El Mobile World Congress renueva en Barcelona, ¿y ahora qué?: 7 retos y oportunidades para la feria hasta 2030, según los expertos

Entrada de Fira Barcelona durante el MWC 2022.
Entrada de Fira Barcelona durante el MWC 2022.

Reuters

Si aún había alguna duda, se acabó la incertidumbre. El Mobile World Congress (MWC) seguirá en Barcelona los próximos años.

La GSMA, la asociación de telecos que organiza el evento, ha acordado con el Ayuntamiento de Barcelona que la feria tecnológica, que estaba confirmada hasta 2024, se celebrará en la capital catalana 6 años más, al menos hasta 2030.

Después de unos últimos años en que llegaron a barajarse otras ciudades para albergar el MWC como alternativa a Barcelona, toca pensar cuáles son los principales retos y las mayores oportunidades que afrontará la feria en las ediciones hasta 2030, ahora sí confirmadas.

Business Insider España ha preguntado a expertos y actores implicados en la feria tecnológica sobre sus expectativas para las próximas ediciones del Mobile World Congress.

La oportunidad de seguir asociando innovación y tecnología a Barcelona... y a España

Entre las oportunidades que supone mantener el MWC en Barcelona destaca, sin duda, el impulso que supone para asociar a la ciudad condal y a toda España una imagen de innovación y tecnología, como han destacado sus implicados.

Es el caso de Mobile World Capital Barcelona, una iniciativa público-privada que busca impulsar el desarrollo digital de la sociedad y ayudar a mejorar la vida de las personas con la tecnología. Es la fundadora de 4 Years From Now (4YFN), la plataforma de negocios para startups de la feria.

"Esta decisión consolida a Barcelona como capital mundial de la innovación tecnológica para generar y captar talento digital, y fomentar el humanismo tecnológico", como ha destacado Mobile World Capital Barcelona en un comunicado remitido a Business Insider España.

Un desafío común para todas las grandes ferias tecnológicas: la ausencia de grandes anuncios

En la edición de 2022, las marcas participantes en el MWC llevaron sus novedades a la feria. Aunque la participación fue bastante buena en cuanto a empresas, en términos de productos de consumo apenas se realizaron grandes anuncios, como era la norma en los años previos a la pandemia.

"Ante el gran volumen, muchas marcas escogen anunciarse fuera de la feria. Pocas novedades se reservan para la feria", asegura Elena Arrieta, directora de Comunicación de DigitalES, patronal española de las empresas del sector digital, en declaraciones a este medio.

Presentar fuera de las grandes ferias permite a las marcas tener más facilidad para destacar frente a sus rivales, ya que el foco mediático está menos disperso. Algo en lo que coincide Esteve Almirall, del Departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciences de Esade, pero desde otra perspectiva: la del usuario final. 

El metaverso invade un Mobile World Congress que pasa de puntillas por la guerra en Ucrania y se queda lejos del apogeo previo a la pandemia

"Las novedades que se presentan en las ferias hace tiempo que no son lo que eran. No generan la misma expectación en la gente porque la tecnología funciona forma incremental", apunta Almirall en declaraciones a Business Insider España.

Para combatir esta falta de anuncios importantes en el MWC por parte de las marcas, que es algo que escapa al control de la organización de la feria, se espera que esta apueste por dar la mayor calidad posible a los participantes que van al evento a hacer negocios.

"Las sensaciones de las empresas en el MWC en las últimas 2 ediciones han sido muy positivas. Nos dicen que la gente iba al grano", según Arrieta, que también señala que "los fabricantes tienden a ir, más que a vender producto, a ofrecer soluciones tanto al usuario como a las empresas".

Tendrá que competir con otras grandes ferias en un escenario que tiende a la concentración: el MWC, mejor posicionado que IFA

De cara a 2030, el MWC aspira a continuar siendo la feria tecnológica de referencia a nivel europeo en un panorama general en el que los expertos creen que estos eventos seguirán adelante pero que se concentrarán en menos ferias que en la actualidad y antes de la pandemia.

El MWC es la mayor feria a nivel europeo de la primera mitad de año, celebrada entre finales de febrero y principios de marzo. Su posición en el calendario y el hecho de celebrarse en Europa la hace ser compatible con el gran evento mundial de tecnología del año, el CES de Las Vegas, a principios de enero.

"Estamos asistiendo a un mercado en que las ferias importantes serán más importantes y las pequeñas serán más virtuales o lo tendrán más complicado", según subraya el experto de Esade.

A nivel europeo, su mayor competidor es IFA Berlín, que tiene lugar en septiembre y que se centra más en la tecnología de consumo. Al tener lugar en la segunda mitad del año, hasta ahora se consideraba que ambas ferias eran compatibles, pero la concentración en menos eventos puede convertirlas en rivales.

"En el futuro habrá competencia entre Asia, Estados Unidos y Europa y se espera que haya una feria potente por continente. Dos grandes ferias [de tecnología] a nivel europeo no tiene mucho sentido", asegura Martín Piqueras, profesor de OBS Business School y experto en estrategia digital en Gartner, a Business Insider España.

Al mismo tiempo, las empresas acompañarán esta tendencia seleccionando mejor a qué ferias asisten, algo que ya empieza a observarse en el panorama actual. "En general, se escoge mejor los eventos a los que se asiste y se mide mejor el retorno de la inversión y lo que recibes a cambio", según Arrieta.

El MWC tendrá que encontrar el equilibrio entre lo presencial y lo digital, ya que el futuro parece que será híbrido

La pandemia de COVID-19 ha afectado a las grandes ferias internacionales no solo por las ediciones que se vieron obligadas a suspenderse durante 2020 y 2021 en todo el mundo, sino que ha hecho tambalearse su propio formato, en favor de otros híbridos o directamente digitales.

Los expertos coinciden en que la continuidad de las ferias presenciales como el Mobile World Congress no está en absoluto en entredicho. "En 2 o 3 años, el futuro de las ferias físicas es incontestable y crecerá más de lo que había antes", señala el profesor OBS.

Al mismo tiempo, esto no es incompatible con otros formatos. Piqueras cree que "habrá contextos diferentes en que una parte de la feria tenga lugar en el metaverso, en lo digital", mientras que Almirall cree que eventos como Re:Invent de Amazon, con cientos de miles de asistentes digitales pero con una parte presencial, "es el futuro de las ferias".

Las limitaciones en plazas hoteleras en Barcelona serán un reto si la feria quiere crecer en asistentes

Los retos que van más allá de la organización del Mobile y que pueden ser decisivos para la feria afectan también a Barcelona y a las instituciones, tanto el Ayuntamiento como a la Generalitat. Y las plazas hoteleras se perfilan como el mayor desafío.

"Las normativas municipales de restricciones a nuevos espacios hoteleros y visitantes hacen difícil que se pueda crecer en número de plazas. Las normativas son severas, no se pueden abrir nuevos establecimientos y también se lucha contra el alquiler de viviendas encubiertas", apunta Piqueras.

Con 109.000 asistentes durante la semana de duración de la feria, la edición de 2019 supuso el récord de asistencia al Mobile World Congress. La edición de 2022 atrajo a 60.000 visitantes pero, si se quieren superar los récords prepandemia, la oferta hotelera actual podría ser insuficiente.

La industria de la tecnología aún tiene que recuperarse de la crisis de las materias primas y afrontar una caída de consumo

El éxito del MWC no puede separarse de otro factor externo como es el estado del sector de la tecnología, tanto a nivel de producción como de ventas. Y, de cara a 2030, la industria afronta dificultades que ya arrastra desde hace meses o que empiezan a despuntar.

Por un lado, la crisis de suministros global ha afectado especialmente a componentes como los semiconductores, los materiales con los que se fabrican los procesadores. Desde finales de 2020, los fabricantes son incapaces de satisfacer la demanda, lo que ha afectado especialmente a videoconsolas y vehículos.

Según Piqueras, el actual es "un momento de reset y habrá cambios" tanto en el desarrollo como en la economía globales. "Tenemos algunos topes en materias primas, como el oro y el silicio en semiconductores", ha añadido el experto de OBS y Gartner.

Por otro, otro aspecto al que tendrá que adaptarse la industria de la tecnología, y con ello el MWC, es el contexto económico incierto de los próximos años. La inflación y la guerra de Ucrania ya han contribuido a una caída del 11% en la venta de smartphones en España en el primer trimestre y del 7% en PC, según datos facilitados por Canalys a Business Insider España.

"La feria no funciona tan bien en recesión como en un contexto de boom económico", reconoce el experto de Esade, mientras que desde DigitalES abren la puerta a que la organización tenga que bajar el precio actual por metro cuadrado de los stands.

Aunque el independentismo catalán amenazaba con ser un desafío, la elección de Barcelona apunta a ser una fortaleza para el MWC

Pese a que el contexto marcado por el independentismo catalán parecía que inicialmente podía ser una amenaza para la continuidad del MWC en Barcelona, lo cierto es que las últimas ediciones no se han visto afectadas por la situación política.

Los expertos están lejos de ver este contexto político como un riesgo para la continuidad del MWC de cara al futuro. "La feria está muy alejada de estos conflictos locales. [...] El MWC no ve a España sino Europa, entonces la situación de Cataluña no le afecta", defiende Almirall.

Con las relaciones entre la Generalitat y las instituciones españolas normalizándose en los últimos años tras el 1 de octubre de 2017, no solo no se duda del MWC, sino que otros grandes eventos siguen eligiendo a Barcelona como su sede.

Es el caso de Integrated Systems Europe (ISE), un evento tecnológico destinado a instalaciones de imagen y sonido. Celebrado en Ámsterdam hasta 2020, esta feria apostó por Barcelona y en 2022 se ha celebrado en formato 100% presencial, con 43.691 asistentes presenciales de 151 países.

"Si el MWC es capaz de captar toda la revolución tecnológica que se está produciendo hoy en día, el escenario puede ser muy interesante, con 2 ferias importantes en Barcelona junto a ISE", sugiere el experto de Esade.

A pesar de los riesgos, lo que es seguro es que el MWC seguirá en Barcelona hasta 2030. La feria, que lleva en la ciudad desde 2006, seguirá reportando beneficios a esta y a España. ¿Hasta qué punto? Los retos provocados por un panorama cambiante e incierto darán la respuesta.

Otros artículos interesantes:

¿Quién dijo 'efecto MWC'? Madrid recuperará las ferias presenciales en marzo

Un par de emprendedores crea una web para ayudar a los afectados por el MWC a vender sus productos

Telefónica asume la presidencia de la GSMA en plena transformación tecnológica de la compañía: qué supone para la empresa y el sector la presidencia de la patronal mundial de las telecos

Te recomendamos