Mercadona paga una sanción de 2,5 millones de euros por sus cámaras de reconocimiento facial y no recurrirá "por la indefinición sobre esta tecnología"

Novedades más destacadas del Mercadona de la cuarta semana de junio

Getty Images

  • La cadena de supermercados no interpondrá recurso alguno: da por cerrado el procedimiento y abona la sanción "por la indefinición sobre esta tecnología".
  • Mercadona anunció la instalación de cámaras de reconocimiento facial en decenas de sus tiendas a mediados del año pasado, por lo que AEPD inició una investigación.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Mercadona ha anunciado que pagará los 2,5 millones de euros de sanción que les había propuesto la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Termina así un procedimiento que arrancó en julio del año pasado, después de que la cadena española anunciase la instalación de cámaras de reconocimiento facial en 48 de sus tiendas.

La información la ha adelantado Europa Press. La firma española confirma este extremo a Business Insider España y remite al teletipo de la agencia de noticias, al tiempo que señala que no interpondrán ningún recurso "ante la indefinición sobre esta tecnología".

La propia AEPD también ha confirmado este extremo a este medio, abundando en que la compañía ya ha abonado la sanción y que la resolución en la que se detallan las causas de la misma se publicará en los próximos días.

Según Europa Press, Mercadona ha pagado ya los 2.500.000 euros que le habría impuesto la autoridad de protección de datos española. La cadena de supermercados anunció hace exactamente un año que instalaría sistemas de reconocimiento facial en 48 de sus más de 1.600 establecimientos en una prueba piloto.

El objetivo de este sistema sería detectar a personas que intentasen acceder a los establecimientos de la firma cuando tienen una orden de alejamiento de la misma o de alguno de los trabajadores del supermercado. Sin embargo, en ningún momento se explicó con qué base de datos biométricos trabajaría la empresa.

Para el despliegue de esta tecnología, Mercadona se hizo con los servicios de una firma israelí llamada AnyVision. Microsoft anunció que dejaría de trabajar con dicha compañía y que retiraría sus inversiones después de que la misma se viese envuelta en una polémica por desplegar sus sistemas de reconocimiento facial en Cisjordania.

Aunque fuentes de la compañía han destacado a Europa Press que para el despliegue de esta tecnología estuvieron en contacto estrecho con las autoridades correspondientes, la AEPD abrió un procedimiento sancionador después de conocer la noticia del despliegue de estas cámaras a través de los medios de comunicación, como adelantó Business Insider España.

En el mismo teletipo, Mercadona reivindica que se desplegó este sistema con "los más estrictos estándares de transparencia", si bien nunca desgranaron con qué base de datos trabajaría la tecnología (¿de dónde salen los datos biométricos de las personas con órdenes de alejamiento?). La empresa también avanzó que el sistema no almacenaba datos de sus clientes ya que solo necesitaba un 'parpadeo' de 3 décimas de segundo para comprobar si el cliente que había accedido al establecimiento se identificaba como una de esas personas con órdenes de alejamiento.

Así, Mercadona también ha confirmado la retirada de este piloto porque es "lo más responsable y riguroso", y fuentes de la empresa reconocen a este medio que no presentarán ningún recurso "ante la indefinición sobre esta tecnología".

Ya el mes pasado Mercadona sufrió un varapalo en este ámbito. La Audiencia Provincial de Barcelona dictaminó que la empresa no podría desplegar este sistema. En un auto, los magistrados de la misma defendían que se debe preguntar con qué consentimiento recaba Mercadona esas imágenes y "por qué mantienen una base de datos de fotografías de gente". La cadena respondió que el sistema detecta en 3 décimas a los individuos condenados con una orden de alojamiento, por lo que las imágenes del resto de clientes no se almacenan en ninguna base de datos.

El procedimiento de la AEPD ha llegado incluso a las Cortes, con preguntas parlamentarias de senadores mediante. Esta misma semana la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial ha anunciado el lanzamiento de un Observatorio del Impacto Social de los Algoritmos y que España se postulará como región piloto para probar desde este mismo año el nuevo Reglamento sobre la IA, cuyo borrador ya ha presentado Bruselas.

Este reglamento europeo excluye la posibilidad de que cualquier despliegue de sistemas de reconocimiento facial esté exento de riesgo e incluso veta la instalación de esta tecnología en la vía pública, salvo excepciones. Cuando Mercadona anunció la instalación de las cámaras de reconocimiento facial en un medio centenar de tiendas el año pasado, varios clientes elevaron sus quejas a través de las redes sociales.

El responsable del Supervisor Europeo de Protección de Datos (EDPS, por sus siglas en inglés), Wojciech Wiewiorowski, llegó a emplear el ejemplo de Mercadona y su sistema de reconocimiento facial como un despliegue tecnológico "difícil de justificar" en un congreso sobre protección de datos biométricos.

Otros artículos interesantes:

"Adentrarse en el mundo de los videojuegos no ha sido un movimiento inteligente por parte de Netflix"; los recelos de un analista especializado en 'gaming'

¿Y si la mejor tecnología de limpieza estuviese en los moluscos? Un experimento puntero demuestra que 300 mejillones pueden filtrar 250.000 microplásticos por hora

El paradero de Larry Page, cofundador de Google, es un misterio: todo apunta a que está escondido en las islas Fiyi, un refugio paradisiaco para muchos multimillonarios