Pasar al contenido principal

Elon Musk no pide título universitario a los empleados de Tesla, ya que cree que la universidad no sirve para aprender

Elon Musk, CEO de Tesla.
Elon Musk, CEO de Tesla. AP
  • Elon Musk cree que la universidad "no es para aprender" y que podrías estudiar lo que quisieras gratis.
  • Durante una entrevista en la conferencia de Satellite 2020 este lunes, el CEO de Tesla y SpaceX ha dicho que para entrar en Tesla no es necesario tener un título universitario, y que "lo ideal sería que abandonaras la facultad e hicieras otra cosa".
  • Para ello, señaló a Bill Gates de Microsoft, Steve Jobs de Apple y Larry Ellison de Oracle como ejemplos de personas con éxito que abandonaron la universidad.
  • Musk tiene una licenciatura en la Universidad de Pensilvania (EEUU) pero dejó a medias un programa de doctorado en la Universidad de Stanford para lanzar su primera empresa, Zip2, que le reportó 22 millones de dólares (más de 19 millones de euros) con su venta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Elon Musk dice que no cree que tener un título universitario signifique que tienes "una habilidad excepcional".

El CEO de Tesla y SpaceX ha dicho todo lo que pensaba sobre estudiar una carrera durante una ronda de preguntas que ha tenido lugar en la conferencia Satellite 2020. En ella, le preguntaron a Elon Musk cómo las universidades y las industrias podrían facilitar el acceso a los estudiantes, así como generar más oportunidades para los estudiantes menos privilegiados. Pero Musk, directamente, no cree que sea necesaria. 

"No necesitas la universidad para aprender cosas", dijo, mientras afirmaba que el conocimiento está disponible de forma gratuita. De hecho, describe la facultad como un montón de "tareas molestas", y afirma que uno de los principales valores de asistir es que los estudiantes pasen tiempo con gente de su edad antes de entrar en la vida laboral.

Leer más: 3 principios que rigen la estrategia de marketing de Elon Musk

"Creo que las universidades son, básicamente, para divertirse y demostrar que puedes hacer tus deberes, pero no son para aprender", decía Musk, cosechando aplausos y algunas risas.

El CEO de Tesla ha dicho que quería asegurarse de que el proceso de reclutamiento de Tesla no implicara que los candidatos tuviesen que tener un título universitario, calificando el prerrequisito de "absurdo". Además, expresó su admiración por personas como Bill Gates de Microsoft, Steve Jobs de Apple, y Larry Ellison de Oracle, los cuales dejaron sus estudios para emprender sus propias empresas.

"Eso sí, hay un requisito de evidencia de habilidad excepcional. No considero que ir a la universidad sea una prueba de capacidad", dice Musk. "De hecho, lo ideal sería que dejaras la universidad e hicieras algo. Si miras a gente como Gates, un tipo bastante inteligente, abandonó; Jobs, que era brillante, abandonó; Larry Ellison, un tipo listo, abandonó también. Te das cuenta como, evidentemente, no es necesario. ¿Shakespeare fue a la universidad? Probablemente no".

Leer más: Estos son los 4 grandes errores que ha cometido Tesla en sus coches eléctricos

Musk ya había dicho que cree que los títulos de las universidades prestigiosas están sobrevalorados. En enero, respondió "Sí" en Twitter cuando le preguntaron si estaba en contra de exigir a los candidatos que tuvieran títulos universitarios. Y en una entrevista en 2014 con la publicación alemana AutoBild, también señaló a Gates, Jobs y Ellison como ejemplos de personas exitosas que abandonaron los estudios.

Pero él sí tiene un título prestigioso. Pasó 2 años estudiando en la Universidad de Queen en Kingston, Ontario (Canadá), antes pasarse a la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), donde obtuvo títulos de física y economía. De hecho, contó en 2019 que tenía una deuda estudiantil de unos 100.000 dólares (unos 88.000 euros).

No obstante, Musk abandonó un programa de doctorado en la Universidad de Stanford, Estados Unidos, después de sólo 2 días en California. ¿La razón? Prefirió lanzar su primera compañía, Zip2, en su lugar. Y dio sus frutos: ganó 22 millones de dólares (más de 18 millones de euros) cuando se la vendió a Compaq en 1999.

Y además