Pasar al contenido principal

Los niños son los nuevos sospechosos de volver a propagar el coronavirus a medida que se levanten las restricciones

Niño con mascarilla en medio de la pandemia de coronavirus.
REUTERS/Willy Kurniawan
  • A medida que los países de todo el mundo levantan las restricciones de confinamiento, los expertos temen que los niños aumenten la propagación del nuevo coronavirus. 
  • Las primeras medidas contempladas en España se han orientado a su reinserción social y esto podía implicar un aumento significativo de contactos y posibles contagios. 
  • Por lo que aumentaría el R0, el dato que indica cuando acabarán los brotes de coronavirus en los países. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Desde la aparición de un grave síntoma del nuevo coronavirus en los niños y el levantamiento de algunas de las medidas de confinamiento de los países más afectados, los menores se han convertido en uno de los focos más importantes de la investigación sobre el COVID-19. 

Hasta ahora, varios estudios han evidenciado que el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 puede ser tan infeccioso en niños como en los adultos e incluso que pueden transmitir la enfermedad en cantidades significativas

"Abrir las escuelas es una solución absolutamente preocupante. Y traería problemas muy serios en muy poco tiempo", ha reconocido Stefano Merler, investigador de la Fondazione Bruno Kessler, con sede en Trento, Italia, según Bloomberg.

Leer más: Así es como los países deciden cuándo levantar el confinamiento por el coronavirus

De hecho, el mismo medio apunta a que esto implicaría que el R0, la cifra que determina a cuántas personas puede infectar un contagiado y que ha de estar por debajo de 1, aumentaría a 1,3. Por lo que hay más probabilidades de que suba el número de nuevos casos de COVID-19.

Mientras, abrir los negocios mantendría el nivel de R0 por debajo de 1, según el modelo predictor de Merler. 

Asimismo, un estudio publicado en New England Journal of Medicine, en Italia, detectó que la mayoría de los infantes contagiados contrajeron el virus fuera de casa. Y aludieron a que era consecuencia de un cierre tardío de todo el país.

Lo que coincide con las conclusiones y precauciones del análisis publicado en el blog pediátrico Don't Forget the Bubbles que encontró evidencias de que los niños pueden transmitir la enfermedad en cantidades superiormente significativas

Leer más: Austria y República Checa reabren tiendas y comienzan a levantar las restricciones por el coronavirus: los países que vuelven a la normalidad y los que nunca llegaron a cerrarse

Hasta el momento, más que en la transmisión, los estudios se estaban volcando en las observaciones recientes de los síntomas de la enfermedad en los niños que incluyen "síndrome tóxico y la atípica enfermedad de Kawasaki" así como "dolor abdominal y síntomas gastrointestinales" —estos últimos ya presentes en adultos contagiados con COVID-19

Por lo que doctores de medicina general en Reino Unido han lanzado una "alerta urgente" para vigilar más de cerca estas dolencias en sus pacientes. Lo que ha desencadenado también el aumento de estudios sobre los menores. 

Pero, antes de la alerta, un estudio publicado en Pediatrics recogía que la mayoría de los niños infectados tenían síntomas leves o moderados como fiebre, fatiga, tos, congestión y, ocasionalmente, náuseas o diarrea.

Aunque también destacaba que los niños en edad preescolar y los bebes tienen más probabilidades de sufrir síntomas graves debido a la inmadurez inmunológica por no haberse contagiado previamente con ningún otro virus. 

Leer más: Ya es oficial: así pueden salir a pasear los niños durante la cuarentena, a menos de un kilómetro de casa y un máximo de una hora

"La evidencia preliminar sugiere que los niños tienen la misma probabilidad que los adultos de infectarse con el coronavirus, pero es menos probable que presenten síntomas o desarrollen síntomas graves", recoge The Pediatric Infectious Disease Journal.

No obstante, las recientes alerta y la preocupación por la vuelta a la nueva normalidad de los más pequeños levantan sospechas sobre un posible aumento significativos de los casos que dificulte el control sobre la propagación de la enfermedad

Y además