Pasar al contenido principal

El supuesto hallazgo de un universo paralelo donde el tiempo va hacia atrás se cuestiona por falta de evidencias

Vista del cielo y la Tierra
Getty
  • La noticia sobre el descubrimiento de un universo paralelo donde el tiempo va hacia atrás parece haber dejado ciertas dudas sobre su veracidad.
  • El proyecto llevado a cabo por varios investigadores de la NASA que han utilizado la ANITA es el origen de unos resultados que se han reinterpretado.
  • Pero un científico que ha participado en el estudio ha admitido haber encontrado "uno o 2 cabos sueltos" para afirmar esta teoría.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La noticia sobre el descubrimiento de un universo paralelo donde el tiempo va hacia atrás parece haber dejado ciertas dudas sobre su veracidad.

Durante los últimos días, después de que un grupo de científicos de la NASA registrara partículas que parecían venir de otro universo desde la Antártida, no han sido pocas las noticias que han hablado sobre lo que parecía ser el hallazgo del año.

Pero la realidad que envuelve este supuesto descubrimiento se ha visto cuestionada recientemente ante la falta de evidencias contrastadas.

Leer más: De pruebas de ingravidez a exámenes de orientación espacial: así entrenan los astronautas

Toda la información relacionada con el hecho parece provenir de la misma fuente: un informe de New Scientist publicado en abril. En este se menciona el proyecto llevado a cabo por varios investigadores de la NASA que han hecho uso de la Antena Transitoria Impulsiva Antártica (ANITA), a 37.000 metros de altura, y que permite "escuchar" el cosmos, según ha explicado la CNET en un artículo.

ANITA ha recogido algún que otro evento anómalo con el paso de los años en los que ha estado operativa. Pero los que hablan sobre este "nuevo" descubrimiento que ha saltado a la luz ahora corresponden a unos resultados de hace casi 2 años.

"Los eventos inusuales de ANITA se conocen y discuten desde 2016", ha dicho Ron Ekers, miembro honorario de CSIRO, la agencia científica nacional de Australia. "Después de 4 años no ha habido una explicación satisfactoria de los eventos anómalos vistos por ANITA, por lo que esto es muy frustrante, especialmente para los involucrados".

Uno de los puntos que incitan a desconfiar es la falta de datos que muestren evidencias sobre la existencia de un universo paralelo. New Scientist, el medio en el que la noticia se ha publicado originalmente, posee un muro de pago que solo deja ver un fragmento del contenido completo, y donde curiosamente ha publicado informes anteriores sobre el tema.

Sin embargo, no hay detalles que expliquen el hallazgo como tal, y no solo eso, sino que uno de los científicos que han participado en el estudio original ha admitido haber encontrado "uno o 2 cabos sueltos" lo que se traduce en la imposibilidad de confirmar el hallazgo del que tanto se ha hablado.

Leer más: Las misiones espaciales más ambiciosas de las próximas décadas

El observatorio de neutrinos situado en el Polo Sur, conocido como IceCube, ha estado haciendo un seguimiento de las observaciones de ANITA y ha insinuado que la física que se conoce actualmente no es capaz de explicar los eventos anómalos captados por la antena.

Aún no existen, por tanto, evidencias de la existencia de un universo paralelo aunque sí "una explicación algo descarada nacida de la frustración de no tener nada más que funcione", ha concluido Ekers.

Y además