Por qué deberías evitar beber el primer chorro de agua que sale del grifo

agua del grifo

Beber agua del grifo es la forma más económica y sostenible de darle a tu cuerpo la hidratación que necesita. Frente a tomarla embotellada, reduce coste y residuos. Y además es igual de segura.

Nuestro país cuenta con rigurosos sistemas de vigilancia y de control analítico, por lo que el agua que llega a tu casa es potable y segura. Y cuando no lo es se corta el suministro.

No obstante, hay casos en los que es necesario tomar ciertas medidas de precaución ya que puede contener sustancias con efecto sobre la salud en algunas personas.

Es lo que ocurre con el níquel, un mental presente en el agua en forma de sales solubles. Si bien este es inocuo para la mayor parte de la población, no es así para aquellas personas sensibilizados al Ni. Quienes pueden desarrollar reacciones cutáneas eccematosas tras la exposición dietética.

Entre las pautas para reducir su exposición a este metal está evitar beber el primer chorro de agua que sale del grifo por su elevado contenido en elementos metálicos (níquel, cobre y plomo).

Contenido de níquel en el agua

Así lo recomienda la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en un informe del Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad (Aesan), recogido por 20 minutos.

Dado que algunas personas son particularmente sensibles al níquel, el organismo europeo recomienda desde 2005  no ingerir el primer agua que sale del grifo para no agravar los fenómenos alérgicos que puede generar en ellos. 

El níquel es un metal que puede resultar tóxico en el organismo en función de múltiples factores tales como la especie química, la forma física, la concentración o la fuente de exposición.

Se encuentra en el agua bajo la forma de sales solubles: cloruros, nitratos, sulfatos y en menor medida, carbonatos e hidróxidos. La cantidad presente dependerá del origen, las tuberías, materiales del grifo o el tiempo de estancamiento, según la EFSA.

Agua del grifo o embotellada, esto es lo que dicen los expertos sobre cuál deberías beber

Puede resultar tóxico en el organismo en función de múltiples factores tales como la especie química, la forma física, la concentración o la fuente de exposición.

En personas sensibles a este metal, la exposición aguda oral puede causar reacciones cutáneas después de consumir alimentos con altos niveles de níquel (como cereales, leguminosas, cacao, té y vegetales de hoja verde pero también ciertas carnes y pescados). También con ingestas de agua, sobre todo con el estómago vacío.

De ahí que se recomiende dejar correr el grifo antes de beber, así como seguir una dieta baja en níquel y la reducción del consumo de chocolate negro con alta pureza.

Otros artículos interesantes:

Con estos tres gadgets para filtrar agua no he vuelto a comprarla embotellada, y ha sido una de mis mejores compras

8 trucos sencillos para ayudarte a beber más agua, incluso en invierno

Beber agua con limón en ayunas puede estar perjudicando tu salud: por qué este hábito no es tan bueno como piensas

Te recomendamos