Motorola Edge 30, un móvil con peso pluma en la gama media, una excelente pantalla y gran fluidez

Motorola Edge 30.
Motorola Edge 30.

Abraham Andreu

Motorola, la división de móviles de Lenovo, ya presentó hace algunos meses el Edge 30 Pro, un terminal muy ligero y con un apartado fotográfico bastante competente, dirigido a creadores de contenido.

Más tarde, presentó la versión de gama media, con algunos aspectos que recuerdan a su hermano mayor, como el diseño, la pantalla y la fotografía de sus cámaras traseras. Ello se traduce en que, tanto los aciertos como los errores, se traspasan a la versión de gama media.

La compañía es conocida por haber lanzado algún terminal de gama media bastante solvente, como el Motorola g71 5G, muestra de su músculo tecnológico. A este se unen modelos como el novísimo Moto g82 5G.

Samsung, Xiaomi y Motorola compiten por ser los primeros en desarrollar un móvil con sensor de 200 megapíxeles

En resumen, este terminal cuenta con un diseño ya propio de Motorola, con el logo de la compañía en la parte central trasera, aunque recordando de nuevo todas las huellas, como en la versión Pro.

He probado durante algunas semanas el Motorola Edge 30 y, por adelantar algunas conclusiones, su hermano mayor no tiene casi nada que envidiarle. Continúa leyendo para conocer a fondo el terminal...

El Motorola Edge 30 supera en ligereza a la mayor parte de los compactos, una característica que convierte al terminal en uno de los más comodos, con tan solo 155 gramos.

Motorola Edge 30.

Lo primero que destaca del Motorola Edge 30 es su ligereza, un apartado en el que la compañía lo ha bordado, con un peso de tan solo 155 gramos –menor incluso que algunos compactos bastante más pequeños–.

En cuanto a sus medidas, son perfectamente adecuadas a este peso –159,38 x 74,236 x 6,79 milímetros–. Al jugar o utilizar el terminal en horizontal, tanto el peso como sus medidas, lo convierten en un móvil perfecto para pasar horas con él.

Motorola Edge 30.

Sin embargo, no se puede esperar mucho del diseño trasero, con un acabado mate realmente bonito –este color es el Meteor Grey–, aunque de plástico (PMMA). Al tocarlo, las huellas son difíciles de eliminar.

Por lo general, el apartado de las huellas puede quedar a un lado gracias a la comodidad que aportan su peso y medidas, uno de los mejores terminales que se pueden conseguir en este sentido.

Cuenta con 5G y wifi 6, lo cual lo convierte en un móvil veloz, aunque se lector de huellas tarda algo en responder.

Motorola Edge 30.

En la versión Pro del Motorola Edge 30, la compañía optó por situar el lector de huellas en un lateral, algo que ha corregido en esta versión de gama media. En este caso, el lector de huellas se sitúa bajo la pantalla, en la parte inferior.

Durante la mayor parte del tiempo, he notado que al lector le cuesta reconocer la huella y se demora alrededor de un segundo. Es cierto que no es mucho tiempo, pero esto puede afectar a las demás características, como su tasa de refresco, de la que hablaré más adelante.

Por lo demás, no se puede reprochar nada en el ámbito de la conectividad al Motorola Edge 30: cuenta con NFC, desbloqueo facial, wifi 6 y 5G. Estos 2 últimos apartados piezas clave para el magnífico rendimiento del terminal.

Aun así, no incluye entrada para auriculares minijack, pero el puerto de carga es USB de tipo C. Recuerda que, en este caso, no podrás cargar y escuchar música a la vez, a no ser que utilices auriculares inalámbricos.

Motorola apuesta todo a su pantalla, el aspecto más 'premium' del Edge 30: panel AMOLED de 6,5 pulgadas y tasa de refresco de hasta 144 Hz.

Motorola Edge 30.

Motorola lo ha apostado todo a la pantalla del Edge 30, con un panel AMOLED de 6,5 pulgadas, resolución FHD+ (2.400 x 1.080 píxeles) y relación de aspecto de 20:9. Esto se traduce en gran calidad de visionado y un aprovechamiento de la pantalla del 91,4%, un porcentaje muy cómodo.

En cuanto al brillo, la pantalla del terminal se ve perfectamente en entornos con mucha luminosidad.

Aunque sin duda alguna el mejor apartado de la pantalla es su tasa de refresco de 144 Hz. Esta es capaz de transportar la ligereza del terminal en diseño al interior.

Hay pocos dispositivos que sumen dicha tasa de refresco –y menos aún en la gama media–, aunque a mí me ha resultado muy acertada en 2 escenarios: el apartado de videojuegos y la rapidez al desplazarme entre aplicaciones.

La tasa de refresco, inevitablemente, afectará al consumo de batería y, para ello, puedes adaptar esta a tus necesidades, un apartado que curiosamente no permiten todos los dispositivos.

Es perfecto para videojuegos: su procesador Snapdragon 778G+ se complementa a la perfección con su tasa de refresco, provocando mayor fluidez al jugar.

Motorola Edge 30.

Para complementar su acertada tasa de refresco, el Motorla Edge 30 añade un procesador Qualcomm Snapdragon 778G+ 5G, con RAM de 8 gigabytes y 256 gigabytes de almacenamiento interno, lo que lo convierte en un terminal muy potente en videojuegos.

Además, dispone de Gametime, una herramienta muy cómoda para seleccionar si prefieres batería o rendimiento –algo que tendrás que elegir–. Puedes escoger la tasa de refresco, el modo de alto rendimiento, el brillo o el sonido, entre otros.

Personalmente, me hubiera gustado que, en lugar de ser una esfera siempre presente en pantalla, se pudiera esconder en una barra lateral –algo casi imprescindible en los terminales gaming–.

En mi caso, he jugado a Brawl Stars, Roblox y FIFA Mobile. Aunque en el primero he tenido problemas de conexión, por lo general el rendimiento ha sido absolutamente maravilloso –y la tasa de refresco se hace notar–. Aunque la batería, desgraciadamente, acaba resentida.

Finalmente, en cuanto a su sistema operativo añade Android 12 y no llega con aplicaciones innecesarias, el denominado bloatware, aunque sí con las propias de Motorola para sacarle mayor rendimiento al dispositivo.

La batería de 4.020 mAh puede aguantar hasta un día entero con una rutina normal, aunque al activar los 144 Hz de tasa de refresco la duración se resiente.

Motorola Edge 30.

Como he mencionado anteriormente, la tasa de refresco tiene sus inevitables consecuencias sobre la batería. Con los 144 Hz activados y jugando a videojuegos, el Edge 30 puede aguantar casi una jornada completa.

De nuevo, tendrás que elegir entre la fluidez de su alta tasa de refresco y la duración de la batería. Por ello, puedes adaptar esta misma desde los 60 Hz hasta los 144 Hz. Por lo general, su batería de 4.020 mAh es más que suficiente.

Por el lado de la carga, cuenta con TurboPower de 33 W. Esto se traduce en que para llegar al 100% de la batería necesitarás al menos una hora. Sin embargo, en media hora podrás tener alrededor del 65%, en caso de que lo necesites rápidamente.

El Motorola Edge 30 integra altavoces estéreo con Dolby Atmos, una cualidad excelente que casa genial con su pantalla, para una experiencia multimedia realmente cómoda.

Motorola Edge 30.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención del Motorola Edge 30 es la gran calidad del sonido, un aspecto que hace que la experiencia multimedia sea excelente, junto a la pantalla ya comentada.

El terminal cuenta con sistema de altavoces estéreo y con Dolby Atmos. Y logra a la perfección que el sonido sea envolvente. En ciertos terminales, al acercar el oído al altavoz, se nota por dónde sale el sonido. En el Edge 30, el sonido parece llegar desde todos los lados.

Finalmente, el volumen máximo es más que suficiente y parece no repercutir sobre la calidad y la nitidez del sonido.

Sus cámaras traseras son idénticas a la versión Pro, un punto que se agradece, aunque el apartado fotográfico en la frontal no deja buenos resultados.

Motorola Edge 30.

Algún punto a mejorar tenía que tener el Motorola Edge 30. Su triple cámara trasera es idéntica a la versión Pro, con lentes bastante competentes, aunque en su cámara frontal la calidad se ve resentida.

En cuanto a la configuración de sus cámaras, el Motorola Edge 30 cuenta con:

  • Sensor principal de 50 megapíxeles, con valor de apertura f/1.8.
  • Ultra gran angular de 50 megapíxeles (con campo de visión de hasta 118 grados), con valor de apertura f/1.5.
  • Sensor de profundidad de 2 megapíxeles, con valor de apertura f/2.4.
  • Cámara delantera de 32 megapíxeles, con valor de apertura f/2.25.

Como digo, su cámara es bastante competente. Aquí te muestro algunos resultados en diferentes escenarios.

Su gran angular me ha resultado bastante buena, con un campo de visión muy aceptable, aunque como suele ser común los objetos se deforman en algunos puntos.

Motorola Edge 30.

Con 1x y 2x el zoom es muy solvente, incluso pudiendo llegar a apreciar los ladrillos del edificio en la parte más alejada de la imagen...

Motorola Edge 30.

... Aunque con 5x y 10x la escena aparece casi difuminada por completo.

Motorola Edge 30.

En cuanto al retrato en la trasera, he notado que difumina el entorno de la cara, como los pelos de la barba o las orejas.

Motorola Edge 30.

Esto mismo sigue ocurriendo en su cámara frontal, aunque el modo retrato se desenvuelve bien por lo demás.

Motorola Edge 30.

Su modo macro reconoce a la perfección los objetos que hay en escena, cambiando el foco de forma automática al acerca la cámara. Y refleja una calidad óptima.

Motorola Edge 30.

Con oscuridad, la cámara pierde bastante calidad y deja zonas borrosas, aunque con la visión nocturna se solucionan en parte los errores en el brillo y el color.

Motorola Edge 30.

En cuanto a vídeo, graba bastante bien incluso escenas en movimiento, sin efecto borroso, una grata sorpresa.

VIDEO

Motorola Edge 30: vídeo cámara trasera

Aquí te dejo algunas imágenes que he tomado con el Motorola Edge 30...

Motorola Edge 30.


Motorola Edge 30.
Motorola Edge 30.
Motorola Edge 30.
Motorola Edge 30.
Motorola Edge 30.
Motorola Edge 30.
Motorola Edge 30.


Motorola Edge 30.
Motorola Edge 30.

El Motorola Edge 30 es uno de los móviles más ligeros que encontrarás en el mercado, teniendo como puntos más fuertes su pantalla, el sonido y el rendimiento, aunque no es lo mejor si buscas un buen desempeño en la cámara frontal.

Motorola Edge 30.

En definitiva, el Motorola Edge 30 es un móvil perfecto para quienes busquen un terminal ligero y con una tasa de refresco envidiable en la gama media. Además, a ello se une otro de sus puntos fuertes: su pantalla.

Está disponible en la web de la compañía por un precio de 399,99 euros, en parte justificado por la suma entre diseño y rendimiento, aunque no por su cámara, aunque se defiende bastante bien.

En resumen, la alternativa perfecta a la versión Pro, para quien prefiera ahorrar un poco de dinero con casi las mismas prestaciones.

Otros artículos interesantes:

El Motorola G8 Power Lite es un smartphone con triple cámara y más barato que un Xiaomi

Motorola Defy, el móvil resistente que viene a conquistarte a base de diseño y certificados militares

Samsung, Xiaomi y Motorola compiten por ser los primeros en desarrollar un móvil con sensor de 200 megapíxeles

Te recomendamos