Pasar al contenido principal

La supuesta infección de una mujer acaba resultando ser un grupo de abejas vivas que estaban incrustadas en sus ojos y se alimentaban de sus lágrimas

Un grupo de abejas
Getty Images
  • Una joven de 20 años acudió a urgencias de un hospital de Taiwán con lo que creía que podía ser una infección.
  • Los médicos descubrieron que en realidad tenía cuatro abejas incrustadas en su ojo que, además, se estaban alimentando de sus conductos lagrilames.
  • La mujer podría haber sufrido daños graves en la córnea o incluso quedarse ciega de haberse frotado el ojo más de la cuenta ante el dolor.

Los médicos que trataron a una mujer taiwanesa con una infección ocular se asombraron al descubrir que tenía cuatro abejas incrustadas en su ojo que se alimentaban de sus conductos lagrimales, según un informe del canal de noticias taiwanés CTS.

En un programa de noticias publicado en YouTube el 3 de abril un reportero de CTS explicó que la taiwanesa de 29 años de edad llamada He fue al Hospital Universitario Fooyin de Taiwán después de experimentar un dolor severo en el ojo.

Allí, los médicos encontraron a las abejas alimentándose de sus conductos lagrimales bajo sus párpados hinchados, según CTS.

El jefe de oftalmología del hospital, el doctor Hung Chi-ting, dijo en una conferencia de prensa que esas abejas suelen anidarlas cerca de las tumbas y en los árboles caídos, por lo que las posibilidades de encontrarlas caminado por las montañas son relativamente altas, según el Apple Daily Taiwan.

Leer más: Los insectos están muriendo a un ritmo récord, una preocupante señal de que estamos en medio de una sexta extinción masiva

"Estaba visitando y limpiando la tumba de un pariente con mi familia. Estaba en cuclillas y quitando las malas hierbas", explicó la mujer en una conferencia de prensa.

Asumiendo que le había entrado algo de suciedad o quizás un poco de arena en el ojo, la mujer explicó que se limpió el ojo con agua de manera inmediata.

Durante la conferencia de prensa el doctor Hung explicó lo siguiente: "Vi algo que parecía patas de insecto, así que las saqué para ponerlas bajo el microscopio lentamente, una a una, sin dañar sus cuerpos".

Los insectos fueron identificados más tarde como abejas sudoríparas, según Asia One.

El doctor Huang explicó a los periodistas que aunque las abejas sudoríparas no atacan a las personas se sienten atraídas por la transpiración de los humanos.

Afortunadamente no se frotó los ojos excesivamente —lo que podría haber empeorado el estado de su córnea— o, en un caso grave, podría haberle incluso causado ceguera, según ha apuntado el Apple Daily Taiwan.

De acuerdo al Departamento de Conservación de Missouri (Estados Unidos) las abejas sudoríparas, también conocidas como Halictidae, son pequeñas pero no agresivas.

Sin embargo, las abejas sudoríparas se sienten atraídas por la transpiración y tienen tendencia a posarse sobre los humanos para obtener humedad y sales de su sudor, dijo el departamento.

Lea el artículo original en Business Insider Singapur.

Sigue a Business Insider Singapur en Twitter.

Y además