Pasar al contenido principal

Nadar es relativamente seguro en tiempos de coronavirus, pero debes tener cuidado con dónde lo haces

Mallorca.
Playa de Mallorca en agosto de 2017. REUTERS/Enrique Calvo
  • A medida que avanza la desescalada en España, algunas playas de las islas y costas del país empiezan a recibir sus primeros visitantes. 
  • Aunque no será hasta la fase 3 de la desescalada que estas permitan como parte de su ocio el tomar el sol en la arena —una situación que se espera a más tardar para finales de junio.
  • Hasta el momento, los estudios existentes sobre la posibilidad de contagio a través del agua concluyen que, prácticamente, no hay riesgos de infección. Aunque algunos autores piden precaución en zonas en las que converge el agua del océano con aguas residuales no tratadas. 
  • Aun así, la natación y otros deportes acuáticos suponen un riesgo de la salud si implican un contacto cercano prolongado o atravesar zonas muy concurridas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Formentera, El Hierro, La Gomera y La Graciosa son algunas de las islas que ya en la fase 2 de la desescalada permiten nadar en sus playas desde este lunes 18 de mayo.

A medida que la desescalada avanza en el resto de islas y zonas costeras, las más de 3.000 playas de España se preparan para el verano y hacer frente a las aglomeraciones con limitaciones de afluencia, separaciones en la arena por cuadrículas, vigilar el aforo con drones o el cierre de las duchas.

Algunas —como Lloret de Mar— controlarán y limitarán el aforo a todas sus playas, según ha apuntado La Vanguardia. Y Galicia planea instaurar un sistema de cita previa en las 960 playas de la región, el mismo que lleva funcionando desde 2015 en la famosa Playa de las Catedrales de la costa de Lugo, según recoge El Confidencial

Leer más: Las playas de España se preparan para el verano: apps para reservar sitio, drones para vigilar el aforo o cuadrículas para dividir la arena

Mientras, para poder tumbarse en la arena habrá que esperar a la fase 3 de la desescalada que se espera para finales de junio.

En medio de este escenario, han surgido las mismas preguntas que cuando se anunció, a principios de mes, la autorización de salir a correr en medio del estado de alarma —respetando medidas de seguridad, horario y distancias predeterminadas, según la provincia. 

¿Se puede propagar el nuevo coronavirus a través del agua del mar? De momento no, pero con algunas excepciones no corroboradas. 

Es muy poco probable que el nuevo coronavirus se propague a través del agua

"En actividades recreativas, la infección por SARS-CoV-2 por contacto con el agua de condiciones estándar para el baño, es muy poco probable. Sin embargo, estas actividades generalmente implican una pérdida de las medidas recomendadas de distanciamiento social", apunta el reciente informe del Ministerio de Ciencia e Innovación publicado el pasado 5 de mayo. 

Hasta ahora, las principales vías de transmisión del coronavirus son la exhalación de partículas de una persona infectada al toser, hablar o reírse —que pueden quedar suspendidas en el aire en forma de aerosol durante unos minutos—, y el contacto con algunas superficies.

Por ende, debido a que contagiarse con el coronavirus generalmente implica inhalarlo, no tragarlo, el agua es una ruta de transmisión poco probable.

"En general, los patógenos respiratorios no sobreviven en el agua", explica a Business Insider, Joseph Eisenberg, presidente del departamento de epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, Estados Unidos. 

Un hombre con traje de protección desinfecta unas tumbonas de playa por el coronavirus.
Reuters

Asimismo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU, no hay evidencia de que el virus que causa la enfermedad de COVID-19 pueda transmitirse a las personas a través del agua en piscinas, jacuzzis, spas o áreas de juegos acuáticos —sobre todo, porque el cloro en el agua debería neutralizar el virus.

"Aunque actualmente no existen datos de la persistencia del SARS-CoV-2 en agua de mar, el efecto de dilución, así como la presencia de sal, son factores que probablemente contribuyan a una disminución de la carga viral y a su inactivación por analogía a lo que sucede con virus similares", insiste también el CSIC que pide precaución en zonas de agua dulce como ríos, lagos o pozas donde la dilución es menos efectiva.

La ausencia de distanciamiento social es el principal riesgo de contagio, junto con las zonas de aguas residuales no tratadas

Si en algo coinciden los estudios sobre la propagación del SARS-CoV-2, es en evitar el mayor contacto posible con personas no convivientes y, más, si son desconocidas.

Por ello, se aplicarán en las playas las medidas de control y distanciamiento social anteriormente mencionadas, y se aconseja evitar zonas de aguas residuales, según un estudio publicado por la Fundación Sufrider, a raíz de la identificación del SARS-CoV-2 en heces y aguas residuales. Y, según South Florida Sun Sentinal, las olas podrían, en teoría, lanzar el virus en partículas que el viento lleva de regreso a la costa.

Aunque Krista Wigginton, profesora asociada de ingeniería ambiental en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Michigan, explicitó a Insider que dicho ARN del virus "no parece estar en un estado infeccioso".

Leer más: Un equipo de científicos trabaja en un test para detectar el coronavirus en aguas residuales y frenar su propagación

"El mayor riesgo de todas estas actividades sería interactuar con otras personas que están hablando, tosiendo o estornudando cerca", sostiene Wigginton.

"Me preocuparía más la hepatitis, nadar en aguas residuales sin tratar o muchos otros patógenos que presentan una magnitud de riesgo mucho mayor, incluso si resulta que el coronavirus se transmite por el agua", señala Charles Gerba, profesor de microbiología e inmunología en la Universidad de Arizona, a WebMD

Según donde vayas a nadar, las precauciones han de ser más extremas

Wigginton asegura que nadar en una piscina, lago u océano sin hacinamiento es probablemente de muy bajo riesgo en comparación con las actividades en interiores y las actividades al aire libre abarrotadas como ir a restaurantes, centros comerciales, tiendas y conciertos.

Pero en algunos lugares son más seguros que otros, como indicaba anteriormente el informe del CSIC.  

Lo más seguro es hacerlo en una piscina privada clorada al aire libre, mientras que montar olas en un ajetreado frente del océano tiene más riesgos —desde por e aire hasta por la posibilidad de cruzarte con casos asintomáticos, que a día de hoy siguen siendo casi el 80% de la población infectada

Por ende, también deberías evitar zonas comunes como vestuarios o duchas en los sitios en los que estén permitidos —en Canarias, por ejemplo, la reapertura no contará con duchas ni lavapiés.

Y, de elegir una piscina, que sea una piscina bien tratada con sus carriles diferenciados, y no una llena de gente donde inevitablemente entrarán en contacto con más de una persona de las que te gustaría.

Y además