Pasar al contenido principal

Olvídate de ahorrar para tu jubilación, hazlo para tener más libertad financiera

Ahorrar o vivir la vida
Getty Images
  • Ahorrar para la jubilación o para obtener la libertad financiera, ¿qué es mejor?
  • La falta de ingresos, imprevistos y caprichos son las razones para no ahorrar.
  • Nuestro cerebro está diseñado para pensar a corto plazo y buscar la recompensa inmediata. 
  • Por eso ahorrar a largo plazo para la jubilación nos cuesta.
  • La alternativa es buscar la libertad financiera, que crea objetivos a corto plazo y tiene un impacto en tu día a día.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

“Ser el hombre más rico del cementerio no me interesa” aseguraba Steve Jobs. Es fácil compartir esa afirmación y también que su aplicación práctica sea un motivo más para no ahorrar. A fin de cuentas, identificamos ahorro con sacrificio y a nadie le gusta tener que estar constantemente renunciando a lo que le apetece hacer.

En otras palabras, ¿realmente merece la pena ahorrar? ¿compensa el esfuerzo que supone? ¿para qué ahorrar un dinero que después no voy a poder disfrutar?

Buena parte de este debate se debe a las razones por las que ahorran un 80% los españoles: hacer frente a los imprevistos y mantener el nivel de vida en el futuro (la jubilación). Así se desprende del II Observatorio del ahorro y la inversión en España 2019 Bestinver-IESE.

Leer más: Cómo y cuánto ahorran los españoles: 5 datos que explican exactamente cómo es el ahorro en España

¿Qué tienen en común los dos objetivos? Que ambos son de largo plazo y que no son lo suficientemente concretos como para motivarnos. En otras palabras, que es complicado ver las ventajas de renunciar a nuestros caprichos por ellos. Por eso mismo un 26% de los españoles no ahorra nada cada mes. Pocos ingresos, imprevistos y caprichos son, en ese orden, las principales razones para no hacerlo.  De las tres, la primera y la tercera ilustran un debate clásico en finanzas personales y psicología financiera: ahorrar o vivir la vida, como resume Amalia Guerrero, autora del blog finanzascasa.com.

Diseñados para el corto plazo, diseñados para gastar

En un experimento de 1972 en la Universidad de Stanford se puso a un grupo de niños en una habitación con un caramelo que podían comer, aunque obtendrían dos caramelos en lugar de uno si eran capaces de esperar a que el investigador fuese a por otra chuchería. Apenas un 30% logró aguantar.

Estamos biológicamente diseñados para buscar la recompensa inmediata, no para pensar a largo plazo. Por eso nos cuesta tanto ahorrar, especialmente cuanto hablamos de objetivos tan lejanos como la jubilación. “Si ahorrar para las vacaciones ya supone un esfuerzo, ahorrar para dentro de 20 o 30 años es un mundo”, sentencia Luis Pita, fundador de Preahorro.com.

¿Y si en el fondo parte del problema fuese precisamente esa motivación para ahorrar? En otras palabras, ahorrar para mañana o para la jubilación. “La solución es dejar de ahorrar para la jubilación y hacerlo para tener libertad financiera”, descubre Pita.

Leer más: La fórmula para lograr la libertad financiera que todos los libros repiten.

“La jubilación es algo muy lejano que la gente no disfruta hasta dentro de muchos años, la libertad financiera la puedes disfrutar cada día”, relata el autor de Ten peor coche que tu vecino. La libertad financiera mide el número de meses o años que podrías mantener tu nivel de vida si dejases tu trabajo, por ejemplo. Puedes ponerte un objetivo de tener varios años de libertad financiera y tardar años en alcanzarlo, pero la ventaja es que “mientras construyes esa libertad te aseguras tu futuro y al mismo tiempo, disfrutas mucho más del presente”.

La libertad financiera te ayudará primero a vivir más tranquilo, sin presiones por el dinero y sabiendo que cuentas con un colchón de seguridad para cualquier imprevisto.  “Esta libertad hará que seas una persona más segura en tus posibilidades y te pondrá en el camino para conseguir el resto de metas a largo plazo, incluso poder disfrutar de una jubilación dorada”, resalta Pita.

Esta es una de las ventajas de ahorrar para tener más libertad financiera y no para asegurar tu jubilación. Puedes establecer objetivos intermedios de los que disfrutarás de forma inmediata. Con el dinero para la jubilación, estás marcando un horizonte muy largo para ese ahorro. No podrás tocarlo hasta que seas mayor. Los ahorros de la libertad financiera no deberías usarlos, pero podrán servirte para un imprevisto o para estudiar un máster, por ejemplo.

Leer más:Cuánto dinero necesitas exactamente para alcanzar la independencia financiera

Así nunca ahorrarás para ser el más rico del cementerio, sino para ser más feliz hoy y tener hoy más libertad para hacer las cosas que quieres, como quieres. De hecho, hasta Bill Gates lo tenía claro y esta es la cita completa: “Ser el hombre más rico del cementerio no es algo que me importe. Irme a la cama sabiendo que hemos hecho algo maravilloso sí que me parece importante”. ¿Podría haber mantenido esa filosofía sin libertad financiera?

Y además