Pasar al contenido principal

MoviePass, la startup dispuesta a ser el 'Netflix del cine' cada vez más cerca de la quiebra

MoviePass al borde de la quiebra
Flick/ Gaurav Kumar

A punto de cumplirse el primer aniversario desde que MoviePass lanzara su tarifa plana para el cine por menos de 10 dólares mensuales la empresa está lejos de tener motivos de celebración.

La compañía estadounidense, que nacía para convertirse en el 'Netflix del cine', decidía revolucionar las taquillas del séptimo arte ofreciendo la posibilidad de ir al cine de manera casi ilimitada, por un precio de 9,95 dólares al mes. Aquello sucedía en agosto de 2017 y desde entonces mucho se ha hablado de su modelo de negocio y su sostenibilidad.

Un año después, aquellos que profetizaban la caída de la empresa parecen estar cada vez más cerca de tener razón.

La compañía cerraba el servicio temporalmente el jueves pasado por no disponer de fondos y se veía obligada a solicitar prestados 5 millones de dólares para reiniciarlo de nuevo. A esto se le suman constantes desplomes en bolsa que llegaban incluso a hacer peligrar su estancia en Nasdaq debido a sus dificultades para operar por encima de lo establecido. Sus acciones cotizan a 0,11 dólares estos días, mientras que el pasado octubre superaban los 6.000 dólares.

Además, durante esta semana la empresa anunciaba subidas de tarifa. En los próximos 30 días el servicio pasará de los famosos 9,95 dólares a costar 14,95 dólares. Algo que se suma a las sucesivas restricciones que se están incorporando al servicio. Primero se negó la posibilidad de acudir dos veces el mismo día al cine. Después se eliminó la posibilidad de ver varias veces la misma película.

Leer más: Netflix estaría planeando comprar sus propios cines

El pasado lunes su CEO, Mitch Lowe, confirmaba además que la aplicación dejaría de ofrecer los principales estrenos semanales de Hollywood. Unas medidas que tienen como objetivo reducir los gastos mensuales en un 60%, de la compañía que hoy en día vale menos de 250.000 dólares en bolsa.

Con usuarios e inversores dándoles la espalda, los únicos que hoy creen que MoviePass es un unicornio en potencia parece ser la propia empresa. Así lo ha dejado claro Helios y Matheson Analytics, la empresa matriz, en un comunicado publicado el pasado jueves.

En este la compañía de servicios y análisis de datos, que cuenta la participación mayoritaria de MoviePass, aseguran que no van a desaparecer y que además su servicio es en gran parte responsable del aumento significativo de los ingresos en la taquilla estadounidense durante este verano.

Sea como fuera el modelo de negocio de MoviePass sigue sin acabar de funcionar.

MoviePass: de la cima al abismo en un año

Aunque MoviePass existe desde 2011 no es hasta agosto de 2017 cuando esta plataforma digital enfocada al cine saltaba a la fama con su famosa tarifa plana. Coincidiendo con aquel anuncio, Helios y Matheson Analytics Inc se hacía con el 92% de las acciones.

Todo ello disparó a la startup la valoración de la firma en bolsa alcanzando precios por acción que en octubre superaban los 6.000 dólares.

En cuanto a los suscriptores el servicio pasaba de los 20.000 usuarios en agosto a alcanzar el millón en 4 meses. El número de abonados no haya hecho más que crecer en estos meses. Desde entonces, cerca de 3 millones de personas se han suscrito al servicio

Con un coste medio por entrada en EE.UU de unos 9 dólares, que en ciudades como Nueva York puede hasta duplicarse, las dudas sobre cómo era viable la empresa eran el telón de fondo del negocio. El servicio parece financieramente insostenible. Pero parece que la respuesta estaba en la estrategia de la firma que no estaba centrada en el precio de las entradas sino en los datos.

De acuerdo con las palabras del propio Mitch Lowe, en 2017 al medio Wired, la idea que se esconde detrás de su modelo de negocio pasaba por la recopilación de datos de los hábitos de visualización de los usuarios para su posterior comercialización. Con la compañía de análisis de datos Helio y Matheson Analytics ahora detrás de la firma esto cobraba mayor sentido.

Pero no se trata de vender los datos de los clientes. La idea según explican es potenciar al cine — y con ello a MoviePass— a través de toda la información que ellos manejan.

"Si ves un trailer de Spiderman en Facebook, Facebook no puede decir si después viste la película. Nosotros podemos ", declaraba Ted Farnsworth, director general de Helios and Matheson  a Wired. "Podemos ver si viste el trailer de Spiderman de Wonder Woman y de  Misión Imposible, sabiendo exactamente a qué películas fuiste de los tres trailers".

Se trata de dirigir la promoción de películas a los usuarios indicados, con lo que se puede esperar un aumento de la taquilla. Los cines querrían estar en MoviePass a través de las películas que pudieran recomendarse en la aplicación a cada abonado. Y todo el mundo sale ganando. La idea de MoviePass no se limita, incluso, a salas o productoras, servicios como restaurantes podrían verse favorecidos también.

Leer más: Las 10 razones principales por las que fracasan las startups

Es de esperar que si un espectador a través de MoviePass se ha ahorrado el precio de la entrada pueda disponer de mayor presupuesto para gastar en palomitas o bebidas. O cenar después. Según Lowe, sus cifras hablan de hasta un 123% más de media del gasto que los usuarios de MoviePass hacen en los cines frente a los espectadores habituales.

Pero este modelo de negocio se sustenta entonces en el tiempo y sobre todo en contar con una fuerte base de usuarios para disponer de datos suficientes. Aquí cobra sentido el llamativo precio de tan solo 9,95 dólares para atraer un gran número de clientes.

Un equilibrio peligroso porque al mismo tiempo con cada nuevo abonado MoviePass se hace menos y menos sostenible económicamente para pagar las entradas de todos ellos.

Algo que parece es lo que está ocurriendo. Helios y Matheson Analytics, tuvieron un déficit de caja medio de 23 millones de dólares en el primer trimestre de 2018, que aumentó hasta los 40 millones de dólares en mayo. Se estima que esta cifra siga creciendo hasta los 45 millones de dólares tanto en junio como en julio. Algo que se suma a los problemas financieros y la reducción del servicio de la pasada semana.

Si la carrera ha sido complicada hasta el momento, no sabemos cómo puede serlo con un competidor en el juego. La cadena de salas AMC — una de las voces más contrarias al bajo precio ofertado por MoviePass— lanzaba su propia tarifa plana el pasado mes de junio. Con un precio de 19,95 dólares mensuales este abono permite ver 3 películas al mes incluyendo películas en 3D e IMAx, algo restringido para los usuarios de MoviePass.

Te puede interesar

Lo más popular