Europa ya debate cómo exigirá a los creadores de contenidos más responsabilidad y quizá no sea como espera el 'tiktoker' que alardeaba de no usar condón

Naim Darrechi, popular tiktoker español.

Instagram (@naimdarrechi)

  • El tiktoker Naim Darrechi ha protagonizado un escándalo esta semana al reconocer en una entrevista que engaña a sus parejas sexuales y no se pone condón. 
  • Tras desatarse la polémica, el creador de contenido de 19 años dijo que no era cierto y pidió perdón. Tiene 26 millones de seguidores.
  • Europa y España ya trabajan para contar con herramientas en un futuro próximo que permitan proteger a los menores que ven estos vídeos, como ocurre en la radio o en la televisión.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una directiva europea a la que España llega tarde y otras propuestas de Bruselas abren la puerta a lo que el polémico tiktoker Naim Darrechi propuso, probablemente sin pretenderlo: exigir más responsabilidades a los creadores de contenidos en internet.

Darrechi es uno de los creadores de contenido de TikTok más populares del país. Con más de 26 millones de seguidores, no es la primera vez que el influencer protagoniza una polémica. El mallorquín de 19 años fue detenido este mismo año por desobediencia y resistencia a la autoridad.

Esta semana, unas declaraciones de Darrechi en una entrevista con otro creador de contenidos, Mostopapi, han causado consternación en las redes sociales. El tiktoker reconocía que engañaba a sus parejas y mantenía relaciones sexuales con ellas sin condón.

"No puedo. Me cuesta mucho con condón. Nunca lo utilizo. Hasta que un día dije... Es raro que no haya dejado embarazada a ninguna así, tras tantos años. Así que voy a empezar a acabar dentro siempre. Sin ningún tipo de problema. Y nunca ha pasado nada", detallaba.

ByteDance, matriz de TikTok, crea una división para comercializar su algoritmo a otras aplicaciones

Su entrevistador, incrédulo, le preguntó: "Pero, cuando acabas dentro, ¿ellas no te dicen nada?".

"Sí, pero bueno. Les digo que tranquila, que soy estéril. Que me he operado para no tener hijos. Y ya está. Y, cuando llegue el hijo, bendito sea". Tanto Darrechi como su entrevistador estallan en risas. Mostopapi, responsable de la entrevista, retiró esta misma semana el vídeo de sus canales.

Tal confesión ha provocado que incluso la ministra de Igualdad, Irene Montero, se haya pronunciado. Lo hizo a través de un tuit: "Quitarse el preservativo o eyacular dentro sin consentimiento es hoy abuso sexual y la Ley del Solo Sí es Sí lo reconocerá como agresión". 

"Presumir ante 26 millones de seguidores de algo así refleja la urgencia de poner el consentimiento en el centro. Lo pondremos en conocimiento de Fiscalía", anunciaba.

También a nivel autonómico el Govern balear ha anunciado que se querellará contra el propio Darrechi, después de que el Institut de la Dona del archipiélago pidiera la clausura de las cuentas del influencer. Incluso otros populares creadores de contenido, como el streamer Ibai Llanos, han censurado las palabras de Darrechi. 

El discurso de Llanos, aunque ha sido generalmente aplaudido, también ha encontrado algunas matizaciones en las redes sociales: no hay que esconder lo que ha dicho Darrechi ni ignorarlo. Se trata de un problema generalizado.

Tras esta tormenta, el propio Darrechi tomó la palabra, tal como recoge el Huffpost:

"La ministra de Igualdad pues claro que tiene que hablar entonces... ¿Y si yo he hecho todo esto para que tengáis mi atención y deciros de una vez que nos ayudéis? La comunidad no puede no tener apoyo. Somos un medio muy grande y necesitamos asesoramiento, necesitamos que se estudie esto. Que de una vez por todas os deis cuenta de que esta es la comunicación del mañana".

En el mismo vídeo, continuaba: "El Gobierno no se quiere dar cuenta de que somos un medio de comunicación tan importante que ahora nos usan para conseguir votos. Entonces, si nos usáis para conseguir votos, al menos apoyad a la comunidad, que haya un comité de influencers, que se regulen las cosas, que haya unas normas como las hay en la tele, en el periódico o en la radio".

No habrá un comité de 'influencers', pero sí se exigirá más responsabilidad

En el horizonte inmediato, España tiene varias regulaciones que abordar en materia de la responsabilidad editorial de los creadores de contenido.

Ya en 2020, el país fue expedientado por la Comisión Europea por no haber transpuesto a tiempo la nueva Directiva europea de Servicios Audiovisuales. Y las propuestas de Bruselas para regular a las tecnológicas podrían abrir la senda y ofrecer nuevos instrumentos para esto mismo: exigir a los influencers, streamers o youtubers más responsabilidad con su audiencia.

TikTok supera los 3.000 millones de descargas, un hito hasta ahora solo al alcance de Facebook

En febrero de este mismo año, la BEUC, una federación de organizaciones de consumidores europeas, presentó una denuncia contra TikTok. Las razones fueron varias, pero uno de los puntos en los que el organismo se detuvo es en la falta de responsabilidad de los creadores de contenido de la plataforma con su audiencia, generalmente menores de edad.

Se refería, en concreto, a muchas publicaciones de estos creadores que en realidad eran comunicaciones comerciales (anuncios) que no estaban señalizados como tal. En su momento, el presidente del Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC), Roger Loppacher, expresó su preocupación en declaraciones que ya recogió este medio: para Loppacher, los datos de la denuncia de BEUC eran "muy preocupantes".

"Muestran la existencia de influencers con millones de seguidores que disfrutan de una credibilidad muy elevada entre el público infantil y juvenil. Es muy difícil que los destinatarios, básicamente niños y niñas y adolescentes, sean totalmente conscientes del carácter comercial de los vídeos que miran o de la adecuación a la normativa de los contenidos que miran", advertía.

Responsabilidad para proteger menores o frenar discursos de odio

Ahora, un portavoz del CAC concreta en Business Insider España la postura del organismo. El Consell considera que los videobloggers, al igual que las plataformas de intercambios de vídeo como YouTube o TikTok, "deberían estar sujetos a una normativa más estricta y en igualdad de condiciones con los medios tradicionales de radio y televisión".

Precisamente, la labor de la nueva Directiva de servicios audiovisuales, todavía pendiente de transposición. Hace unas semanas se volvió a abrir a consulta pública el anteproyecto de Ley que transpondrá la directiva y la nueva redacción fue duramente criticada por la Unión de Televisiones Comerciales en Abierto (Uteca) por considerarse discriminadas frente a nuevos competidores y prestadores internacionales.

En el caso que ocupa este artículo, las plataformas eluden esa responsabilidad al entender que no son responsables de los contenidos que suban sus usuarios, si bien sí que los alojan.

YouTube Shorts: la nueva sección de la plataforma al más puro estilo TikTok ya está disponible en España.

El CAC destaca que la nueva Directiva y la propuesta de Ley de Servicios Digitales que presentó Bruselas a finales del año pasado abren la puerta a considerar a ciertos videobloggers prestadores de servicios de comunicación audiovisual a petición en plataformas de intercambio de vídeos. Evidentemente, esta consideración es matizable. No es lo mismo un creador de contenido profesional que una persona que sube un contenido que se viraliza puntualmente.

En ese sentido, el Consell entiende que estos videobloggers organizan sus contenidos en un catálogo, en ocasiones acumulan visitas millonarias y comercializan publicidad y, por lo tanto, "tienen responsabilidad editorial respecto a sus contenidos, como los prestadores de servicios de comunicación audiovisual de radio y televisión".

"No parece justo que estén sujetos a distintas obligaciones en materia de protección de menores, discurso del odio, dignidad humana, igualdad o publicidad", expone el portavoz del CAC.

Por eso, el Consell espera que tanto la transposición de la Directiva todavía pendiente, como la futura entrada en vigor de la Ley de Servicios Digitales, doten a la legislación española de herramientas para que así sea y, quizá en un futuro no tan lejano, los streamers o tiktokers también tengan que rendir cuentas ante reguladores como ellos o como la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Para que eso ocurra, todavía se tiene que progresar en determinados aspectos. En febrero de este año, la responsable de la CNMC reconoció en una intervención en el Congreso que solo cuentan con un equipo de 15 personas para vigilar las grandes plataformas de vídeo.

LEER TAMBIÉN: Cómo minar doge: un 'influencer' de TikTok de 18 años comparte su proceso para conseguir criptomonedas sin comprarlas

LEER TAMBIÉN: Ayayi, la influencer virtual china con un aspecto inquietantemente humano que cuesta diferenciar de una persona real

LEER TAMBIÉN: "A la hora de hablar de salud, no todo vale": el influencer y entrenador personal que desmiente las publicaciones fitness que triunfan en TikTok

VER AHORA: La guerra de la que nadie habla: qué está haciendo la Oficina de Patentes y Marcas para impulsar la soberanía industrial española frente a potencias como EEUU o China