Los niños que han pasado el COVID tienen más riesgo de desarrollar diabetes, según un nuevo estudio de los CDC

Niña con diabetes

Getty Images

  • Los niños que han pasado el COVID tienen más probabilidades de desarrollar diabetes que aquellos sin antecedentes en la infección viral, señala un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. 
  • Los hallazgos preliminares son de carácter observacional, por lo que harán falta más investigaciones para determinar la asociación entre la enfermedad metabólica y la infección causada por el SARS-CoV-2. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Un nuevo informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos revela que los niños que han pasado el coronavirus tienen más papeletas para desarrollar diabetes que aquellos sin antecedentes en la enfermedad viral. Se trata de hallazgos preliminares de tipo observacional. 

Para llegar a esta conclusión los CDC analizaron información de dos grandes bases de datos de reclamos de seguros médicos del país norteamericano entre marzo de 2020 y junio de 2021, centrándose en las tasas de nuevos diagnósticos de diabetes en menores de 18 años. 

Los datos cubrieron un período de tiempo previo a la disponibilidad de las vacunas para los menores de 18 años. Comparando a aquellos niños y jóvenes que experimentaron una infección por COVID-19 y a los que no, la brecha fue notoria

En la base de datos más grande, que abarca los registros médicos de más de 1,5 millones de niños, se halló que los nuevos diagnósticos de diabetes eran un 166% más probables en pacientes después de una infección por COVID-19 en comparación con aquellos sin antecedentes.

En el segundo conjunto de datos, que implica 900.000 registros de pacientes, el incremento registrado es mucho menor, pero igualmente notable: un 30% más alto en los diagnósticos de diabetes tras padecer coronavirus. 

Sin embargo, algunos investigadores como Walid Gellad de la Universidad de Pittsburgh han estado importancia al informe debido a sus limitaciones, apuntando que no se tienen en consideración otros factores que podrían explicar las tasas más altas de diabetes en la cohorte de COVID, como la obesidad

El estudio tampoco diferencia entre diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2, sino que las agrupa en una cohorte homogénea.

Desde los CDC apuntan que se debe investigar el asunto a largo plazo. A corto, recalcan la importancia de la evaluación de la diabetes en niños y adolescentes en los meses posteriores al COVID-19.

Ya al comienzo de la pandemia existieron varios informes que relacionaron lo nuevos diagnósticos de diabetes con la infección por COVID-19, algo que intentó resolver el proyecto CoviDIAB, un registro internacional que rastrea la prevalencia de los diagnósticos de diabetes tras la infección del SARS-CoV-2.

Queda, por tanto, lo más importante: conocer si existe una conexión causal directa.

Las hipótesis que los investigadores manejan son varias. Una de ellas es que el COVID atacaría directamente las células pancreáticas que expresan los receptores de la enzima convertidora 2 de angiotensina. Esto sucedería por la hiperglucemia originada por la tormenta de citocinas y alteraciones en el metabolismo de la glucosa causadas por la infección.

También podría originarse por la precipitación de prediabetes a diabetes, lo que ocurre en uno de cada 5 adolescentes en los Estados Unidos. Dicho de otra manera, la última hipótesis apunta a que los médicos simplemente habrían detectado la enfermedad en personas que ya padecen prediabetes. 

"Si la diabetes remite, ¿los pacientes tienen un mayor riesgo de diabetes ocetoacidosis diabética en el futuro?", es un interrogante plasmado en la web del proyecto CoviDIAB. Otra duda es si el fenómeno representa la aparición abrupta de la diabetes clásica tipo 1 y tipo 2 o se trata de un tipo nuevo. 

Con la incertidumbre que por ahora proyectan los datos, los investigadores de los CDC recomiendan en última instancia estrategias de vacunación y prevención de infecciones en los niños para reducir cualquier aumento potencial del riesgo de diabetes.

Según la Clínica Mayo, otro dato que se sabe es que a su vez, las personas con diabetes desarrollan una enfermedad por COVID más grave y caracterizada por un empeoramiento más rápido. Entre las principales razones, se produce más inflamación en el cuerpo, el estado inflamatorio empeora más rápido y las personas diabéticas son más propensas a tener problemas de circulación. 

Otros artículos interesantes:

Ensayan en Navarra un tratamiento de fotodesinfección nasal para evitar que las personas con coronavirus lo puedan contagiar

¿Eres delfín o león? Tu cronotipo guarda relación con la salud de tu corazón y el peligro de diabetes, obesidad y alteraciones metabólicas

Si no subes de este mínimo umbral de horas de sueño, tendrás un 58% más de riesgo de sufrir diabetes tipo 2

Te recomendamos