La Nintento Switch OLED es un gasto justificado para aquellos que tienen la consola original y juegan en portátil gracias a la mejora en imagen y sonido

Análisis Nintendo Switch OLED
  • La Nintendo Switch OLED es una puesta a punto realmente interesante de la consola híbrida de la compañía nipona que mejora radicalmente la imagen, el sonido y los acabados que la convierten en un producto con un acabado mucho más premium
  • Evidentemente, si no tienes la original y te estás pensando comprar un modelo y tienes dinero para cualquiera, esta es la mejor opción. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Creo que es importante empezar el análisis de Nintendo Switch OLED de una manera diferente a lo habitual por un punto fundamental que ha lastrado en parte el lanzamiento de la máquina: las expectativas de los usuarios. 

Cientos de rumores sobre un modelo 4K con mejor procesador y por tanto mejores gráficos inundaron los portales de noticias y redes sociales y cuando Nintendo anunció el modelo que iba a desembarcar en tiendas, la Nintendo Switch OLED, prácticamente supuso un jarro de agua fría

Ahora bien, la compañía nipona es muy dada a revisiones de ciertos elementos en sus consolas portátiles y, como es lógico, Switch no se iba a quedar atrás

Si te pones a pensar, de Nintendo 3DS sacaron hasta 4 modelos y prácticamente la única diferencia entre ellas era el diseño, la ausencia del 3D o un modelo mucho más cómodo y ergonómico para la que fue la tope de gama en su momento, la New Nintendo 3DS. 

Por ese motivo, no es extraño que este modelo haya aterrizado en tiendas únicamente perfilando y mejorando algunos campos que ya se han quedado algo desfasados, pero sin entrar en las tripas directamente. 

Con todo esto claro, es normal que la decisión de compra, sobre todo si tienes el modelo original de Nintendo Switch, sea algo más complicado

Al final, los grandes puntos a favor son una mejor pantalla que apuesta por tecnología OLED, una mayor calidad de sonido y una construcción de mejor calidad. 

¿Son estos 3 puntos suficientes para el desembolso? Sigue leyendo para saber si Nintendo Switch OLED merece o no merece la pena

Un diseño que se siente mucho más premium y cómodo para jugar.

Análisis Nintendo Switch OLED

A pesar de que las dimensiones de la consola son prácticamente las mismas que la Nintendo Switch original —102 x 239 x 13,9 mm de la original frente a 102 x 242 x 13,9 mm— el principal añadido del modelo OLED es la sensación en mano y algunos pequeños ajustes que la hacen todavía más cómoda de manejar y lo más importante: de jugar

Toda la parte trasera de la consola ahora tiene un material mucho más agradable a la mano que recorre el cuerpo de la máquina y además ofrece un mejor agarre. 

Eso sí, el punto diferenciador está en la bisagra abatible que ahora ocupa toda la parte trasera y tiene diferentes posiciones para que pueda mantenerse de pie sola, frente a esa endeble pestaña del modelo original. 

En mi caso nunca he utilizado este soporte, pero para aquellos usuarios que juegan en portátil en compañía de varios amigos, es un añadido simplemente genial que se agradece muchísimo. 

Por lo demás, el resto del diseño de la máquina es muy parecido, aunque sí que se han rediseñado los botones que ahora se sienten más robustos y responden todavía mejor. 

La única cosa que no me ha gustado del diseño es la tapa de la ranura donde van los juegos y no por su funcionamiento y seguridad, sino por lo complicado que me ha resultado abrirla

El modelo original tenía una ligera muesca para poder meter bien el dedo para abrir la ranura y aquí esto desaparece, algo que hace más complicada la apertura de la ranura. A menos que tengas algo de uñas, prepárate a sufrir.

Y otro apunte importante: los joy-con son exactamente los mismos, por lo que puedes usar los que ya tenías o utilizar el precioso color blanco hueso por el que ha apostado Nintendo con Switch OLED

Por ponerle una pega, a pesar de que el anclaje de los mandos es seguro y firme, le ocurre lo mismo que al modelo original: el joy-con izquierdo tiene ese ligero defecto en el carril en el que se acopla el mando que da la sensación de no estar fijado por completo y se mueve ligeramente de lado a lado. De todas formas, no vas a tener problema alguno a la hora de jugar, que es lo que de verdad importa. 

Una pantalla espectacular que, aunque no es una revolución, hace que todo luzca mejor que nunca e incluso te plantees si tiene más resolución. 

Análisis Nintendo Switch OLED

Primero toca hablar de números: el modelo OLED crece de las 6,2 hasta las 7 pulgadas en un fino trabajo de artesanía al simplemente reducir los bordes de la máquina creando una sensación todo-pantalla que es una auténtica gozada. 

Ya simplemente el aumento de pantalla se nota muchísimo, aunque sobre el papel 0,8 pulgadas pueda parecer poco, y como podrás imaginar te permite apreciar muchos más detalles y elementos en pantalla de los que cabían antes. 

Como podrás imaginar, los textos de juegos o elementos que igual pasaban desapercibidos, ahora se pueden leer o ver a la perfección con un tamaño de letra suficientemente grande que beneficia, sobre todo, a juegos con un carácter más narrativo, pero que se nota en cualquier juego.

Pero la joya de la corona, sin duda alguna, es la tecnología del panel. El cambio de LCD a OLED le sienta de maravilla y es algo que ya se puede apreciar directamente desde el menú de inicio. Todo se ve más brillante, más definido y mucho más vibrante y teniendo los juegos tan coloridos que tiene Nintendo, imagina hasta donde se pueden notar los cambios.

Probando títulos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Mario Kart 8 Deluxe o Persona 5 Strikers, por poner algunos ejemplos, todo luce mucho mejor e incluso te puedes llegar a plantear si realmente hay una mejora de definición, cosa que, tristemente, no es así y se queda en los 720p. Pero eso sí, lucen de verdadero escándalo. 

Análisis Nintendo Switch OLED

El único problema que tiene el panel es que en condiciones de mucha luminosidad, sobre todo con el impacto del sol directo en la pantalla, prácticamente hay que forzar la vista para distinguir algo

Es algo que ya le ocurría al modelo tradicional y que Nintendo podía haber puesto más cariño en este modelo, pero el brillo máximo sigue quedándose a medias y no está lo suficientemente preparada para dar la talla en este tipo de situaciones

Y la otra gran pega. Estos cambios solo se perciben en el modelo portátil, ya que a pesar de los cambios en el dock —de los que hablaré más adelante— la consola no mejora la resolución en la televisión. 

Aquí una sentencia clara: si juegas en formato TV y tienes la original, esta consola no es para ti. 

Sin embargo, una curiosidad que igual te cambia la decisión. Habitualmente jugaba en la televisión y después de estar con el modelo OLED, he cambiado mi rutina de juego por completo y prefiero disfrutar de la híbrida de Nintendo en modo portátil

Una batería portentosa que mejora en todo a sus hermanas pequeñas.

Análisis Nintendo Switch OLED

Acostumbrado a la consola original desde hace ya 4 años, cuando me puse a jugar al modelo OLED, en un momento en el que estaba totalmente enfrascado en una partida tras varias horas de juego, me asaltó un interrogante habitual. Ya le quedará poca batería, ¿No? 

Pues ante mi asombro, todavía le quedaba cerca de un 35-40% y estoy hablando de juegos verdaderamente exigentes. 

Para que te hagas una idea, la Switch original tenía que pasar por el cargador entre las 3-5 horas dependiendo del título en cuestión, mientras que el modelo OLED sube la cifra hasta las 4,5-6,5 horas. Unos datos simplemente fantásticos que desbancan por completo al resto de su familia. 

Y por si todavía tienes dudas, un dato más: juego siempre con el brillo al máximo y desde que se ha podido emparejar auriculares bluetooth, siempre con auriculares puestos. 

Una autonomía fabulosa. 

Un sonido más pulido, envolvente y satisfactorio... aunque depende del juego.

Análisis Nintendo Switch OLED

Otro de los puntos de interés de la consola y en donde Nintendo más ha incidido a la hora de venderla ha sido el tema del sonido y lo cierto es que se nota muchísimo

Esto se debe principalmente a 2 factores clave: la ranura por donde sale el audio es bastante más grande y además han rediseñado varios componentes internos de la máquina para generar una sensación más envolvente y potente

Eso sí, esta mejora del sonido no se nota en todos los juegos del catálogo de Switch y depende mucho del título en cuestión. 

No estoy diciendo que sea culpa de la desarrolladora al balancear los ajustes del juego en cuestión, ya que es algo que pasa en títulos propios de Nintendo como Luigi's Mansion 3 donde la mejora se nota, pero no es algo tan radical si se compara con títulos como Metroid Dread o Breath of the Wild

Un dock desaprovechado, pero bastante más atractivo a la vista y que añade un par de elementos fundamentales en estos tiempos.

Análisis Nintendo Switch OLED

Por último, toca hablar del centro de la polémica: el dock.

Realmente el dispositivo no tiene culpa de nada, ya que su diseño es bastante más elegante y sofisticado con esa incorporación del puerto LAN para mejorar el juego en red y las descargas o la tapa de quita y pon que hace más fácil conectar los cables.

El problema principal es que no aporta nada más. No estoy pidiendo esa resolución 4K tan soñada por muchos, pero al igual que el dock de la original subía la resolución de 720p a 1080p esperaba que al conectar la consola al periférico, la resolución de imagen mejorase en algún punto, pero tristemente se queda en los 1080p. 

En este sentido, hubiese preferido una apuesta portátil total como el modelo Lite —aunque con los joy-con separables— que seguramente hubiese abaratado el precio, aunque también es cierto que le quitaría ese punto de valor tan atractivo de consola híbrida. 

De todas formas, puedes conectar la Switch OLED a cualquier dock, ya sea el de este modelo o el de la original, por lo que a menos que Nintendo tenga preparada una actualización de software futura para este periférico, es algo que me sobra.

Está claro que la firma nipona ha querido potenciar el juego portátil y en ese sentido tengo claro que lo han conseguido. 

Nintendo Switch OLED es la consola perfecta para quien no tenga todavía la híbrida de la compañía y un gasto comprensible para los que ya tienen la original y juegan sobre todo en portátil, ya que la mejora en calidad de imagen y sonido es más que suficiente para justificar la inversión. 

Análisis Nintendo Switch OLED

No me es muy difícil recomendar esta consola a cualquier tipo de usuario

Es cierto que si no tienes una Nintendo Switch en casa, a día de hoy esta es la mejor opción posible si quieres el producto más premium de la compañía nipona y solo cuesta 30 euros más que la original. 

En cuanto al fan habitual que ya tiene la Nintendo Switch original, la respuesta requiere algo más de explicación, pero de todas formas tengo claro que el salto merece la pena

Si juegas en modo TV y nunca has aprovechado la consola en su modo portátil, es evidente que este producto no es para ti y lo mejor es que lo dejes pasar. 

En cambio, si aprovechas ese aspecto híbrido de la máquina y el tiempo de juego está repartido entre televisión y portátil, tengo claro que ya solo por la mejora radical de la imagen y la potencia del sonido son más que suficientes para justificar el gasto, aunque no haya realmente un salto tecnológico grande entre ambos modelos. 

Como ya te he comentado antes, yo habitualmente repartía mi tiempo entre televisión y portátil, pero ahora, tras un buen par de semanas de uso, he desterrado el modo TV por completo y solo paso por el dock cuando tengo que cargar la consola.

Otros artículos interesantes:

Cómo vincular la cuenta principal de Nintendo en otra Nintendo Switch, paso a paso

Desactiva estas 4 funciones molestas de Nintendo Switch (que no sabías ni que se podían apagar)

Cuánto ganaría al mes Mario, la mascota pluriempleada de Nintendo, si existiera y viviera en Brooklyn

Te recomendamos