Por qué varios países europeos se resisten a utilizar las vacunas de AstraZeneca

Chica joven recibiendo la vacuna de AstraZeneca.

Hauke-Christian Dittrich/Pool vía REUTERS

  • Los países europeos están criticando a la Comisión Europea por su gestión de la compra de vacunas, que ha estado marcada por los conflictos con las farmacéuticas y por la ralentización de la campaña de inmunización. 
  • Sin embargo, los datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades también cuentan otro lado de la historia: muchos países no están utilizando las dosis recibidas de la farmacéutica AstraZeneca. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los países europeos están criticando a la Comisión Europea por su gestión de la compra de vacunas, que ha estado marcada por los conflictos con las farmacéuticas y por la ralentización de la campaña de inmunización. 

Sin embargo, los datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades también cuentan otro lado de la historia: muchos países no están utilizando las dosis recibidas de la farmacéutica AstraZeneca. 

El Centro recoge que 47.160.690 han sido distribuidas a los estados miembros, que han administrado 34.332.401. Ahora mismo, la Agencia Europea del Medicamento ha autorizado el uso de tres vacunas contra el coronavirus: la de Pfizer, la de AstraZeneca y la de Moderna. 

Mirados en detalle, las cifras revelan que hay una enorme desproporción entre las vacunas administradas de las dos compañías que han desarrollado vacunas de ARN mensajero —Pfizer y Moderna— y las de AstraZeneca. 

La incertidumbre y la logística son los principales desafíos en la campaña de vacunación en España: todo lo que debería ocurrir para alcanzar la inmunidad de rebaño a finales de verano

Aunque el patrón no se cumple en todos los países —en España, por ejemplo, se han distribuido más dosis de AstraZeneca (808.600) que de Moderna (192.000)— sí que se detecta una tendencia que está haciendo que algunos países tengan dosis sin usar de la compañía británica. 

Estas son las posibles razones. 

AstraZeneca se aprobó más tarde de las demás y ha habido retrasos en su distribución 

Las vacunas de Pfizer y Moderna se aprobaron el 21 de diciembre de 2020 y el 6 de enero de 2021 por la Agencia Europea del Medicamento. La autorización de AstraZeneca no llegó hasta el 29 de enero de 2021, cuando las de ARN mensajero ya llevaban un mes distribuyéndose. 

De hecho, en Reino Unido, donde la vacuna de AstraZeneca recibió la aprobación en diciembre y empezó a administrarse inmediatamente, la tasa de inyección de las dosis de la farmacéutica es muy superior al resto de países. 

Además, la compañía se ha enfrentado a la UE tras anunciar que no podría suministrar todas las dosis comprometidas en el tiempo establecido. 

Por qué las tres principales farmacéuticas no han logrado una vacuna contra el coronavirus

Los datos del Centro no muestran cuándo se recibieron las dosis de AstraZeneca, por lo que es imposible comparar el tiempo que tardaron los Estados miembros en agotar sus suministros de cada vacuna en relación con las demás, explica Quartz. 

Las restricciones de edad impuestas a la vacuna han complicado la estrategia de vacunación de los países, que priorizaba a los mayores 

Otro obstáculo a la administración de la vacuna de AstraZeneca es que ha sido aprobada con restricciones en varios países europeos después de que Alemania advirtiera de que la evidencia para los mayores de 65 años no era sólida.  

Aunque la Agencia Europea del Medicamento decidió finalmente aprobar la vacuna para todos los mayores de 18 años, cada país tiene derecho a hacer sus propias recomendaciones. 

España, por ejemplo, ha aprobado la vacuna solo para las personas de entre 18 y 55 años, igual que Bélgica. Por su parte, Alemania e Italia solo administran la vacuna de AstraZeneca a personas menores de 65 años y Francia solo a personas de entre 50 y 64 años con comorbilidades y los trabajadores sanitarios. 

Esto ha tenido como resultado que los países hayan tenido que cambiar su estrategia de vacunación, que prioriza a los mayores por ser población de riesgo y ha hecho que muchas vacunas de AstraZeneca se acumulen sin ser usadas mientras los gobiernos deciden a quién deben ir esas dosis. 

Precisamente por eso, los países europeos están ahora valorando la posibilidad de eliminar las restricciones de edad para acelerar la vacunación y animar a las personas a inmunizarse.

En ese sentido, los datos del mundo real generados por el despliegue de la vacuna en Reino Unido han demostrado que tanto la vacuna de AstraZeneca como la de Pfizer tienen una eficacia superior al 80% en la prevención de hospitalizaciones en mayores de 80 años tras una sola inyección.

El CEO de Johnson & Johnson dice que habrá que vacunarse cada año contra el coronavirus

Public Health England (PHE) también señala que la protección contra la COVID sintomática en los mayores de 70 años es de entre el 60 y el 73% cuatro semanas después de la primera inyección de la vacuna de Oxford-AstraZeneca, en comparación con el 57-61% de una dosis de la de Pfizer-BioNTech.

Al preguntársele si otros países deberían fijarse en los datos del mundo real de Public Health England y reevaluar el uso de la vacuna, Andrew Pollard, del Oxford Vaccine Group, ha dicho: "Creo que los comités científicos de cada uno de estos países harán exactamente eso en los próximos días".

La credibilidad de la vacuna se ha visto minada por algunas declaraciones y su menor eficacia está haciendo que algunas personas rechacen ponerse esa 

La polémica sobre los datos de eficacia de la vacuna en mayores ha tenido un impacto en la credibilidad de la vacuna, que se ha visto alimentado por las declaraciones de algunos dirigentes. 

El presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó hace unas semanas que "todo apunta a pensar que es casi ineficaz en personas mayores de 65 años, algunos dicen que en los de 60 años o más". Ahora ha asegurado que se la pondría sin dudar. 

Además, la eficacia de la vacuna de AstraZeneca es del 62% tras recibirse las 2 dosis, una cifra inferior al 95% que ofrecen las de Pfizer y Moderna. Algunos países están observando que las personas no acuden a vacunarse cuando se enteran de que la vacuna que van a recibir es la de la farmacéutica británica. 

En Australia, un grupo de científicos pidió al gobierno que esperara a tener lo que consideraban mejores vacunas antes de empezar la campaña de inmunización. 

Adolfo García Sastre, el microbiólogo burgalés que investiga la vacuna contra el coronavirus entre Nueva York y Madrid: "No se puede apostar solo por una o dos vacunas"

"Hasta que obtengamos más datos que demuestren que AstraZeneca es tan buena como las demás, el riesgo científico y médico que corres es que no obtendrás inmunidad colectiva", aseguró Andrew Miller, presidente de la Asociación Médica Australiana en Australia Occidental, según recoge Financial Times.

El gobierno ha rechazado la idea, en la línea de los principales expertos de salud pública, que aseguran que todas las vacunas aprobadas son seguras y eficaces y la población debería ponerse la que le toque para avanzar en la lucha contra la pandemia.

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

LEER TAMBIÉN: Algenex, la biotecnológica española que lleva años desarrollando una nueva forma de hacer vacunas a partir de insectos, podría ser la solución en futuras pandemias

LEER TAMBIÉN: La carrera de la investigación española para buscar la vacuna contra el coronavirus, desde dentro: "La ciencia es la que nos va a sacar de esto"

VER AHORA: Así es como los científicos intentan crear 'telarañas sintéticas' en el laboratorio mientras investigan sus aplicaciones en la medicina moderna