Pasar al contenido principal

Nanoparticulas contra los tumores cerebrales: así es la startup gallega en la que acaba de invertir Repsol

Nanotecnología
123dartist/Getty
  • La empresa Nanogap ha patentado unas partículas más pequeñas que un nanómetro llamadas clústeres cuánticos atómicos.
  • La compañía compostelana tiene en el punto de mira abrir una ronda de financiación para llevar a fase clínica la aplicación de sus partículas como fármaco contra el tumor cerebral.
  • Recientemente, el brazo inversor en startups de Repsol entró en el accionariado de la empresa con una inversión de 1,8 millones de euros.

Encontraron su punto fuerte en el tamaño reducido a su mínima expresión, más allá de la escala nano. En el seno de la Universidade de Santiago de Compostela, la spin off Nanogap veía la luz en 2006 al calor de una investigación realizada por dos catedráticos que comenzaron a profundizar en las nanopartículas cuando todavía se conocían como partículas finas, hace más de treinta años.  Lo que descubrieron son las partículas más pequeñas que existen, por debajo de la escala nanométrica (1 nanómetro = 10−9 metros): los clústeres cuánticos atómicos.

La empresa gallega suma hasta 13 familias de patentes. Estas partículas presentan especial potencial en su traslación hacia varios sectores, si bien, por el momento, Nanogap ha optado por profundizar en sus aplicaciones como catalizador en el área de química, aplicaciones terapéuticas en quimioterapia y aplicaciones electrónicas, según explica Tatiana López, CEO de Nanogap, en una entrevista con Business Insider. 

Los clústeres cuánticos atómicos “se diferencian por las propiedades en relación a su tamaño. Esto es muy importante porque cuando reduces el tamaño sus propiedades cambian totalmente con respecto a la escala macro”, introduce la ejecutiva.  

Para tratar tumores cerebrales

En el tamaño radica la principal ventaja de los clústeres cuánticos atómicos para tratar tumores cerebrales. Y es que permiten superar barreras que hasta ahora el desarrollo químico no permitía, como la barrera hematoencefálica. Esta  barrera celular de alta permeabilidad que protege el cerebro es la más difícil de traspasar del ser humano. Sin embargo, estas partículas de metales nobles, como la plata o el oro, son capaces de superarla y actuar, por sí mismas, como fármaco para tratar el tumor. 

Leer más: Por qué estas 4 startups están revolucionando el sector del retail y el lujo gracias a la tecnología

Nanogap, que terminará la fase preclínica para el uso de este fármaco en 2019, tiene en el punto de mira abrir una ronda de financiación para hacer frente a la siguiente fase clínica. “Estamos contactando con entidades acreditadas para llevarla a cabo”, avanza la primera ejecutiva de la empresa gallega. 

Catalizadores en la industria petroquímica

El equipo de Nanogap
El equipo de Nanogap Nanogap

Bajo la misma premisa, basada en el tamaño, la compañía ha llevado los clústeres cuánticos atómicos hasta el sector energético. Gracias a su pequeño tamaño, estas partículas se utilizan como catalizadores de los procesos de la industria petroquímica propiciando que estos procesos, a priori muy contaminantes, sean más eficientes y medioambientalmente sostenibles. 

“Supone un cambio drástico en positivo de la industria química y petroquímica”, argumenta López, “su impacto va desde que se produzca plástico de forma mas verde hasta otros aspectos más técnicos como extracciones de crudo con menos contaminación”. 

Leer más: Vortex, la startup española que desarrolla molinos de viento sin aspas capaces de generar electricidad

La primera ejecutiva de Nanogap pone de relieve, además, el potencial de estas partículas para desarrollar nuevas energías limpias, cómo el hidrógeno. Con estas partículas su proceso de obtención es “económicamente más eficiente para las empresas y más respetuoso con el medio ambiente”, explica López.

Pantallas táctiles

Pero las partículas subnanométricas de Nanogap tienen también aplicaciones en el sector de la electrónica. “Uno de los productos que desarrollamos son nanofibras”, explica López. Estas partículas hacen posibles que otros materiales se conviertan en conductores. De esta manera, la empresa compostelana utiliza las partículas para “convertir cualquier material transparente en una pantalla táctil”

Leer más8 startups españolas a las que no deberías perder de vista en 2019

Es en sus patentes, vinculadas tanto a estos clústeres cuánticos atómicos subnanométricos  como a su proceso de producción, en donde que radica la diferenciación Nanogap respecto a otras empresas del sector: “No existe otra empresa que haga esto en el mundo. Estamos en una posición única”, deja claro la CEO de la empresa con sede en Santiago de Compostela y en Silicon Valley. 

A la caza de inversión

No ha transcurrido ni un mes desde que el fondo Repsol Corporate Venturing entrase en el accionariado de la compañía con una inversión de 1,8 millones de euros. Sin embargo, la empresa compostelana ya tiene en el punto de mira otra ronda de inversión, en este caso, enfocada hacia el sector biofarmacéutico para llevar a fase clínica el estudio de su fármaco basado en clústeres atómicos cuánticos. 

En 2014, Nanogap cerró otra ronda de financiación de 2,2 millones de euros liderada por Caixa Capital Risc y ya en 2017, la compañía dio entrada a su capital al grupo japonés Mitsui Mining &Smelting Co. Desde que arrancó en 2006, la empresa levantó un total de 2,8 millones de euros de la mano de Unirisco (2006), Uninvest (2008) y Xesgalicia (2012), e incluyendo el capital aportado por los fundadores. 

Y además