El Google Nest Doorbell y la Nest Cam forman un combo de videovigilancia fantástico que destaca por su batería integrada y su sencillo montaje sin cables

Nest Doorbell y Nest Cam
  • He pasado un par de semanas con los nuevos dispositivos de videovigilancia de Google: Nest Doorbell y Nest Cam, un timbre y una cámara que destacan por llevar una batería integrada que permite decirle adiós a los cables. 
  • Ambos dispositivos se pueden comprar por separado, pero juntos forman un combo de seguridad muy interesante que te permitirá tener un control total sobre lo que ocurre en cualquier parte de tu casa. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

La seguridad del hogar es algo una de las preocupaciones habituales.

Ya sea cuando estás en casa y vas a recibir un paquete o mucho más importante: cuando estás fuera durante un tiempo más largo y el miedo se apodera de ti por si alguien entra en casa mientras no estás. 

Desde hace ya un tiempo, Google ofrece varios dispositivos destinados principalmente a mejorar la seguridad del hogar, pero hasta el momento tenían un hándicap que puede resultar un poco molesto dependiendo del tipo de usuario que seas: la necesidad de estar conectados a la corriente

Hace un par de semanas, la compañía americana presentó las nuevas incorporaciones a la gama Nest —Cam y Doorbell— que vienen con las prestaciones habituales, pero con un plus que los hace todavía más interesantes: cuentan con batería integrada y por eso mismo son tremendamente fáciles de instalar

Como podrás imaginar son 2 productos independientes, pero que juntos forman un tándem de la seguridad muy interesante que pueden formar parte de la misma red. 

Además, si a esto le sumas un Google Nest Hub 2, podrás llevar la experiencia a otro nivel, ya que podrás ver lo que ocurre en la pantalla del altavoz inteligente. 

Sí, el mercado está superpoblado de este tipo de dispositivos, pero muchos fallan donde Google acierta: su atractivo precio y su sencilla instalación y montaje.

Sinceramente, tras 2 semanas de uso tengo claro que recomendaría los 2 como pack, pero es cierto que son dispositivos diferentes, cada uno con sus cualidades, y dependiendo de lo que quieras igual te encaja uno u otro. 

Nest Doorbell: Un timbre excepcional que destaca por ser muy fácil de instalar y por su batería infinita. 

Nest Doorbell

Seguro que cuando has instalado un timbre de estas características has tenido que trastear con la toma de corriente cercana para poder dejarlo instalado y que funcione correctamente. 

Si no tienes mucha idea de lo que estás haciendo —como un servidor— puede dar una pereza tremenda y en este sentido solo tengo buenas palabras para el Nest Doorbell de Google

Cuenta con una batería integrada que dura cerca de un mes de uso intensivo —a mí me llegó con un 68% y tras 2 semanas me ha bajado al 57%— y lo único que tienes que hacer es anclarlo a la pared usando un par de tornillos. Nada de trastear con cables

Como es lógico, también podrás conectarlo a la red eléctrica para despreocuparte por completo, pero que ofrezca la opción sin cables es una auténtica gozada.

¿Y qué pasa cuando se queda sin batería? En la caja viene una pequeña llave que desacopla el Nest Doorbell del marco para que puedas cargarlo en casa y luego volver a instalarlo con un suave clic.

Además, ponerlo a punto es muy sencillo. Basta con bajarse Google Home (Android, iOS) y seguir los pasos que te da la aplicación. 

Con todo esto claro, ¿de qué es capaz el Nest Doorbell?

Si nunca has tenido un dispositivo de estas características en casa, te lo resumo: detecta de manera inteligente lo que ocurre en su ángulo de visión y en caso de ser necesario, graban lo que está pasando.

Lo más interesante es que es capaz de detectar el movimiento de personas, animales o vehículos y también identifica paquetes, reconoce caras familiares —bajo la suscripción a Nest Aware que tiene un precio de 5 euros al mes por su versión básica o de 10 euros en su versión plus— y admite 3 horas de grabación gratuita. 

Nest Doorbell

Sí, has leído bien: tiene un sistema de reconocimiento facial que cuando se programa es capaz de identificar a las personas que viven en el hogar y te lanza una notificación al móvil cuando están en la puerta. 

La calidad de imagen es más que suficiente para un producto de estas características: tiene un campo de visión de 145º, HDR y además tiene soporte de visión nocturna que activa en función de las condiciones lumínicas del momento. 

¿Y qué tal los resultados? Pues con la cámara situada a 1,2 metros del suelo es capaz de ofrecerte una imagen de una persona de pies a cabeza aunque esté casi pegada a la puerta y puede detectar un paquete colocado en el suelo a 20 cm. Lo más interesante es que te avisa tanto de la colocación como de su retirada. 

Otra de las funciones más interesantes es que gracias a su micrófono bidireccional puedes comunicarte con la persona que está en la puerta y si estás fuera puedes programar mensajes con respuestas rápidas tipo "no estoy en casa" o "un momento, ya voy". 

Pero donde realmente brilla el Nest Doorbell es en las alertas. Es capaz de identificar correctamente lo que ocurre para no bombardearte el móvil de notificaciones y solo mostrarte las alertas que de verdad son de tu interés

Nest Cam: Una cámara para exteriores o interiores con una gran inteligencia artificial y que se monta de una manera muy sencilla.

Nest Cam

Al igual que el timbre, la nueva Nest Cam se monta de manera muy sencilla.

La cámara viene con un poderoso imán junto a la cámara —hay que hacer bastante fuerza para desacoplarlo— que incluye un par de tornillos para colocarlo donde quieras. 

Lo mejor es que la base también está imantada por la parte de los tornillos, por lo que si lo vas a poner en una zona de metal, no te hará falta ni ponerte a darle a la bricomanía. Se pega solo y con una adherencia que me ha dejado asombrado

Además, toda la superficie de la Nest Cam está imantada, por lo que puedes jugar con la orientación como quieras y no romperte la cabeza. 

Nest Cam

Ten en cuenta que si lo quieres poner en un lugar alto y con un ángulo muy cerrado, igual el imán no es suficiente, pero desde Google han pensado en todo

Venden un stand para la cámara que cuenta con unos pines de carga que se conectan al dispositivo y que te permitirán jugar más con la colocación.

En cuanto a la instalación, igual de fácil: Google Home en tu móvil, seguir los pasos indicados y listo para funcionar. 

En cuanto al diseño, este es bastante minimalista y está pensado para no llamar la atención. Como es lógico, si la miras detenidamente notarás que es una cámara, pero lo cierto es que es bastante discreta

Lo mejor de esta cámara es que puede con todo: ofrece clasificación IP54, contra el agua o la nieve, por lo que podrás tenerla en funcionamiento todo el año y como es inalámbrica no hace falta que te preocupes por buscarle un enchufe al cable.

Nest Cam

También tienes la opción de dejarla conectada a la corriente con un cable que se vende por separado preparado para sortear cualquier temporal, pero viendo la autonomía —un mes y medio según Google— lo veo casi innecesario. 

Su interior está a la altura: cámara de 2 megapíxeles que capta un amplio campo de visión de 130 grados, graba en HDR hasta 1080p y cuenta con visión nocturna que según Google es capaz de ver hasta 6 metros. 

Incorpora también un micrófono bidireccional para escuchar el exterior y poder hablar con la persona que estás viendo y lo más interesante es que puedes ajustar una zona de actividad para que solo se centre en un punto concreto que te interese y deje fuera una zona común que podría alertarte a cada minuto de cualquier evento. 

Nest Cam

Entrando un poco en este punto, puedes incluso elegir que detecte diferentes tipos de eventos en función de lo que te interese en cada lugar y que solo registre lo que tú quieras. 

Por suerte, su funcionamiento es igual de bueno que el Nest Doorbell y logra diferenciar lo relevante de lo insustancial para enviarte las notificaciones que realmente te interesan. 

No es necesario, pero Nest Aware sube la apuesta de la videovigilancia para llevarla a otro nivel. 

Nest Cam

Ambos dispositivos únicamente almacenan en su interior hasta las 3 últimas horas de grabación de manera local y para poder verlo es necesario abrir la aplicación de Google Home. 

Si eres un usuario que vive pegado al móvil y solo lo quieres para tener tu casa vigilada estés o no en casa, no creo que vayas a necesitar Nest Aware: en Google Home podrás consultar un timeline de los últimos eventos que ha captado la cámara. 

Pero en cambio, si quieres tener un registro más completo y además disfrutar de más funcionalidades, igual te resulta de interés la suscripción

Como ya te he comentado al principio del análisis, Nest Aware es un servicio de suscripción de Google que te permitirá almacenar los últimos 30 días de grabación en la versión básica y hasta 60 en la versión premium

Además, esta última versión te dejará revisar la grabación de lo que ocurrió antes y después de los eventos

Nest Doorbell y Nest Cam forman un combo de videovigilancia fantástico que además de hacer que te sientas más seguro, brillan por su simple instalación y funcionamiento. 

Nest Cam

Se me hace muy complicado no recomendar ambos productos. Más bien, lo que se me hace prácticamente imposible es venderlos por separado, ya que juntos forman un combo de videovigilancia fabuloso. 

El Nest Doorbell te permitirá tener controlada la puerta de entrada de todo lo que ocurre, mientras que la Nest Cam puede servirte para vigilar tu jardín o si no tienes lo puedes poner en alguna zona de la casa que sientas menos segura para que vigile el exterior del edificio

Como podrás imaginar, al ser tanto de exterior como de interior, también puedes usarla para un montón de cosas extra. Yo por ejemplo, he colocado la Nest Cam en el cuarto de mis hijos para poder ver qué están haciendo cuando hay mucho silencio, por ejemplo. 

Hay mil soluciones a tu alcance y lo cierto es que te puede servir para más cosas de lo que te imagines. 

En cuanto al Nest Aware, en mi caso no lo he visto nada necesario

Lo único es que tienes que estar más pendiente del móvil por si hay alguna alerta. Le veo mucha utilidad si por ejemplo me voy de viaje y quiero tener un registro de las últimas semanas, pero si no, el pago mensual me supone un extra que no contemplo

Ambos productos tienen un precio de 199,99 euros cada uno y lo cierto es que por 400 euros creo que merece darle una oportunidad. En mi caso me he sentido más seguro —aunque seguramente sea una sensación— y he podido tener un mayor control de lo que ocurre en los alrededores de mi casa. 

Si me tuviese que quedar con solo uno, igual apostaría por el Nest Doorbell, simplemente porque le veo más aplicaciones en la vida real. ¿Quién no pide algo por correo o simplemente la cena del bar de la esquina? Sí, está claro que estaba esperando mi pedido, pero mejor comprobarlo desde la seguridad de casa. 

Otros artículos interesantes:

He probado el Google Nest Wifi, un router 3 en uno: a pesar de su precio, ya no puedo vivir sin él

He probado el nuevo Google Nest Audio y tengo claro que es la evolución perfecta para aquellos que buscan calidad de sonido en un altavoz inteligente

Fuchsia, el sistema operativo de Google que sucederá a Android, está llegando a los Google Nest Hub