La china Nio ha producido 200.000 vehículos en 4 años, menos de la mitad de tiempo que necesitó Tesla para alcanzar esa marca

Elon Musk, CEO de Tesla.
Elon Musk, CEO de Tesla.

Lucy Nicholson/Reuters

La marca china de coches eléctricos Nio ha sido identificada en varias ocasiones como "el Tesla chino" por su apuesta por los modelos de lujo, su ascenso en los mercados bursátiles y su rápido crecimiento. Tanto que ha mejorado a la empresa de Elon Musk a la hora de alcanzar los 200.000 vehículos producidos: lo ha logrado en 4 años, menos de la mitad que lo que necesitó Tesla.

Este martes, Nio sacó de su fábrica en Hefei, una ciudad a unos 500 kilómetros de Shangái, su modelo número 200.000. De esos vehículos, la mitad (100.000) los ha producido en el último año, lo que supone "un nuevo récord de velocidad de producción", según la compañía.

Ha alcanzado este hito en 4 años, desde mayo de 2018 hasta abril de 2022. Si bien lo ha logrado en un momento de explosión de los vehículos eléctricos y de madurez de la tecnología, es menos de la mitad de lo que necesitó Tesla para conseguir esa marca.

Nio, competidor chino de Tesla, podría ser "la próxima marca icónica de coches", según los analistas de Deutsche Bank


Nio

La compañía de Elon Musk produjo su primer vehículo en 2006, el Roadster, y abrió su primera fábrica en Fremont (California) en 2010, cuando había entregado aproximadamente 1.300 vehículos. Hasta 2017 no superó los 200.000 vehículos producidos, según una recopilación de datos de InsideEVs lo que supone 11 años, o 7 desde la apertura de su factoría. 

Posteriormente, Tesla anunció que había alcanzado los 200.000 vehículos entregados en EEUU en sus resultados del segundo trimestre de 2018.

Así ha acortado plazos Nio: un sector más maduro y un país en crecimiento

Imagen de la fábrica de la china Nio celebrando los 200.000 vehículos producidos.

¿Cómo ha acortado esos plazos el 'Tesla chino'? Evidentemente, Nio disfruta de un momento de madurez en la evolución de los coches eléctricos, que se percibe tanto en la producción como en el consumo: China no es solo el primer mercado del mundo, donde se compraron 3,4 millones de vehículos en 2021, sino que en el último año se ha convertido también el principal productor y exportador.

El gigante asiático tiene el 57,4% de la producción mundial de coches eléctricos y exportó casi 500.000 vehículos a otro países, lo que casi triplica el dato de 2020, según Nikkei. Sin embargo, este dato tiene un enorme asterisco: una quinta parte de esa exportación corresponde, precisamente, a Tesla, que exportó en el último año unos 100.000 vehículos desde su fábrica de Shangái a otros países.

Nio, con 91.429 vehículos entregados en 2021, es la quinta compañía china el sector de los eléctricos. Por delante están BYD, que entregó 320.622 unidades en 2021, Lynk&Co (220.516), Great Wall Motors (136.953) y Xpeng (98.155), según datos de las compañías recopilados por Electrek.

Nio, el rival chino de Tesla, apuesta por una alternativa a la recarga del coche eléctrico: 4.000 estaciones de cambio de baterías para 2025

Una estación de cambio de baterías de Nio en una imagen de archivo de 2019

Para mejorar su posición en el competitivo mercado chino de los eléctricos, Nio tiene en mente comenzar a entregar este 2022 los modelos de su nueva plataforma, los vehículos ET7, ET5 y ES7, y aspira a desvelar otros 3 nuevos diseños (ES8, ES6 y EC6). También pretende desarrollar una red de estaciones de recambio de baterías, como alternativa a la recarga.

El 'Tesla chino' también pretende abrir 100 nuevas tiendas y 50 centros de servicio en China, así como poner en marcha su segunda fábrica en el tercer trimestre de 2022. Fuera del gigante asiático, pretende lanzar sus modelos en Alemania, Países Bajos, Suecia y Dinamarca.

Otros artículos interesantes:

Estos son los números que muestran cómo el Tesla chino puede duplicar su valor

Nio, el rival chino de Tesla, apuesta por una alternativa a la recarga del coche eléctrico: 4.000 estaciones de cambio de baterías para 2025

He probado el Nio ET7, el coche autónomo chino de lujo, y me sentí como si pilotara un avión

Te recomendamos