Netflix no es tan transparente como antes: los empleados de la compañía han dejado de tener acceso a los salarios de sus compañeros

Reed Hastings, CEO y cofundador de Netflix.
Reed Hastings, CEO y cofundador de Netflix.
Foto del redactor Lucas Gª Alcalde
  • Netflix es una compañía que, desde sus inicios hace más de 2 décadas, se ha caracterizado por promover una cultura corporativa basada en la transparencia.
  • Ahora, tras un 2022 complicado, ha dado un giro de 180 grados y ha comenzado a restringir el acceso entre sus altos cargos a los salarios de sus colegas.

Netflix, una compañía que siempre ha hecho gala de su transparencia, está restringiendo el acceso a algunos empleados a los salarios de sus compañeros, ha informado en exclusiva The Wall Street Journal aludiendo a personas familiarizadas con el asunto.

Los directivos de Netflix podían, hasta hace unas semanas, consultar la remuneración de sus colegas, pero a finales del año pasado Netflix ha dejado de permitirles el acceso, según han asegurado algunas de las personas afectadas al medio estadounidense. Los directores son altos directivos con cargos inferiores a los de los altos ejecutivos y vicepresidentes.

Detrás de este cambio en la política de transparencia del gigante del streaming estaría la llegada masiva de nuevas personas en cargos de responsabilidad de los últimos años, algo que habría hecho que aumentara la competitividad entre los propios empleados, las comparaciones y las exigencias por igualar los salarios de otros compañeros, a pesar de realizar tareas distintas, han señalado las fuentes a TWSJ.

A finales de 2021, Netflix tenía 11.300 empleados a tiempo completo, el periodo más reciente del que se poseen datos, una cifra que supone casi un 60% más que 3 años antes. 

 

En el 2022, la compañía de Los Gatos ha llevado a cabo un importante recorte de su plantilla, al igual que el resto de grandes tecnológicas, deshaciéndose de cerca de 400 empleados en un momento en el que la estrategia de la empresa pasa por contener el gasto tras un 2022 complicado marcado por la pérdida de abonados y la difícil situación en bolsa.

Netflix se ha caracterizado desde sus inicios por una cultura de la transparencia y horizontalidad, materializada en el libro que su CEO y cofundador Reed Hastings escribió en 2022, No Rules Rules, traducido al castellano como Aquí no hay reglas.

Bajo esa premisa "anárquica" y que apela a la responsabilidad de sus trabajadores, Hastings construyó un imperio con una cultura corporativa en donde las personas deben ser capaces de establecer sus propias horas de trabajo y vigilar su propio tiempo de vacaciones, siempre y cuando sean capaces de hacer un buen trabajo, señalaba la empresa en una presentación al respecto.

En ese libro, Hastings recogía cosas como "para nuestros empleados, la transparencia se ha convertido en el mayor símbolo de lo mucho que confiamos en ellos para que actúen con responsabilidad" donde se vanagloriaba de haber aumentado "la transparencia organizativa" y haber eliminado "los secretos de empresa".

Sin embargo, 2 décadas después del origen de esa mentalidad "aquí no hay reglas", las normas como esta última acerca de la transparencia en los salarios, sacuden al gigante del streaming.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.