriculados antes de 2003. Para las motos más modernas no opera esa limitación y, para las eléctricas, el rango de opciones es mayor, como se ha indicado.

Kymco como solución a los problemas de movilidad
Kymco

Cómo se gestiona la movilidad en otras ciudades: Bilbao, Valencia, Málaga...

Los programas de protección del medio ambiente o de mejora de la movilidad no son exclusivos de Barcelona o Madrid. Sin embargo, la escala, la intensidad y la excepcionalidad de las medidas que en ellas pueden darse no tiene parangón en otras ciudades. Ni la contaminación que en estas últimas se registra ni el número de habitantes con el que cuentan, requieren por ahora actuaciones de tal calibre.

De este modo, las limitaciones permanentes de acceso para vehículos privados a determinados barrios céntricos no se da en otras urbes de una forma siquiera similar. Sí que existen en Málaga, Valencia, Sevilla, Zaragoza o Bilbao, entre otros, un puñado de calles en sus respectivos cascos viejos o zonas antiguas que son semipeatonales o con ciertas restricciones de acceso. Sin embargo, se trata de un estatus adoptado hace tiempo y no como consecuencia de los más recientes 'arreones' en políticas de movilidad, que se han dado en Madrid y Barcelona en los últimos tres años.

Aunque no sea razonable hacer una comparación tanto por las dimensiones como por las demandas internas que tienen, dos casos curiosos -de un éxito notable en cuanto a gestión de la movilidad- los representan Pontevedra y Toledo. La ciudad gallega lleva dos décadas aplicando medidas para contener el tráfico privado, lo cual ha supuesto cambiar los hábitos de los pontevedreses, que han 'aparcado' el coche: apenas hay víctimas mortales por accidentes o atropellos.

Por su parte, en Toledo, que tiene unas necesidades particulares por la cantidad de visitantes que recibe su rico centro histórico, los responsables municipales están apostando por un futuro peatonalizado. Filosofía que también subyace en la monumental Granada.

Programas puntuales de contención

Por el contrario, los planes por contaminación episódica o ciertas medidas que no supongan la limitación de acceso ya funcionan en grandes ciudades o de tamaño medio. El panorama se encuentra de la siguiente manera:

  • Resulta prácticamente imposible encontrar una ciudad europea -o incluso a escala global- cuya velocidad máxima sea inferior a la vigente en Bilbao desde mediados del año pasado: 30 kilómetros por hora. Algunas la igualan, pero es muy complicado rebajarla. Además, esa restricción de velocidad -que, lógicamente, va acompañada de sanciones en caso de incumplimiento- afecta al 87% del municipio, siendo 50 kilómetros por hora el límite tope en el 13% restante de las calles de la capital vizcaína. En un futuro, de ser necesario, el Ayuntamiento de Bilbao controlará el acceso a vehículos al centro en episodios de alta contaminación.
  • Las limitaciones de acceso a las principales ciudades de Euskadi para vehículos privados podrían llegar en el futuro, ya que el Gobierno vasco expresó hace unos días su intención de aplicar restricciones en ese sentido a partir de 2025.
  • El Plan de Movilidad Sostenible de Málaga, que se desarrollará en tres periodos con un horizonte hasta el 2035, incluye medidas para la mejora de la calidad del aire en los municipios con una población superior a 100.000 habitantes. Aunque no es una prioridad acuciante, dado que los niveles de contaminación son bajos, tal y como aseguran desde instancias municipales.
  • En Castellón, Tarragona, Valencia y Murcia, aunque han vivido momentos de cierta importancia en este ámbito, y en contadas ocasiones han activado mecanismos anticontaminación, no se han dado restricciones en la circulación.
  • El Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Zaragoza contempla restringir el tráfico rodado en caso de alta contaminación; circunstancia que hasta el momento no ha ocurrido.
  • El caso de Sevilla es parecido, ya que cuenta con un protocolo de actuación ante episodios de contaminación del aire desde septiembre de 2018, pero todavía no ha sido activado.
  • El Ayuntamiento de Valladolid cerró al tráfico el centro de la ciudad a finales de febrero de manera excepcional. Fueron varios días de restricciones en un horario de 8:00 a 22:00 horas por los altos niveles de contaminación registrados.
  • El Principado de Asturias activó el primer nivel de su protocolo en esa misma época en sus tres grandes ciudades: Avilés, Oviedo y Gijón. Ello supuso restricciones al tráfico, tales como limitar la velocidad a 90 kilómetros por hora en las autovías y el veto a la circulación de camiones. La primera de esas localidades representa un caso curioso, dado que, a pesar de tener una población mucho menor que otros municipios, presenta niveles de contaminación considerables. El motivo se debe a su actividad industrial pasada y presente.
  • La importancia del turismo en Mallorca supone que, por ley, todos los coches de alquiler deberán ser eléctricos en 2030 y, desde 2020, tendrán que aumentar un 10% su flota de ecológicos. Formentera, por su parte, ya limita la entrada a la isla de coches y motos contaminantes.
  • El conjunto del archipiélago va en la misma línea, puesto que el Gobierno de Baleares vetará la entrada de los diésel en 2020.

Con todo, sea por la moda de apuntarse al cuidado del medio ambiente o por necesidades reales, la tendencia generalizada es hacia una limitación del tráfico rodado, aunque todavía sin la excepcionalidad que se da en Madrid y Barcelona.

No olvides que todos los vehículos a motor (incluidas, por tanto, motocicletas) que accedan, circulen o estacionen en el término municipal de diversas grandes ciudades, por ejemplo Madrid, y que puedan disponer de distintivo ambiental conforme a la normativa estatal (0 Emisiones, ECO, C y B, es decir, todos los de gasolina matriculados antes del año 2000 y los diésel anteriores a 2006) deberán llevarlo visible a partir del próximo 24 de abril.

La propuesta de KYMCO

Precisamente para dar solución a los problemas de movilidad en las ciudades está pensada la gama completa de scooters que tiene KYMCO en el mercado. Puedes optar por hasta 7 modelos por debajo de los 125 centímetros cúbicos:

  • Una moto urbana como la KYMCO Agility City 125 te permitirá entrar en la ciudad cuando los coches no puedan.
  • El KYMCO Miler 125, que también resulta muy manejable y ágil, aunque también destaca por la eficiencia de su motor, que cumple con la exigente normativa Euro 4, reduciendo tanto el consumo como las emisiones.
  • El scooter KYMCO Grand Dink 125 ABS, que sobresale por su seguridad y fiabilidad al incorporar un avanzado sistema de frenos, un potente doble faro delantero con bombillas de alto rendimiento y un piloto LED trasero que lo hacen extremadamente visible, así como neumáticos dinámicos que permiten mejor agarre al asfalto.
  • El KYMCO Gran Dink 125i ABS, que es uno de los modelos incluido en el novedoso Plan Dúo, que permite un sistema de financiación que comienza con una cantidad fija durante las 35 primeras cuotas, sin entrada, para después optar por un pago único u otras 25 mensualidades. A gusto del comprador.
  • A esos cuatro scooters se incorporan otros tres nuevos: el KYMCO Like 125, el KYMCO Filly 125 y el KYMCO People S 125.

Cabe recordar que, si tienes el carné de coche, puedes conducir motos de hasta 125 centímetros cúbicos. Eso sí, siempre que no superen una potencia de 11 kilovatios, que hayan transcurrido más de tres años desde que te sacaste el permiso de circulación B y que el vehículo carezca de sidecar. Asimismo, con el carné de coche tienes derecho a llevar motos de tres ruedas homologadas sin que haya limitación de potencia alguna.

Si quieres más potencia, KYMCO te ofrece cuatro opciones igualmente versátiles y atractivas:

A esas 11 propuestas se agrega otra novedad enfocada al uso profesional: el KYMCO Agility Carry 125.

Más allá de las preferencias de cada cual respecto a los modelos, y dado que a los vehículos eléctricos les queda aún un largo camino por recorrer en cuanto a las infraestructuras que son necesarias para su funcionamiento, lo que está claro es que en el momento actual el scooter es la mejor solución ante los problemas de movilidad.