Pasar al contenido principal

No dejes tu trabajo, ve despacio y no te preocupes por ser unicornio: esta 'escuela de startups' niega lo que Silicon Valley enseña

Tacklebox
Hollis Johnson/Business Insider
  • Muchas personas se preguntan cómo iniciar un negocio con éxito. Según Brian Scordato, el fundador de Tacklebox Accelerator, lo primero que hay que hacer es mantener el trabajo.
  • Tacklebox es un programa de seis semanas dirigido a fundadores con trabajos de tiempo completo. Scordato ayuda a esos fundadores a llevar sus conceptos de negocio a buen término, pero lentamente.
  • Tacklebox no adquiere participaciones, sino que cobra a sus fundadores 2.500 dólares.
  • Los ex-alumnos y mentores dicen que incluso si pasas por el programa y te das cuenta de que ya no quieres seguir con tu idea, sigue siendo un resultado positivo.
  • Tacklebox tiene una definición amplia de éxito. Scordato cree que está bien que no todas las empresas sean unicornios.


Lo primero que hay que saber como fundador en Tacklebox Accelerator es que no te "moverás rápido y romperás cosas".

Ese mantra, que fue promocionado por Facebook y otras compañías de tecnología, es contrario al enfoque Tacklebox de la iniciativa empresarial. En el primero de los seis talleres de cada sesión, el fundador de Tacklebox, Brian Scordato, se lo dice a los fundadores.

Tacklebox trata, por el contrario, de hacer progresos lentos y constantes. Es un buen ejemplo: Scordato aconseja a los fundadores que no renuncien a su trabajo diario hasta que estén (casi) seguros de que su negocio es viable.

Lanzado en 2015, Tacklebox es un programa de seis semanas durante el cual Scordato guía a unos ocho fundadores (muchos aún con trabajo a tiempo completo) todavía tienen trabajos a tiempo completo, para llevar sus ideas de negocio a buen término. Tacklebox no es una aceleradora tradicional: los fundadores no dan equity (acciones) de sus empresas, sino que pagan para asistir. Como en una escuela de negocios normal.

El objetivo es demostrar a los fundadores que el emprendimiento exitoso es, por encima de todo, "practicable, enseñable y aprendible".

 

Los empresarios que mantienen su trabajo pueden tener más éxito a largo plazo

Es cierto que la estrategia lenta y estable no es la más sexy. Una historia sobre una empresaria que se levanta y deja su trabajo diario para perseguir sus sueños de empezar es generalmente mucho más convincente que la de una empresaria que esperó hasta que llegó el momento adecuado.

Pero Scordato quiere transmitir precaución. "Siempre estás demostrando que esto vale tu tiempo", dice.

"Muchos de nuestros fundadores tienen muy, muy buenos trabajos y se han roto el culo para ahorrar", dijo. "La mayoría de nuestros fundadores no vienen y dicen: 'Odio mi trabajo; quiero irme'". Es más bien: "Me gusta mucho, mucho mi trabajo". Me ha ayudado a obtener cierta visión y quiero empezar una compañía basada en eso. Pero quiero asegurarme de que vale la pena dejar este increíble trabajo por él".

Es más, dice, tener un trabajo de tiempo completo significa que necesariamente tienes poco tiempo para tu negocio. Por tanto, hay que priorizar, y hacer sólo las tareas que son más importantes. "Es interesante cómo funciona cuando uno se obliga a concentrarse realmente en las cosas 80/20", dijo Scordato, refiriéndose a la idea de que el 20% de sus esfuerzos a menudo producen el 80% de sus resultados.

Las observaciones de Scordato están respaldadas por algunas investigaciones y pruebas anecdóticas.

En su libro "Originals" de 2016, el profesor de Wharton Adam Grant escribió que, en contra de la creencia popular, los empresarios más exitosos no abandonan su trabajo diario para crear una empresa. Un estudio de la Universidad de Wisconsin encontró que los empresarios que mantenían su trabajo diario tenían un 33% menos de probabilidades de fracasar que los que no lo hacían.

Grant cita el ejemplo de Bill Gates, que estaba probando su idea para Microsoft antes de tomar un permiso de ausencia de Harvard para entrar.

Del mismo modo, Kathryn Minshew, cofundadora y CEO de The Muse, no renunció a su trabajo en McKinsey hasta que confió en la fortaleza de su negocio. Y los fundadores de la empresa de joyería Aurate le dijeron a Business Insider que comenzar un negocio por su cuenta mientras trabajaban en Marc Jacobs y Goldman Sachs los hacía mejores empresarios.

"Algunas personas piensan en los fundadores y en las empresas de 23 años que empiezan algo. Y en realidad es una buena idea que lo hagan aunque fracase. Es una experiencia de vida genial", dijo Scordato. "En su mayor parte no son mis fundadores. Mis fundadores tienen un enorme costo de oportunidad para empezar estas cosas".

Scordato también busca específicamente a los fundadores que han desarrollado experiencia en el campo a lo largo de su carrera. "Deberías haberte preparado subconscientemente para construir esta empresa durante mucho tiempo, de tal manera que tus habilidades y conocimientos ya te hayan alejado de cualquier competencia".

De hecho, un estudio del MIT encontró que la edad promedio de un fundador exitoso es de 45 años. Los autores del estudio encontraron que la experiencia laboral explica gran parte de la ventaja de la edad. Escriben en Harvard Business Review: "en relación a los fundadores sin experiencia relevante, aquellos con al menos tres años de experiencia laboral previa en la misma industria tan estrecha como su inicio tuvieron un 85% más de probabilidades de lanzar con éxito".

Si un fundador va a Tacklebox y decide no continuar con su idea, sigue considerándose un éxito

 

Tacklebox founder Brian Scordato.
Tacklebox founder Brian Scordato. Hollis Johnson/Business Insider

Me senté en dos de los talleres y escuché una grabación de un tercero. En el primer taller, Scordato dijo a los fundadores que, a veces, la gente llega al final del programa y se da cuenta de que no quiere poner en marcha su empresa. "Eso también está bien", dijo.

Yo era escéptico: ¿quién gasta seis semanas y 2.500 dólares sólo para darse cuenta de que, oops, su idea de negocio apesta? Los ex-alumnos de Tacklebox con los que hablé dijeron que preferirían gastar algo de tiempo y dinero para darse cuenta de que su idea de negocio no era factible que dejar sus trabajos y gastar mucho dinero para llegar a la misma conclusión un año después.

Shawn Cheng, socio del estudio de producción de aventuras ConsenSys Labs, ha sido mentor de Scordato y de los fundadores de Tacklebox. Me dijo que el mayor valor del programa es aprender "cómo aprender", o aprender "cómo alejarse".

La mayoría de las aceleradoras tienen un enfoque de "todo o nada". Tacklebox está orientado a fundadores que "tengan una idea y quieran probarla, quieran hablar con más gente sobre ella y no estén seguros de cómo deberían validarla para poner todo lo demás en suspenso en sus vidas para seguirla".

Sam Alston, el fundador de Big Lives, que identifica a los diseñadores de moda más prometedores, estuvo en la octava generación de Tacklebox, en 2017. Acredita que el programa le dio la confianza para dejar su trabajo como directora de desarrollo de clientes en Louis Vuitton.

Alston dijo que con frecuencia recomienda Tacklebox a los aspirantes a empresarios, señalando que Scordato es transparente en cuanto al hecho de que "las habilidades que adquieras deberían permitirte probar cualquier idea de negocio", no sólo la que estás desarrollando en la actualidad.

"Es un marco de trabajo, no una consulta sobre un negocio específico".

Scordato también me dijo que un puñado de fundadores que pasaron por Tacklebox se dieron cuenta de que su idea no les gustaba. Así, esperaron un año más o menos antes de volver con una mejor.

Es un programa del que Scordato podría haberse beneficiado antes en su carrera. En los últimos 11 años, ha lanzado tres startups, además de Tacklebox: una plataforma de reclutamiento para el baloncesto universitario, una aplicación para citas y una aplicación para redes sociales. Ninguna de ellas sigue viva.

El verdadero talento de Scordato parece ser detectar a otros empresarios con potencial y darles orientación y asesoramiento. También cuenta con una serie de expertos externos, fundadores e inversores de éxito. Cada generación de fundadores tiene la oportunidad de presentar sus negocios a un grupo de inversores, no tanto para convencerlos de que firmen sino para obtener su opinión. 

Los unicornios no son los únicos bienvenidos en Tacklebox
 

Lauren Elliot, founder of Candlelit, discusses her business ideas at a Tacklebox workshop.
Lauren Elliot, founder of Candlelit, discusses her business ideas at a Tacklebox workshop. Hollis Johnson/Business Insider

Chuugani está contento de haber pasado por Tacklebox antes de Y Combinator. Me dijo que allí, después de tres meses, si no crees que tu idea sea viable, estás en una situación mucho más arriesgada.

"Estás forzado a encontrar cualquier idea que pueda funcionar", dijo, "porque ahora has recaudado dinero de la aceleradora. YC cambió mi vida, pero deberías estar un poco preparado para saber dónde te metes".

A pesar del éxito de Chhugani, Scordato dijo que la mayoría de las startups de Tacklebox no son adecuadas para Y Combinator. El lobby "tiene el potencial de crear empresas de muy alto crecimiento", pero es una excepción.

Algunos fundadores optan por más aceleradores de nicho, como el New York Fashion Tech Lab. La mitad de las nuevas empresas de Tacklebox "necesitan un poco de dinero para construir la plataforma tecnológica, o necesitan contratar a alguien que lo haga, pero no va a ser un gran desafío. Pueden empezar a operar y ser rentables rápidamente".

Lee, el fundador de 37Angels, dijo que Scordato y Tacklebox son más abiertos en cuanto al éxito que el resto de aceleradoras. Entrar en el súper selecto YCombinator no es la única medida del éxito.

Lee mencionó el concepto de "startups como estilo de vida" (lifestyle business) un término surgido en la última década para describir un negocio que no necesita capital de riesgo y que no necesariamente alcanzará un valor de mil millones de dólares.

Lee dijo que el término a menudo se percibe negativamente. Pero las empresas de estio de vida son bienvenidas en Tacklebox. Son empresas que pueden llegar a facturar 10 millones de dólares al año. "¿Y desde cuándo eso en un fracaso?

"Nos ENCANTAN", escribió Scordato en un correo electrónico, refiriéndose a este tipo de startups. "Lo que realmente enfatizamos es que las compañías que probablemente no serán unicornios no deberían tratar de convertirse en unicornios. Deben crear empresas sólidas, que generen ingresos y puedan crear productos con un alto margen para un pequeño grupo de clientes".

En una ironía que no se le escapa a su fundador, Tacklebox es una de esas empresas. "Me encanta que Tacklebox esté practicando lo que predica", dijo Cheng. Mencionó que Tacklebox ya ha pasado por varias iteraciones, celebrando talleres los fines de semana, por las mañanas y por las noches, y ofreciendo precios más altos y más bajos.

"Tiene que ser aterrador para Brian", añadió Cheng, "pero le felicito por ello y por no tener miedo de probar cosas nuevas y experimentar".

Te puede interesar