Pasar al contenido principal

Este emprendedor fue despedido 9 veces y creó desde cero una marca de belleza sin ninguna experiencia: ahora vende 1 millón de mascarillas de arcilla al año

Mousavi no tenía experiencia en la industria cosmética antes de crear Mudmasky.
Mousavi no tenía experiencia en la industria cosmética antes de crear Mudmasky. Majid Mousavi/Mudmasky
  • Después de darse cuenta de la cantidad de sustancias químicas que se pueden encontrar en los productos de belleza, Majid Mousavi se propuso crear un nuevo tipo de mascarilla facial que fuera 100% natural.

  • Trabajando con el dermatólogo Lloyd Diamond, el fundador holandés creó Mudmasky, una compañía que vende mascarillas faciales hechas de tres tipos de arcilla natural que están destinadas a hidratar y purificar la piel.

  • A través de ensayo y error, Mousavi, que no tenía experiencia en la industria cosmética, vendió 1.000 tubos en 2015.

  • Con la ayuda de influencers de las redes sociales y las cajas de belleza, Mudmasky captó la atención de los consumidores de todo el mundo e incrementó sus cifras de ventas drásticamente.

  • La empresa, que todavía está dirigida por un equipo de solo 3 personas, vende más de un millón de mascarillas al año.

  • Descubre más historias en Business Insider España

Majid Mousavi estaba recorriendo las tiendas del aeropuerto en 2013, buscando un regalo para llevarle a su novia, cuando escogió una crema hidratante.

Mientras miraba los ingredientes en la parte posterior del envase, Lloyd Diamond, otro viajero que también era dermatólogo, se acercó a él y le dijo: "Esa crema hidratante le hará más daño que bien a la piel de tu novia".

Eso llevó a Mousavi, un hombre de negocios holandés que había sido despedido 3 veces y al que se le pidió que dimitiera en otras 6 ocasiones, a preguntarse a sí mismo: ¿Por qué no hacer un producto totalmente natural que realmente le haga bien a la piel?

Esa idea se convirtió en Mudmasky, una compañía que inicialmente solo producía mascarillas de arcilla, pero que luego pasó a vender otros productos para el cuidado de la piel que únicamente contienen ingredientes naturales. Y ha tenido éxito: Las ventas han aumentado de 1.000 unidades en 2015 a más de un millón en 2019.

Mousavi comenzó su aventura empresarial sin ninguna experiencia en la industria cosmética, por lo que decidió mantenerse en contacto con el dermatólogo del aeropuerto. A través de Diamond, Mousavi se enteró de todos los productos químicos innecesarios que entran en los cosméticos y reveló que la mayoría de ellos no tienen realmente el valor de pH adecuado para la piel.

Las mascarillas contienen 3 tipos de arcilla diferentes — mucho más que una mascarilla facial promedio.
Las mascarillas contienen 3 tipos de arcilla diferentes — mucho más que una mascarilla facial promedio. Mudmaskly

El arte de tomar un producto existente y mejorarlo

"No reinventamos la rueda", explica Mousavi a Business Insider durante una visita a la fábrica de Mudmasky en Países Bajos. "Simplemente miré cómo mejorar un producto ya existente. Mi idea era simple: sacar todo lo malo y poner lo bueno. Pero también fue ingenua, por supuesto, porque no es tan simple".

La ayuda de Diamond fue esencial. "Sin él, Mudmasky nunca se habría formado. Juntos, miramos los ingredientes y nos preguntamos: ¿Qué es lo que realmente funciona? ¿Cómo lo hacemos accesible al consumidor? Hoy en día, parece como si tuvieras que tener una carrera científica para saber qué hay en tu rutina de cuidado de la piel".

Al principio, los fundadores utilizaron un ingrediente principal en cada mascarilla: arcilla bentonita. Pero esto tenía más desventajas de lo que pensaban originalmente. "La ventaja de la arcilla bentonita es que extrae las impurezas y los aceites de la piel", dice Mousavi. "Pero mientras que hace que tu piel resplandezca el primer día, 3 o 4 días después, la capa superior de la piel se dañará. Tu piel se sentirá seca y sensible. Comienzas a tener granos, por lo que se empieza a usar la mascarilla con más frecuencia, lo que solo exacerba el efecto", expone.

Los fundadores resolvieron este problema utilizando en su lugar arcilla bentonita comestible que, según Mousavi, es la forma más pura de arcilla, pero por lo tanto también la más cara. También añadieron arcilla marroquí, que no purifica pero es buena para la hidratación, y arcilla francesa, que contiene minerales como calcio, hierro y magnesio. "En aquel momento, éramos la única empresa de mascarillas que fabricaba sus productos con 3 tipos de arcilla. Las marcas no suelen ofrecer esto porque quieren que compres la mayor cantidad posible de mascarillas de arcilla".

Leer más: Cómo crear tu propia marca de cosméticos según Miquel Antolín, uno de los fundadores de Freshly Cosmetics

Probar diferentes ingredientes se volvió peligroso

También resultó que no era fácil hacer un producto 100% natural, que es lo que Mousavi se propuso hacer desde el primer minuto. "Siempre se necesitan algunos ingredientes químicos para estabilizar el producto, pero en una mascarilla Mudmasky, tratamos de mantenerlo al mínimo", asegura un portavoz de la fábrica.

Aunque las mascarillas son orgánicas y libres de parabenos, Mudmasky no lo menciona en su envase porque los términos fueron prohibidos por la Unión Europea en julio de 2019. Pero Mousavi piensa que esto es para bien de todos modos. Cree que los términos "orgánico" o "libre de parabenos" se siguen utilizando en los envases de cosméticos, aunque no siempre es cierto. Esto fue respaldado por una reciente investigación de la Autoridad Holandesa de Seguridad de los Alimentos y los Productos de Consumo.

Pero en su intento de hacer que el producto sea lo más natural y sostenible posible, Mousavi también tuvo que aprender algunas lecciones difíciles. Cuando quiso pasar de tener las mascarillas en tubos de plástico a tubos de caña de azúcar, se produjo un enorme error de producción que casi le costó su empresa.

El equipo de la fábrica estaba intentando llenar 300.000 paquetes de caña de azúcar con la Mascarilla Restauradora Purificante de Desintoxicación Facial cuando una reacción con la arcilla provocó la explosión de los tubos.

"Estábamos en unos 200.000 tubos cuando de repente explotaron uno por uno. La arcilla había reaccionado al tubo de caña de azúcar sostenible, que además resultó no estar hecho del todo con los materiales adecuados porque la fábrica había cometido un error tipográfico en el pedido", cuenta.

Mudmasky casi no lo logra. "Me encontré al borde del abismo porque oficialmente, el riesgo recae en Mudmasky. Tanto la fábrica de llenado como la fábrica de tubos se habían cubierto. Debí haber probado el pedido de antemano. Por suerte, ambas fábricas me ayudaron a pagar la pérdida. Si eso no hubiera sucedido, me habría ido a la quiebra".

Dinero bien gastado 

"Podría haber hecho producir Mudmasky en China por poco dinero", dice Mousavi. Pero esto no es lo importante para él. En la fábrica holandesa, Mousavi paga "20 veces más por tubo", pero puede estar seguro de que los productos se someten a un control de calidad intensivo que está en línea con lo que Mudmasky vende en el envase.

Por eso Mudmasky no es barato. El precio varía de 32 a 77 dólares, sin descuento. Mousavi también tuvo que buscar formas innovadoras de vender Mudmasky, lo cual encontró cooperando con compañías que producen cajas de belleza.

Por unos 22 dólares al mes, los clientes reciben una caja mensual que contiene unas 5 muestras de productos de belleza. Cuando los clientes escriben una reseña sobre un producto, ganan puntos que pueden gastar en algo más. Mudmasky coopera con Ipsy en los Estados Unidos y con GlossyBox en Europa.

"Desde la colaboración, que comenzó en 2016, el número de suscriptores de las cajas de belleza ha aumentado", relata Mousavi. También trabaja con alrededor de 120 influencers que promueven sus productos en línea. En 2017, un vídeo sobre Mudmasky se convirtió inesperadamente en viral. "Esto nos hizo muy conocidos en las redes sociales — ¡y ni siquiera tuve que pagar por ello!".

Este éxito se refleja en las cifras de ventas. En 2015, Mudmasky estaba produciendo aproximadamente 1.000 tubos. Pero en 2016, estaban haciendo 70.000 tubos, todos los cuales fueron vendidos.

Mudmasky trabaja con alrededor de 120 influencers que promueven sus productos en línea.
Mudmasky trabaja con alrededor de 120 influencers que promueven sus productos en línea. Mudmasky

En 2019, se han vendido más de un millón de tubos. Pero Mousavi no quiso revelar las cifras de facturación y beneficios de la compañía. La mayoría de los tubos que se venden terminan en las cajas de belleza por las que Mousavi recibe el precio de coste. Unos 50.000 tubos se venden en línea a través de Amazon y su sitio web.

Hasta ahora, Mousavi se ha centrado principalmente en los mercados americano y británico. "Los consumidores de allí están más dispuestos a probar un nuevo producto". Los clientes holandeses parecen ser leales una vez que cambian de opinión. "En este momento, el mayor número de compras repetidas proviene de los Países Bajos".

Desviarse del guion

Sin embargo, el crecimiento también puede venir con algunas decepciones. En el caso de Mudmasky, esto vino en la forma de terminar la colaboración con Diamond. "Al principio, Mudmasky estaba produciendo nuevas mascarillas cada mes, pero eso simplemente no es posible con un millón de tubos. Como resultado, nos vimos obligados a añadir un poco más de conservantes. Diamond no estaba de acuerdo con esto, pero si quieres crecer, a veces tienes que tomar decisiones que se desvían de la idea original", dijo Mousavi.

Hablando de su cooperación con la planta de producción, Mousavi dijo: "Me encuentran el cliente más difícil. Por ejemplo, la mayoría de los cosméticos contienen tintes. La fábrica sugirió que se añadiera un tinte, pero yo les dije que no lo quería allí".

Mientras tanto, el número de empleados no ha aumentado. Mousavi dirige Mudmasky junto con otros 2. "Yo subcontrato todo", dijo.

En lo que a él respecta, el crecimiento es principalmente en las ventas. Espera vender 2 millones de tubos en 2020 y, si es posible, atraer la atención de algunas marcas más grandes.

"Marcas como L'Oréal y Estée Lauder pagan para ser incluidas en una caja de belleza. Reciben de 15 a 30 muestras al día, pero yo siempre estoy ahí de forma gratuita".

En el futuro, al empresario le gusta la idea de que una gran empresa como L'Oréal venga a llamar a su puerta para una adquisición. No es que él esté de acuerdo con eso. "Los rechazaría", se ríe, "con la confirmación de que voy por el buen camino".

Y además