Pasar al contenido principal

Los niños podrán salir a la calle a partir del día 27 de abril: qué precauciones se deben tomar para reducir riesgos

Niño en el parque jugando
Gettyimages
  • La nueva prórroga del estado de alarma trae una novedad importante: se relaja el confinamiento para los niños, que podrán salir a pasear.
  • Hasta que no se publique la medida en el Boletín Oficial del Estado (BOE) no se concerán las condiciones exactas, aunque es momento de ir pensando en las medidas de precaución para reducir riesgos.
  • El COVID-19 no afecta especialmente a los niños, pero sí que pueden convertirse en potenciales transmisores, tal y como se detalla en un comunicado de la Asociación Española de Pediatría.
  • Sin embargo, esto no tiene por qué suponer un riesgo para la población, según explica la pediatra Diana Juárez a Business Insider España.
  • A continuación, se explican los riesgos que pueden darse al salir los niños a la calle, y algunas medidas de prevención a tener en cuenta.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Que los más pequeños puedan salir o no a la calle ha sido uno de los debates más repetidos durante la cuarentena. Los psicólogos afirman que es necesario para un buen estado de salud físico y mental, ya que los niños son más vulnerables a los efectos del encierro y necesitan salir de casa para no interrumpir su desarrollo neurológico.

Sin embargo, hay algunas cuestiones que pueden poner en duda este tipo de planteamientos. Aunque los niños no sufren especialmente la enfermedad, sí que pueden convertirse en vectores de contagio, ya que no padecen los síntomas y extienden el COVID-19 sin percatarse de ello.

"Para que los niños puedan salir a la calle necesitamos un número de nuevos casos diarios suficientemente pequeño como para que no vuelva a explotar la epidemia y para que no se pongan en riesgo a los enfermos y al sistema sanitario", explicó Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, el pasado sábado. Unas horas después, el presidente del Gobierno anunció la nueva prórroga para el común de los españoles pero el levantamiento del confinamiento para los menores.

Leer más: Esperar a rescatar el plan de pensiones al año siguiente a jubilarte tiene premio

La Asociación Española de Pediatría manifestó que los niños y adolescentes deben tener prioridad cuando empiece el desescalamiento, pero también reconoció el riesgo que suponen los pacientes asintómaticos para la propagación del COVID-19: "los niños tienen el mismo riesgo de infectarse del COVID-19 que la población adulta; sin embargo, al cursar habitualmente de forma asintomática, hay que considerar el riesgo de que puedan ser potenciales trasmisores silentes".

Esta asociación pide que las salidas sean vigiladas por un adulto, que se mantenga el distanciamiento social y que se utilicen mascarillas siempre que sea posible.

El propio Fernando Simón ha hecho hincapié en este control a la hora de que se produzcan las salidas, advirtiendo que "los niños no van a salir a jugar con sus vecinos", y que será necesario hacer uso de la responsabilidad individual.

Las salidas controladas no tienen por qué suponer un peligro

La pediatra Diana Juárez, del equipo médico de la plataforma de salud Elma, ha respondido a las preguntas de Business Insider España, y se muestra en contra de las voces que señalan a los niños como un posible peligro: "es importante recalcar que no representan un riesgo para la población, como se ha llegado a comentar".

En cualquier caso, esta doctora cree que los niños deben seguir las medidas de precaución que ya ha adoptado cualquier adulto: "lavarse las manos antes de salir, no tocarse la cara, mantener la distancia de seguridad, cubrirse con la parte interna del brazo si han de toser o estornudar y acatar las recomendaciones que den las autoridades para ir dejando poco a poco el confinamiento".

Además, se debe tener en cuenta que la realidad que van a encontrar los niños a partir del 27 de abril será muy diferente a la habitual. "Se encontrarán con que no se permitirá tener contacto físico estrecho, y que, al menos al principio, su tiempo de juego en la calle será muy corto", mariza la doctora Juárez .

Leer más: Retraso en el pago de los ERTE: la mayoría de los afectados no empezarán a cobrar su prestación hasta el mes de mayo

También es importante el papel que jugarán los padres. Son ellos los que deben concienciar a sus hijos y enseñarles a respetar y poner en práctica las normas de higiene y protección. "Los niños son increíblemente resilientes, y tienen la capacidad de adaptarse a casi cualquier situación, pero será responsabilidad de los adultos presentarle esta nueva realidad sin miedos, prejuicios y de una manera que puedan disfrutar, ahora y por el resto de sus vidas", explica Diana Juárez.

La Generalitat, la primera en formular una propuesta firme

La Generalitat de Cataluña ha propuesto un modelo para estas salidas controladas de los menores. No obstante, es el Gobierno central el que tiene la última palabra.

La propuesta catalana aboga por que  los niños puedan salir de casa por turnos de edad, manteniendo precauciones, como la distancia social y el uso de mascarillas. Los menores no podrán entrar en comercios y se restringirán sus salidas a paseos cortos. No podrán ir a parques ni consumir bebidas o alimentos en el exterior.

Los menores deberán ir acompañados de un familiar y estos paseos deberán realizarse única y exclusivamente por el entorno del domicilio familiar para disfrutar del aire libre. 

Además, la Generalitat de Cataluña pretende realizar estas salidas de manera escalonada. Así los pequeños de hasta 6 años, acompañados de un adulto, podrían salir entre las 12 y las 14 horas; los menores de hasta 16 años, también acompañados, de 16 a 18 horas; y los jóvenes de entre 16 y 18 años podrían salir solos entre las 18 y las 20 horas. 

Desde este organismo público abogan además por que los niños bajen a la calle por la escalera, sin utilizar el ascensor, y que lleven mascarilla a partir de los 3 años (el uso de guantes no es obligatorio). También se les recuerda que deben limitar al máximo sus interactuaciones y guardar la distancia de seguridad de dos metros si se encuentran con algún conocido. Las fiestas o reuniones siguen estando vetadas.

Y además