Pasar al contenido principal

No se puede curar a un psicópata: este es el motivo

Psicópatas
Hermes Rivera / Unsplash
  • La psicopatía es un desorden de la personalidad, no una enfermedad mental.
  • No hay una "cura" para los psicópatas, y nunca serán capaces de cambiar.
  • Si están en la cárcel, los psicópatas pueden ser manejados con tratamiento basado en recompensas.
  • Pero esto sólo es un método de control, no de cura.

Como muchos rasgos de la personalidad, la psicopatía abarca un amplio espectro. Entre el 1-2% de los hombres y el 0,3 - 0,7% de las mujeres en la población son psicópatas, según algunas estimaciones, pero el resto de nosotros también estamos en esa escala en mayor o menor medida.

Las personas que presentan estos rasgos psicopáticos, como la crueldad, el carisma, la impulsividad y la capacidad de persuasión, suelen ser completamente normales. Incluso psicópatas completos pueden tener cierto éxito, aunque nunca serán como los demás.

Lo que parece diferenciar a un psicópata del resto de la población y la falta de empatía. Nunca serán capaces de simpatizar con los sentimientos de otra persona, o preocuparse por el sufrimento de otros mientras que ellos progresen. De hecho, algunas veces un psicópata disfrutará al sentirse superior mientras que siembran el caos para otras personas.

La falta de empatía no es un problema para un psicópata, que nunca pensará que hay algo mal en su forma de comportarse. Por pura lógica, si estás preocupado por la posibilidad de ser un psicópata esto te excluye como uno de ellos.

También implica que un psicópata jamás puede ser "curado".

"Por lo que he leído, lo que he oído y lo que he visto hasta ahora, las personas con desórdenes de la personalidad graves nunca se curán y jamás cambian" comento en un artículo de Business Insider Perpetua Neo, doctora de psicología y terapeuta.

Añadió que las personas con estos rasgos -narcisismo y personalidad maquiavélica- suelen ser buenas aparentando ser algo que no son. Por ejemplo, si se les obligase a ir a terapia, serían capaces de engañar al terapeuta.

"Ellos orquestan este show, traen a su falso yo frente al terapeuta y saben qué resortes utilizar frente a su pareja, así que es el otro el que parece extremadamente inestable en estas situaciones" comentó Neo. "El terapeuta puede acabar concluyendo sin saberlo que la persona con trastorno de la personalidad es la que ha estado sufriendo".

Un estudio publicado por Nigel Blackwood, psiquiatra forense del King's College de Londres, explica que los psicópatas no temen el castigo ni la estigmatización oscial. No se sienten identificados con las normas sociales y por lo tanto no tienen impacto en su comportamiento.

Esta es la explicación por la que si se les culpa de crímenes, la pena parece no tener consecuencias en ellos. Como resultado, explica Blackwood, es increíblemente difícil rehabilitar a un psicópata adulto en prisión.

Un tratamiento basado en recompensas, como por ejemplo darle su comida favorita o videojuegos, es considerada la mejor forma de manejar a un psicópata en la cárcel. Pero incluso mantenerles calmados para poder controlarles no es una cura.

No todos los psicópatas se convierten en criminales. Muchos continúan con su vida sin que nadie sepa que lo son, pero aunque acaben causando problemas o no, no hay evidencia de que su forma de ser vaya a cambiar.

Te puede interesar