¿Se necesitarán dosis anuales de refuerzo contra el COVID-19?

Una joven recibe una dosis de la vacuna.

REUTERS/Hannah Beier

  • Los cambios que la nueva variante ha provocado en el virus ha puesto sobre la mesa algunas nuevas incógnitas sobre las dosis de refuerzo. 
  • Ómicron es capaz de ignorar cierto nivel de inmunidad, pero también parece provocar una enfermedad más leve principalmente en inmunizados. 
  • ¿Serán realmente necesarias las dosis de refuerzos anuales? Esto es lo que dicen los expertos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las dosis de refuerzos de las vacunas desarrolladas contra el nuevo coronavirus impulsan la respuesta inmunitaria que estimulan las inyecciones originales y reducen significativamente la infección y los casos graves de la enfermedad que provoca el virus, conocida como COVID-19.

Esto se debe a que el sistema inmunitario va mejorando su respuesta inmunitaria cada vez que queda expuesto, ya sea a una infección natural o a un refuerzo de las vacunas. 

"Cada vez que nos infectemos, reconoceremos más partes de ese virus. Tendremos una memoria inmunitaria reforzada en potencia y más amplia en capacidad de reconocimiento. Por lo tanto, cada vez estaremos un poco mejor protegidos", explicaba en una entrevista con Business Insider España Margarita del Val, viróloga del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Por qué los síntomas de ómicron se parecen más a los del resfriado y cómo diferenciarlos

Ya desde la aparición de delta, la anterior variante de mayor preocupación del coronavirus, las autoridades científicas habían empezado a cuestionarse la necesidad de administrar dosis de refuerzo cada entre 6 meses y un año, en relación con la caída de los niveles más altos de anticuerpos.

La llegada de ómicron no ha hecho más que centrar toda la atención en esta estrategia, que ya estaba sobre la mesa y para la que se están desarrollando versiones específicas de las vacunas.

Algunos expertos consideran que las terceras dosis son realmente necesarias ante la aparición de variantes más transmisibles, virales y resistentes a los anticuerpos —como delta y ómicron—. 

Pero otros creen que, viendo cómo está evolucionando el virus, podría no requerirse aún un refuerzo masivo. Es decir, tan sólo sería necesario para las personas de riesgo y expuestas al SARS-CoV-2.

"Todas las estrategias son necesarias"

Sanitaria prepara una dosis de la vacuna Comirnaty.
Sanitaria prepara una dosis de la vacuna Comirnaty.

REUTERS/Lukas Barth

Las variantes del virus constituyen un conjunto de mutaciones que cambian al patógeno alejándolo, en la mayoría de las ocasiones, de su versión original. 

Estas mutaciones lo llevan a ser una mejor versión de sí mismo, aunque no tienen porqué hacerlo más peligroso —como podría haber sucedido con ómicron, por ejemplo, que es más transmisible pero con síntomas más parecidos a los del resfriado—. 

Sin embargo, dada su capacidad para infectar, afectar a la salud de las personas más vulnerables y dejar secuelas a largo plazo incluso en aquellos que han pasado la enfermedad de forma leve, reforzar la protección frente al SARS-CoV-2 sigue siendo necesario

"El virus tiene una manera de sobrevivir, que es mutando. Todo parece apuntar a que sí tendremos que poner una tercera dosis", reconocía la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en el anuncio de las campañas de refuerzo contra el COVID-19 en España

Además, de acuerdo con las recientes declaraciones del CEO de Pfizer, Albert Bourla, en una conferencia médica de JP Morgan, la protección de las vacunas cada vez es menos sólida y su capacidad para prevenir las hospitalizaciones se ha visto reducida. 

"Las 2 dosis no son suficientes contra ómicron", ha advertido el ejecutivo. 

Ómicron infectará a más de la mitad de la población europea en las próximas semanas, según la OMS, que plantea test de antígenos gratis

"Con lo que sabemos hasta la fecha, todas las estrategias son necesarias", responde la Dra. Ana Treviño Rodríguez-Casanova, coordinadora del Master de Enfermedades Infecciosas de la UNIR, al preguntarle sobre la necesidad de inocular terceras dosis contra el COVID-19 en el escenario actual. 

No obstante, Treviño reconoce que la prioridad de la pandemia debe ser "vacunar a cuantas más personas mejor en todo el mundo y cuanto antes", coincidiendo con otros expertos que han hablado con Business Insider España como Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI) y la Dra. Marisa Di Natale, inmunóloga en el hospital San Francisco de Asis.

"Sin duda alguna, considero que se deberían realizar ambas estrategias [de refuerzo e inmunización pediátrica] para mantener la infección controlada y disminuir la incidencia de casos graves", sugiere la Dra. Di Natale.

Por qué las dosis de refuerzo son más efectivas que la pauta completa de la vacuna

"Más importante que la tercera dosis es vacunar a toda la población mundial", aclara el inmunólogo. 

"Si las infecciones se perpetúan en partes del mundo donde hay gente desprotegida existe la posibilidad de que el virus circule a altos niveles, se den otras variantes y llegue algún día una que realmente sea preocupante, porque la respuesta que hemos creado con las vacunas no nos proteja", añade. 

Aunque Luke O'Neill, inmunólogo de la Facultad de Bioquímica e Inmunología del Trinity College de Dublín, defiende que vale la pena dar una inyección de refuerzo contra la nueva proteína pico que mute y resista mejor a los anticuerpos. 

La tercera dosis ha demostrado una protección "bastante buena" contra las muertes y "decente" contra las hospitalizaciones, según Bourla.

"El virus es capaz de mutar, pero nuestro sistema inmunológico está muy bien preparado en su vertiente celular"

Una mujer prepara una dosis de la vacuna contra el COVID-19.

REUTERS/Jon Cherry

Las vacunas ya autorizadas para su uso de emergencia han demostrado tener un mínimo de eficacia contra cualquiera de las variantes del SARS-CoV-2. 

De facto, incluso Pfizer, que trabaja en una nueva versión de su vacuna y defiende la necesidad de una tercera dosis, proporciona una protección realmente fuerte contra las hospitalizaciones, tal y como había informado Business Insider España con anterioridad

Una de las investigaciones relacionadas ya revisada por pares, publicada en Nature, también ha puesto en evidencia que las personas que pasan una infección con el SARS-CoV-2 son capaces de producir células inmunes —base de la inmunidad a largo plazo— contra el virus durante toda la vida.

Con estos datos, la expectativa es que las personas puedan producir una respuesta rápida de anticuerpos y resistir la infección en un gran número de casos, conforme a las declaraciones de Michel Nussenzweig, director de inmunología molecular de Rockerfeller y autor principal de un estudio relacionado de la misma universidad a The Guardian.

"El virus es capaz de mutar, pero nuestro sistema inmunológico está muy bien preparado en su vertiente celular para controlar esas variantes, incluso aunque sean variantes con más cantidad de mutaciones", coincide la Dra. Yvelise Barrios, vocal de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).

De hecho, otra de las investigaciones publicadas, pero no revisada por pares, había demostrado que el sistema inmune de los infectados y los vacunados neutralizaba sin problemas las mutaciones más preocupantes identificadas hasta los inicios de la propagación de delta.

Vacunas o infección con COVID-19: ¿qué inmunidad es más fuerte?

Los científicos aún no saben cuánto dura realmente la inmunidad de la vacuna o la respuesta inmunológica natural que se desarrolla tras la infección. Menos si el virus sigue experimentando nuevas mutaciones, que mejoran su capacidad para sobrevivir aunque sea menos viral.

"No sabemos si la vacuna del coronavirus dura más o menos. Otras evidencias sugieren que llega al año e incluso más del año. No hemos tenido más tiempo para comprobarlo", señala en una llamada con Business Insider España Marcos López Hoyos, presidente de la SEI. 

Pedro Gullón, investigador en epidemiología y profesor de la Universidad de Alcalá, explica a elDiario.es que, en el escenario actual, lo ideal es esperar a que la inmunidad natural empiece a perder un poco de fuelle para darle un refuerzo al vacunar

"Los tiempos no están clarísimos. A veces están más determinados por la disponibilidad de vacunas o la estrategia global, que con un momento fijo en el que se pierde la inmunidad", dice al medio en el podcast Un tema al día

Mientras tanto, las farmacéuticas trabajan en nuevas versiones específicas de sus vacunas para las variantes. Pfizer cree que, empezando los ensayos en humanos antes de que finalice enero, su versión podría estar disponible en marzo. Pero Bourla ya ha reconocido públicamente que esta dosis podría no utilizarse y que la eficacia de la tercera inyección y sus tiempos siguen siendo una incógnita.

De acuerdo con las declaraciones del principal epidemiólogo al frente de la pandemia en Estados Unidos, Anthony Facui, la gente no necesita un "refuerzo específico de la variante" para combatir la infección con la versión ómicron del coronavirus en este momento.

Otros artículos interesantes:

Este gráfico revela la protección contra ómicron después de 1, 2 o 3 dosis de la vacuna

Los cambios que las variantes han provocado al COVID-19: estos son los 5 principales síntomas del virus original, delta y ómicron

7 signos de que te has contagiado con la variante ómicron

Te recomendamos

Y además