Pasar al contenido principal

El multimillonario negocio del 'pachinko' en Japón: obtiene 30 veces más efectivo que los casinos de Las Vegas

Pinball Japón
Un visitante juega en la sala de pachinko de Dynam en Fuefuki, al oeste de Tokio el 19 de junio de 2014. REUTERS/Issei Kato
  • Japón gasta 200.000 millones de dólares en pachinko, un juego de pinball vertical, todos los años.
  • A pesar de la prohibición de la mayoría de los juegos de azar, la industria emplea a más personas que los 10 principales fabricantes de automóviles y representa casi la mitad de las actividades de ocio del país.
  • La industria ha sido dirigida por japoneses coreanos que han enfrentado décadas de discriminación y no pudieron ingresar a la fuerza de trabajo tradicional después de la Segunda Guerra Mundial.
  • Algunos propietarios de los salones apoyan a Corea del Norte y, según los informes, han enviado cientos de millones de dólares al régimen.
  • Los casinos se han legalizado recientemente, pero las estimaciones de ingresos no se acercan al pachinko.

Cada año, los apostadores japoneses gastan 200.000 millones de dólares (unos 171.900 millones de euros)  en máquinas tragaperras verticales tipo pinball llamadas pachinko.

Eso es 30 veces más que los ingresos anuales de juego de Las Vegas, el doble de la industria de automóviles de exportación de Japón y más que el PIB total de Nueva Zelanda.

En todo el país, 10.600 salas de pachinko atraen a los jugadores con filas y filas de máquinas coloridas y brillantes. El objetivo es dejar caer tantas bolas plateados como sea posible en un orificio de puntuación central girando una sola rueda que controla cómo se disparan las bolas en la máquina, evitando que caigan en el fondo, lo que la casa regularmente reconfigura para garantizar que sea el resultado más probable.

Pero a pesar de su popularidad, los salones pachinko operan en un espacio gris de legalidad. En general, los juegos de apuestas se han prohibido en Japón con solo excepciones para apostar en carreras de caballos y algunas carreras de coches.

Visitors play Pachinko at a Dynam pachinko parlour in Honjo, north of Tokyo August 4, 2014.
Los visitantes juegan en un salón de pachinko de Dynam en Honjo, al norte de Tokio el 4 de agosto de 2014. REUTERS/Issei Kato

Leer más: El plan de Japón para acabar con el 'karoshi', la muerte por exceso de trabajo que se ha convertido en un problema de salud pública


Min Jin Lee, la autora de un libro de ficción histórica ambientado en Japón llamado Pachinko, dice a Business Insider que los salones pachinko usan una laguna al tener un intermediario entre la ganancia de las bolas y luego la conversión en efectivo.

"Cada bola es igual a una cierta cantidad de puntos y esos puntos se canjean en el mostrador de premios. Digamos que obtendrás una pastilla de jabón o comprarás una bolsa de Hermes, dependiendo de cuánto ganes. Quizá no quieras tener 10 bolsos Hermes o 100 pastillas de jabón. Así que coges tus ganancias y las conviertes más lejos en un callejón por dinero en efectivo ", afirma Lee.

Este intercambio de efectivo solía estar controlado por la mafia yakuza de Japón, pero eso ha cambiado en gran medida, ya que Lee dice que ahora muchos lugares solo levantan una pared de vidrio entre el mostrador del premio y el cajero.

"Coges tus ganancias que se convierten en, digamos, un disco de plástico y en el interior habrá una cantidad real de oro o plata. Así que la cosa en sí tiene valor de mercado, pero luego esa cosa, el pequeño chip o el disco, se transforma en efectivo en el cajero ", explica Lee.

Los coreanos japoneses dominan la industria del pachinko

Casi la mitad de todo el tiempo de ocio en Japón se gasta en salas de pachinko, y la industria contrata a más personas que los 10 principales fabricantes de automóviles del país.

Uno de los mayores operadores corporativos es Dynam, que administra 400 salas en todo el país que se promocionan como más limpias y silenciosas que las salas tradicionales.

Pero los salones están dirigidos en gran parte por japoneses coreanos, que fueron pioneros de la industria después del final de la Segunda Guerra Mundial. Durante la dominación colonial, muchos coreanos habían buscado empleo o eran trabajadores forzados en Japón, y cientos de miles de personas se enfrentaron al aislamiento de la discriminación cuando terminó la guerra.

"La razón por la que los coreanos terminaron en las salas de Pachinko es porque no pudieron conseguir trabajo en ningún otro lugar, por lo que se convirtió en un lugar de empleo, un refugio seguro para personas que no podían alcanzar metas regulares como ser un empleado de correos, o ser conductor de un camión o ser maestro ", dice Lee, y añade que muchas mujeres coreanas terminaron trabajando en restaurantes coreanos. "Las mujeres ingresan a los servicios de comida, los hombres se dedican al juego y luego, generacionalmente, se vuelven muy importantes en este mundo".

Lee pasó cinco años en Japón mientras escribía su último libro sobre una familia coreana ficticia multigeneracional, pero entrevistó a innumerables japoneses coreanos, a veces llamados Zainichi, sobre sus experiencias.

Leer más: El control de armas de Japón podría evitar tiroteos como el de Florida

 Paeng Yu Na, estudiante de secundaria en Kanagawa Korean Middle and High School en su clase en Yokohama, Prefectura de Kanagawa, Japón, 1 de junio de 2018. Está vestida con el uniforme escolar de la vestimenta tradicional coreana.
Paeng Yu Na, estudiante de secundaria en Kanagawa Korean Middle and High School en su clase en Yokohama, Prefectura de Kanagawa, Japón, 1 de junio de 2018. Está vestida con el uniforme escolar de la vestimenta tradicional coreana. REUTERS/Kim Kyung-Hoo

"No sabía hasta que viví en Japón que era un negocio dominado por los coreanos japoneses. También es visto como de segunda clase y una especie de negocio vulgar, sucio y peligroso", asegura Lee, añadiendo que este tipo de palabras y actitudes todavía están comúnmente asociados con el japonés coreano, incluso aquellos que han vivido en Japón durante décadas.

Mientras que muchos coreanos que originalmente llegaron a Japón a mediados del siglo XX provenían de un país unido, algunos ahora apoyan al régimen de Corea del Norte.

Sung-Yoon Lee, profesor de estudios coreanos en la Escuela Fletcher de la Universidad Tufts, calcula en PRI que los propietarios de las salas de pachinko enviaron cientos de millones de dólares a Corea del Norte en la década de 1990.

Los casinos vienen a por  el pachinko

Al igual que la población de Japón, el número de salones pachinko se ha ido reduciendo. Hay casi un tercio menos de lo que había en 2005, y los salones tratan cada vez más de atraer a jugadores más jóvenes a medida que su mercado envejece rápidamente.

Pero se han introducido nuevas leyes para tratar de limitar las adicciones de los jugadores reduciendo el pago máximo que cada máquina puede dar en un tercio, lo que significa que un jugador nunca podrá ganar más de 450 dólares en una sesión de cuatro horas.

Al mismo tiempo, los legisladores han levantado la prohibición de Japón sobre los casinos. En un intento por hacer frente a la adición, los residentes locales tendrán un límite de tres visitas por semana y tendrán que pagar tarifas para entrar, pero aún así se espera que los casinos acumulen miles de millones en ganancias e impuestos.

Cada año, 1,5 millones de nuevas máquinas pachinko se siguen vendiendo a los salones, según el Financial Times.

Y los hábitos, incluso si no son adicciones, son difíciles de romper.

"Uno de cada 11 japoneses  juega una vez a la semana. Una vez a la semana", afirma Lee. "Así que no es como si tú y yo fuéramos a un lugar tonto, no es como Vegas, donde vas una vez al año o una vez cada 10 años y dices: 'Oh, voy a ser una novia, vamos a volvernos locos' . ' No es así en absoluto ".

Te puede interesar