Nextdoor, la app de vecinos que ha conectado virtualmente a miles de barrios de 11 países durante el coronavirus: la actividad de la plataforma ha crecido un 80%

Joana Caminal, responsable de Nextdoor en España.
Joana Caminal, responsable de Nextdoor en España.

Nextdoor

  • Nextdoor es una app que conecta vecinos del barrio, fundada en 2008 en Silicon Valley. La startup se mantienen con financiación privada, con inversores como Benchmark o la firma de capital riesgo Greylock Partners, entre otros.
  • Esta plataforma está presente en 249.000 vecindarios de todo el mundo, en 11 países. Concretamente, en España se encuentra en más de 3.500 barrios de alrededor de 250 ciudades. 
  • Durante el COVID-19, Nextdoor ha llevado la actividad cotidiana de los barrios al mundo virtual, siendo una forma de conectar a vecinos en plena crisis.
  • Tal ha sido su éxito que sus usuarios diarios se han incrementado un 80%. 
  • La aplicación ha servido para organizar la ayuda para las personas más mayores del edificio, para hacer la cuarentena más llevadera con quedadas por videoconferencia o para unir a madres y padres que han tenido que montar el colegio en casa, entre otras muchas actividades. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Los vecinos han sido uno de los descubrimientos del coronavirus. Se han convertido en nuestros grandes aliados durante la cuarentena: para aplaudir a las 20:00 o para hablar de ventana a ventana. 

Las vistas de todos los días daban al mismo lugar: el patio de vecinos. Algunas caras conocidas y, otras, no tanto. ¿Cómo es posible no saber de alguien que vive a pocos metros de ti? 

A veces ocurre: gente en un mismo entorno, con intereses comunes, pero que no coincide en el día a día. Puede que llegue el momento de encontrarse o quizás eso no ocurra nunca. Sin embargo, el COVID-19 nos ha obligado a mirar precisamente ahí, a lo que teníamos más cerca: nuestros vecinos. 

Si no fuera por la pandemia... ¿Cuándo hubiéramos conocido a nuestros compañeros de bloque? Quizás el tiempo que hubiera tardado en salir una humedad en el techo o al quedarte sin el ingrediente de una receta y acudir al rellano en su búsqueda. Pero también está Nextdoor: la aplicación vecinal que une a la gente del barrio, con o sin crisis sanitaria de por medio

Leer más: 25 cosas que puedes hacer con tu pareja durante la cuarentena que no tengan que ver con ver Netflix

Nextdoor nace en 2008 en Silicon Valley como solución a un problema: un bache en la calzada. Varios vecinos se habían topado con ese enorme agujero, pero no encontraban la forma de solucionarlo, ni sabían a dónde acudir o cómo contactar con las instituciones adecuadas. 

Quizás esa falta de comunicación se entienda con este dato: "En ese momento, en EUUU, solo un 6% de las personas conocían algún nombre de algún vecino o vecina", explica a Business Insider, Joana Caminal, responsable de Nextdoor en España. 

La directiva cuenta que, más allá del bache en la carretera, el problema era que la cultura de los barrios y de los vecindarios era prácticamente nula en ese país. "Cada uno iba hacia una tendencia más individualista, más a su bola y sin interactuar con los demás", sostiene. Tampoco reinaba el sentimiento de comunidad o la faceta pública de los ciudadanos. 

¿Cuajaría la idea de una app vecinal en ese contexto? "Desde luego, la acogida fue muy rápida y muy generalizada en todos los estados de EEUU, tanto en las grandes ciudades, como en el mundo rural", señala la directiva. 

Leer más: La startup catalana Compettia bate su récord de ventas en la pandemia: BBVA, Samsung o Prada recurren a sus apps de juegos para formar a sus empleados durante el confinamiento

Esta aplicación ya está en 249.000 vecindarios de todo el mundo, en 11 países. En España, en más de 3.500 barrios de alrededor de 250 ciudades del país. Aquí, ya existía el sentimiento de comunidad cuando Nextdoor aterrizó en septiembre de 2018. Entonces, el 94% de los españoles tenía una relación cordial con sus vecinos, según los datos de su responsable. 

Muchos se han viciado a esta plataforma durante el confinamiento. "La tendencia al mundo local ha crecido muchísimo y esto se ha notado en la plataforma", destaca. 

Esto lo confirma el hecho de que los usuarios diarios han aumentado un 80%. Caminal explica que "muchísimos" clientes nuevos han usado Nextdoor y, muchos otros, que quizás no la utilizaban tanto, han decido a volver para usarlo en estos momentos, en los que veían realmente que el barrio era importante. 

¿Cómo mantener a un barrio conectado durante el confinamiento?

Un pantallazo de Nextdoor.
Un pantallazo de Nextdoor.

Nextdoor

Nextdoor siempre ha apostado por llevar la interacción de la plataforma a la calle. "En época de no COVID-19, éramos la startup que abanderaba el offline", dice Caminal. "Nextdoor no se acaba en la app, sino que tiene una traducción en la vida real, en las calles, en los bares, en los mercados. Se trata de que la gente se encuentre en la vida real". 

Sin embargo, debido a la pandemia, el movimiento ha sido el contrario: llevar la actividad de fuera adentro. Del barrio a un espacio virtual. 

Una de las iniciativas que surgió fue crear un mapa solidario. Cada vecino se apuntaba en el mapa e incluía las tareas para las que se ofrecía. Desde ir a la farmacia, al supermercado, pasear al perro o llamar por teléfono a las personas que se sintieran solas. "Tuvo mucho éxito desde el principio, por la naturaleza de la app".

A una vecina de Sevilla se le ocurrió hacer mascarillas para el vecindario. Mientras estaba de cuarentena con su abuela y su hijo, decidió aprovechar lo que sabía de costura para echar una mano. Después, lo publicó en Nextdoor y, tras el éxito, hizo mascarillas hasta repartir 90 entre pequeños y mayores.

Leer más: De exposiciones en el Museo Thyssen a hacer manteles reciclados con los dibujos de tus hijos: así es como esta empresa se ha reinventado por el coronavirus

La actividad normal de esta red de barrio, sin estar confinados, se centra en la vida social; y también en lo solidario. Gente que queda a pasear, acoger a un extranjero que llega a la ciudad, aprender idiomas, salir a correr juntos u organizar clubes de lectura. 

Además, sirve para ayudar a los más mayores e interesarse por las personas que necesitan ayuda, y que están cerca. Los vecinos están verificados porque Nextdoor envía una carta con un código al buzón, que después se introduce en cada cuenta. 

"La gente aprovecha para quedar, conocerse y hacer algo que tenga un impacto positivo en el barrio", dice la responsable de Nextdoor en España. También cuenta que se hacen quedadas para recoger plásticos o limpiar parques. 

Esta startup se mantienen con financiación privada, con inversores como Benchmark o la firma de capital riesgo Greylock Partners, entre otros. Y en Estados Unidos y Reino Unido están entrando en el negocio de la publicidad local. 

Una cuarentena más llevadera

'Tu barrio desde casa' ha sido otra de las iniciativas que han surgido durante el COVID-19. Fue idea de los usuarios de la plataforma, que pidieron seguir organizando los grupos de deporte o las clases de inglés. 

"Cada actividad tenía un horario fijo, una descripción y un link de acceso. El enlace estaba en nuestra app, pero se llevaba fuera, a plataformas de streamingNos asegurábamos de que la interacción entre vecinos continuaba viva", dice Caminal.

Enseguida, los vecinos se pusieron a montar conciertos, clases de pintura y sesiones de yoga. Nextdoor tiene un botón de 'gracias', en vez de los 'me gusta' de otras redes sociales. Esa tecla se ha pulsado el doble de veces durante la cuarentena. 

"Al principio no sabíamos lo que iba a durar la iniciativa, pero al final funcionó muy bien", cuenta, en referencia a que nadie sabía el tiempo que se prolongaría el estado de alarma. 

Más allá de los vecinos: ayudar al comercio local y poner en contacto a las instituciones

A Nextdoor también se han unido pequeños negocios, tiendas de barrio y profesiones locales que necesitan una plataforma para darse a conocer entre el vecindario. "De algún modo, han ganado visibilidad y, más ahora, para ofrecer sus servicios", comenta. 

"El comercio local no tiene los mismos instrumentos de digitalización y de recursos como para llegar a la audiencia", añade. Es una forma de hacer crecer la comunidad. 

Y este año, Nextdoor se ha abierto a instituciones y a asociaciones locales. Participan desde ayuntamientos, a policía local o asociaciones de vecinos. "También son muy importantes los comercios que dan vida e identidad al barrio, así como las instituciones y asociaciones que llevan muchísimos años trabajando en la zona, y que ayudan a solventar los problemas que surjan". Caminal opina que incluir a todos es "una forma de cerrar el círculo". 

La pandemia ha tenido incidencia en todos los países donde tiene presencia la app. La responsable de España afirma que su éxito ha sido homogéneo, independientemente de la ciudad. "Somos una respuesta a la parte más local, a la que le hemos dado importancia con el COVID-19. Nextdoor toca realmente lo que ahora mismo nos importa a los vecinos y vecinas. Es una tendencia global", zanja.

Otros artículos interesantes:

Sexo con protección, usando mascarilla y posturas que no impliquen la cercanía de los rostros: las recomendaciones de expertos de Harvard para mantener relaciones sexuales seguras

Las nuevas medidas contra el coronavirus podrían alargar dos horas el embarque de los vuelos, según un grupo internacional de aeropuertos

El ibuprofeno se está probando como tratamiento contra el COVID-19